Menú

Nou Camp Nou: diez preguntas, diez respuestas

El Nou Camp Nou genera muchas expectativas
El Nou Camp Nou genera muchas expectativas | sport

El Barça se encuentra en la fase clave de su futuro porque entre manos tiene la reconstrucción de un estadio construido en 1957 con el reto de adecuarlo a los innumerables retos del futuro. El Nou Camp Nou, cuyo diseño y transformación corre a cargo del estudio japonés-catalán Nikken Sekkei, perderá su vetusto aire para dar paso a un innovador estadio que debe servir para mejorar la comodidad de los socios y permitir al club adecuarse a los nuevos tiempos. Debe ser un estadio cinco estrellas aunque para alcanzar este reconocimiento pasará por un duro camino de cuatro años de obras que incomodarán a todos. Es el precio de un proceso lleno de incógnitas. 

ALBERT MASNOU / LLUÍS MIGUELSANZ

Nou Camp Nou

¿POR QUÉ GANÓ EL PROYECTO DE NIKKEN SEKKEI?

Fue el favorito desde el primer momento porque entendieron el espíritu del proyecto. Pero quizás lo más importante en su elección es que presentaron una infraestructura sostenible y viable. Los japoneses, con sus socios catalanes, trabajaron codo con codo con los técnicos azulgrana y con los arquitectos municipales hasta encontrar la excelencia en la ejecución. Era muy importante crear un espacio polivalente y funcional, pero aún más que fuera escrupuloso en la ejecución de obra por respeto a los vecinos y económicamente viable y creíble. El proyecto sorprendió gratamente en el Ajuntament de Barcelona, quien siempre vio un trabajo impecable de este candidato. Todos los miembros del jurado sabían de antemano que era el favorito. Y lo fue desde el primer momento. Acertaron.

¿CÓMO AFECTARÁN LAS OBRAS AL SOCIO?

“El club lo va a sufrir y el socio también pero al final el club saldrá ganando”. Esta es una reflexión de un directivo que siguió de cerca la elección de estudio que iba a llevar a cabo la transformación del Camp Nou. El aficionado sufrirá durante cuatro años los inconvenientes de las obras. No está garantizado en un cien por cien que todos los socios del club puedan tener el asiento en todos los encuentros oficiales del equipo durante estos cuatro año de duración de las obras, aunque el club hará todo lo posible para que así sea. El club pedirá paciencia al socio.

¿EL SOCIO TENDRÁ UNA OPCIÓN MÁS LÚDICA?

Claramente, sí. El nuevo Camp Nou tiene una clara vocación de mejora en los servicios siguiendo el modelo estadounidense de estadios de la NFL o béisbol. Habrá restaurantes y espacios lúdicos para que los aficionados puedan disfrutar de una jornada completa durante un partido. El socio saldrá beneficiado y el club, evidentemente, también porque tendrá la posibilidad de rentabilizar el espacio y crear un área de negocio importante . Se trata de abrir vías de negocio para mejorar los ingresos de la entidad para competir con sus rivales.

¿CÓMO AFECTARÁN LAS OBRAS AL EQUIPO?

Está garantizado. Es cierto que existen temporadas especialmente críticas como es a inicio de curso en la que, habitualmente, el equipo disputa la Supercopa de España. El objetivo del club es poder jugar este encuentro y, al mismo tiempo, pedir a la LFP que las dos primeras jornadas de Liga se puedan jugar en campo contrario para llegar al parón de las selecciones sin haber tenido que jugar ni un partido en el Camp Nou. De esta forma, las obras podrán avanzar a un mejor ritmo.

¿QUÉ SE HA BUSCADO CON EL DISEÑO DE SEKKEI?

“Quizás no es el proyecto más espectacular pero sí el más funcional”, aseguran desde dentro del club. El Nou Camp Nou será el primer estadio que se puedan ver las entrañas desde fuera la instalación por la enorme vidriera que cubrirá el recinto. El reto es que se anteponga el bienestar del socio al diseño de un modelo vanguardista. La innovación del Camp Nou viene precisamente marcado por esas vidrieras. El estadio no tendrá piel. 

¿HABRÁ UNA MEJOR VISIBILIDAD?

Se mejorará la visibilidad de algunos espacios como la primera gradería gracias a una novedosa inclinación de esta estructura. Con ello, se suprime un problema que padecían algunos socios con menor opción de ver el espectáculo. Otra de las grandes novedades visuales es que se completa la tercera gradería homogeneizando la estructura. Dará una mayor continuidad estética al estadio y se aumentará en capacidad..

¿QUÉ MEJORAS NOTARÁ EL SOCIO?

A parte del aspecto exterior moderno e integrado en la zona, el nuevo Camp Nou contará con un aparcamiento subterráneo de 5.000 plazas disponibles, habrá más espacio entre los asientos ganando una clara comodidad y se instalarán dos nuevas pantallas de grandes dimensiones con teconología led que sustituirán los actuales videomarcadores. El Camp Nou estará techado por completo para soportar las inclemencias meteorológicas y se abrirán numerosos espacios de ocio. Una nueva casa mucho más cómoda, segura y, estéticamente, moderna. 

¿QUÉ VALORAN DESDE LA DIRECTIVA?

Descartar el Camp Nou en las instalaciones de la UB (tal y como quería Sandro Rosell) permite que no haya compra ni venda de terrenos con lo que se evita la especulación inmobiliaria. El hecho de que haya sido votado por el socio le da legitimidad a la propuesta de la directiva. Y, finalmente, que ha habido un equipo de ejecutivos que han trabajado formulando los requerimientos técnicos específicos (son 1500 páginas de documentos) que debe permitir que no haya desviaciones ni presupuestarias ni de tiempo en la realización de la obra. 

¿QUÉ IMPACTO ECONÓMICO TENDRÁ?

La construcción del Espai barça generará 633 millones de euros durante el periodo de construcción (4 años). Esto supone un impacto medio anual de 158 millones de euros de PIB. Si a esta se suma la actividad que genera el club puede llegar a los 917 millones de euros de PIB anual y mantendrá los 18.500 puestos de trabajo directos, indirectos e intuidos.

¿SERÁ EL MEJOR CAMPO DEL MUNDO?

Indudablemente sí que se convertirá en el estadio urbano más moderno del mundo. Solo hay dos espacios que puedan competir con el Nuevo Camp Nou y se encuentran en el centro de Nueva York como el Madison Square Garden y el estadio de los Yankees. La gran mayoría de instalaciones deportivas modernas se encuentran ahora en las afueras de las ciudades, por lo que los problemas de mobilidad y comodidad son mayores. Estar en Barcelona era algo irrenunciable para los actuales gestores de la entidad.