Menú

La presencia de Suárez en el Bernabéu, cuestión del destino

Suárez es el protagonista de la portada de la Revista Barça
Suárez es el protagonista de la portada de la Revista Barça | sport

Luis Suárez es el protagonista del número 71 de la 'Revista Barça', que próximamente llegará a casa de los socios del club.

SPORT.es

Luis Suárez

El delantero uruguayo habla, entre otras cosas, sobre su visita a las instalaciones de La Masia. "Estoy impresionado y sorprendido por las instalaciones, los espacios que tienen para proteger a los niños de todo, en los estudios, en la alimentación, en sus horarios. Me ha sorprendido todo, sobre todo la manera de llevar a los niños que tienen. Ojalá hubiera tenido yo la oportunidad de formarme de esta manera", declaró el delantero tras la visita.

La revista recoge también las imágenes exclusivas de cuando Suárez paseó por el Camp Nou como un turista más acompañado de su novia Sofía, hoy su mujer y madre de sus hijos, compraba recuerdos azulgrana en la Tienda del Barça y se fotografiaba junto a las imágenes los ídolos de la época, como Ronaldinho."No podía ni imaginar que algún día jugaría en ese estadio majestuoso", confiesa Luis.

Suárez recuerda episodios de su carrera desde que salió de Montevideo cuando tenía 19 años. Una carrera que explicará en su biografía que verá la luz en noviembre y que se titula 'Cruzando la línea. Mi historia'.

REAPARICIÓN EN EL BERNABÉU

Después de cuatro meses de sanción, Suárez podría reaparecer en el Clásico del Bernabéu, una cita que no genera angustia al delantero, puesto que lo atribuye a un guiño del destino, "Tengo muchas ganas de vivir esta experiencia. Nunca se sabe, pero soy de los que piensan que las cosas pasan por algo y que si con los 19 equipos que hay, justo tengo que volver contra el Real Madrid en el Bernabéu, por algo será. 

De todos modos, reconoce que sí ha notado cierta ansiedad, ante las ganas de volver a jugar: "Los últimos partidos en los que he ido a ver a los compañeros he notado cómo crece la ansiedad de querer jugar y de querer ayudar, de por lo menos estar a disposición del entrenador. Lo que me toca ahora es animarles, estar a su lado y esperar, porque ya no queda nada. Se pasa mal por la impotencia de no poder ayudar".