Menú

Guardiola: Del Gimnàstic Parc a la gloria

Quien afirme que Guardiola se ha pasado media vida en el Barça no se equivoca en absoluto ni está tirando de tópico. De hecho, sería más exacto decir que se ha pasado más de media vida en el club. El de Santpedor ha defendido el escudo del Barça, ya sea desde el campo o desde el banquillo, en 22 de sus 41 años. De corazón, esa cifra de años se amplía, pero su historia en el club comenzó en el verano de 1984, cuando cambió el Gimnàstic Parc por La Masia.

Lluís Payarols

Aquella joven promesa del Gimnàstic Manresa había despertado el interés de los ojeadores barcelonistas en las instalaciones de la Carretera de Santpedor y, a su vez, el del que fue 'alma máter' de la cantera blaugrana, Oriol Tort. Pep tenía 13 años, pero por su complexión física parecía aún más joven. Incluso le conocían en aquella época como el 'nano' o 'el més petit de tots'.

RECOGEPELOTAS CON PROYECCIÓN

Fue pasando por todos los equipos de base del Barça a partir del infantil. Vivió intensamente su paso por La Masia y, como muchas otras promesas, también ejerció de recogepelotas en los partidos del primer equipo. Las cámaras de TV le inmortalizaron abrazándose a Pichi Alonso y a Víctor Muñoz en aquella mágica noche de la semifinal de la Copa de Europa contra el Goteborg. Tenía 15 años.

Aquel imberbe muchachito de Santpedor era uno de los favoritos de los aficionados de la cantera del Barça, aquellos que no se perdían un partido en la Zona Esportiva, en el Mini o aún en el recordado Fabra i Coats, hoy piscina del CN Sant Andreu. En 1987 estuvo a punto de formar parte de una final de Copa del Rey Barça-Barça Atlètic. Él formaba parte del segundo equipo de los juveniles, a las órdenes de Quique Costas, pero en semifinales el Athletic de los Alkorta, Mendiguren y Garitano apeó al Barça At. de Pep de la competición.

ESTRENO EN EL CAMP NOU

Con 19 años -y mientras aún estaba haciendo el Servicio Militar-, Guardiola tuvo la oportunidad de estrenarse con el primer equipo. Johan Cruyff le dio la alternativa en un Barça-Cádiz disputado el 16 de diciembre de 1990. La lesión de Koeman y la baja por sanción de Amor le abrieron las puertas de la titularidad. Aquello fue el inicio de una trayectoria brillante que duró once años. Vivió los mejores momentos del Dream Team, el éxito de la selección española olímpica en los Juegos de 1992 y estuvo a las órdenes de Bobby Robson, Louis Van Gaal, Lorenzo Serra Ferrer y Carles Rexach.

El 17 de junio de 2001, Guardiola jugó su último partido de Liga con el Barça. Fue un Barça-Valencia recordado porque los barcelonistas ganaron in extremis por 3-2, con un gol de chilena de Rivaldo a Cañizares que supuso que el FC Barcelona se clasificara para la siguiente edición de la Champions League, desbancando precisamente al equipo che. Pep se retiró del terreno en el minuto 65, con 2-2 en el marcador, sustituido por el francés Petit.

SALTO A ITALIA

Entre el 2001 y el 2003, el de Santpedor tuvo la oportunidad de jugar en la Serie A italiana. El Brescia fue su club de referencia, aunque también pasó brevemente por la Roma. En el club capitalino no duró mucho porque Fabio Capello apenas contaba con él. Guardiola vivió una etapa muy complicada tras dar positivo por nandrolona en un control antidopaje. Pero años después pudo demostrar su inocencia tras vivir un autébntico calvario.

Los dos últimos destinos de Pep Guardiola como futbolista fueron Qatar y México. Fue entre 2003 y 2005, en la disciplina del Al-Ahli. En diciembre de ese año, su amigo Juan Manuel Lillo le convenció para que le acompañara en su aventura en los Dorados de Sinaloa. Estuvo hasta mayo de 2006, meses antes de anunciar su retirada definitiva.

EN TRES AÑOS, ENTRENADOR NACIONAL

Entre 2004 y 2006, coincidiendo con sus últimos años en actiivo, Guardiola fue obteniendo los títulos necesarios para dedicarse a la tarea de entrenador. En 2004 se hizo con el carnet de Instructor de Fútbol Base. Un año más tarde obtuvo el título de Entrenador Regional y, finalmente, en el 2006 logró en Las Rozas el de Entrenador Nacional.

Su carrera como técnico se inicia en el verano del 2007, cuando tomó las riendas de un Barça B que estaba en Tercera División. Guardiola dirigió a un equipo en el que figuraban jugadores como Sergio Busquets o Pedro Rodríguez y que logró el ascenso a Segunda B después de derrotar en la eliminatoria final al Barbastro. Y tras el adiós de Frank Rijkaard, el entonces presidente del Barça Joan Laporta apostó por él como su sustituto, por delante de otras opciones como la del portugués José Mourinho, quien al final se fue al Inter.

Han sido cuatro temporadas de gloria para el FC Barcelona con Pep al mando. Algo que ni siquiera podía imaginar cuando lucía la camiseta del Nàstic Manresa en el Gimnàstic Parc...

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil