Inicio La Radio del Corredor “Pasé a España en los bajos de un camión; era frustrante ver...

“Pasé a España en los bajos de un camión; era frustrante ver cómo daban los trofeos al segundo”

Zaid ait Malek, protagonista en la Radio del Corredor
Zaid ait Malek, protagonista en la Radio del Corredor

Para Zaid Ait Malek poder correr en libertad por la montaña sin pensar en nada más ha sido una odisea. Es uno de los mejores trail runners nacionales de la actualidad y hace unos días se clasificó para disputar el Mundial de la modalidad en Portugal. Nació en un pueblo de Marruecos y lo dejó todo en busca de oportunidades. Descubrió su don para correr en España y pronto tanto él como su entorno se dieron cuenta de que tenía algo especial. Mejoró y empezó a codearse con los mejores. Hasta que se encontró con la barrera de la nacionalidad y del permiso de residencia. El pasado 5 de octubre era la fecha límite para que abandonara el país. Pero la presión popular hizo que, finalmente, y tras 12 años en España, pudiera residir en el que es su hogar. Zaid nos cuenta su historia y nos habla de mucho más.

Por fin podrá ser internacional con España. Un sueño cumplido…

“De verdad que si miras atrás y ves las cosas que he pasado y lo que he hecho, acaban de llegar los frutos del trabajo. Nunca es tarde y siempre es bueno cuando llega. Es una historia para escribirla, la verdad. Por fin tengo una medalla oficial para mí y además podré competir con la selección española en el Mundial de junio. Era mi sueño, mi objetivo del año y ya lo he conseguido. No esperaba que esto llegara tan rápido”.

“La carrera tuvo de todo. Aunque dijeron que es rápida, tiene algunas subidas que pican. A partir del minuto 21 di el tirón. Los dos rivales que iban delante iban tirando desde el principio y me dije que me tenía que reservar y a partir de ahí cambié la marcha y a partir de ahí estuve solo hasta la meta”.

Debe ser frustrante ganar tantos campeonatos y ver cómo le dan la medalla al segundo…

“Ganar tantos campeonatos en España y no poder recibir la medalla, ver cómo se la dan al segundo, me daba un poco de rabia. Estoy ahí y no puedo tener esa medalla. Pero no eres español y esas cosas se las llevan los corredores nacionales. Pensando en la medalla y en el nombre pues evidentemente que da rabia”.

¿Cómo nace su pasión por la montaña?

“Soy de montaña. Mis padres viven en la montaña, a 3.000 metros de altitud. Eso es otra vida. Una vida de pastor, muy diferente del resto del mundo. En la montaña siempre hay alegría. Aunque no tengas nada, lo tienes todo. Así fue mi infancia hasta los 14 años. Ahí subía y bajaba con las cabras de mis padres sin parar. Ha sido una vida aislado de todo. No sabía nada del exterior. Decidir dejarlo todo y pasar a España fue una sorpresa. Me puse a trabajar en Marruecos en una obra en Casablanca y en Rabat”.

“A finales de 2006 decidí acercarme a Tánger y mi primo y mi hermano me convencieron para pasar a España. Ni lo pensé, directamente fui a ver cómo pasaban, no era mi intención, pero llegué allí y me uní a ellos. Estábamos mirando desde unos escalones qué hacer. Mi primo se metió debajo de un camión y empezó a llamarme. Bajé a ver qué le pasaba y me dijo que me pusiera junto a él. De ahí, a Algeciras. Llegué a Almería trabajando en invernaderos y de cualquier cosa. Me puse a jugar a fútbol, me gusta hacer deporte. Me fichó un equipo allí, me llamaban ‘Ferrari’”

“Vi un día a un chico que se estaba preparando la media maratón de Almería de 2008. Me dijo que lo intentara. Fui con ellos en la media entrenando 15 días e hice 1h26’. Era mi mi primera experiencia corriendo. La gente vio ese tiempo, me preguntaron y me fichó un equipo de atletismo. Me empezaron a llevar a las carreras cortas de pueblos y hacía siempre podios. Decidí dejar el fútbol y dedicarme a correr. Me llevaron un día a la temporada de aceituna en Córdoba y ahí empecé a entrenar en montaña. Me recordó a mi infancia y empecé a entrenar duro para ello. Ganaba las carreras con diferencia y me llamó la selección andaluza y en 2012 me llevaron con ellos a hacer la temporada de la Copa de España. En España te dan la residencia pero tienes que tener seis meses de trabajo cotizados. Tenía que compaginarlo con los estudios, buscarme la vida, ir de un lado para el otro”.

¿Cómo le ha afectado mentalmente todo el proceso hasta su nacionalizacion?

“Te complicas la vida cuando vas a una carrera o a entrenar y vas pensando cómo lo vas a hacer para cumplir los días y mantener el permiso de residencia. No te permite a nivel mental estar tranquilo. Hasta el 30 de noviembre de 2018 iba pensando en eso sin parar. Cuando ya lo conseguí, cuando me dieron la nacionalidad me quité una montaña de la cabeza tremenda”.

Muchos deportistas le han apoyado en este largo camino…

“A lo mejor por eso he elegido este deporte. Si no fuera por el apoyo de tanta gente quizás hubiera tirado la toalla. Cuando ves que te animan y te apoyan de todos lados el escalón que te falta para seguir te lo dan y te permite seguir hacia adelante”.

“En Marruecos vivimos en un sitio que nadie ve lo que valoramos. En el Atlas todavía hay gente con un potencial tremendo y no les ve nadie. Si me hubiera quedado allí me hubiera pasado lo mismo. Creo que ahora mismo sería obrero, estaría conduciendo la grúa de la obra, trabajando de lo mismo que cuando me marché”.

¿Cómo crees que hubiera sido tu vida si no hubieras dado el paso de cruzar a España?

“Ahora me dedico a entrenar y competir. He tenido la suerte que una marca ha apostado por mí (Jimbee Fresh), una empresa de fruta de Cartagena. Gracias a su confianza puedo hacer lo que quiero y darlo todo por ello”.

“No quiero estar mucho en tema político, pero cuando uno busca una vida mejor merece la pena darle la oportunidad. Arriesgar a morir en el mar es algo muy duro. Cuando ves esas pateras con 40 o 50 personas que se hunde piensas ¿para qué? Todos somos iguales y vamos a morir. Crees que no merece la pena arriesgar. En mi caso no hubo tanto riesgo, pero uno busca una oportunidad y sabe que vaya donde vaya podrá conseguir algo mejor que lo que tiene”.

“La montaña era mi tablet y mi iphone. Es una vida pura. No necesitas nada más”.

¿Qué objetivos y sueños tiene ahora por cumplir?

“Los objetivos son muchos, pero ya he conseguido uno, que es vestir la camiseta roja de la selección española. Quiero estar en ese podio, con la medalla de oro, es un sueño muy grande que está cerca. Después voy a seguir haciendo la Copa del Mundo de ‘Skyrunning’. Este año como veo que estoy muy bien el objetivo es estar en podio en la Copa del Mundo”.

“Creo que seremos ocho corredores y ocho corredoras, un total de 16, en el Mundial. El Mundial va a ser esperamos español otra vez. Al nivel que estamos ahora mismo pienso que lo vamos a conseguir. El trail español tiene a los mejores corredores, hay mucha gente que corre por la montaña. En España hay corredores muy potentes. Hay mucha gente a la que la metes en la montaña y le cuesta. He visto a los americanos corriendo y pienso ¿quién les va a ganar? Luego cuando vienen a Europa les cuesta mucho”.

“Mi sueño más grande, lo más importante, es ser siempre feliz y quedarme con lo que tengo”.


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad