Yo sí valoro tu derrota

Yo sí valoro tu derrota

1104
2
Compartir
Retrato de Estela García, la velocista española más rápida de España que ayer volvió a caer en el primer asalto en los 200 metros.

No todo es escribir de héroes. Lo imposible también merece la pena. La derrota humaniza y nos recuerda que las estaciones de Metro o las oficinas están llenas de grandes derrotados que nunca llegaron a exponer su vocación en público. Por eso siento la tentación de escribir de ella, Estela García que, en vez de perder media vida opositando a notorias, es velocista. Lucha contra ella misma y, a su edad, probablemente ya nunca bajará de los 23 segundos en los 200 metros. Pero aceptar tus límites es como aceptar que uno nunca vivirá en Nueva York, que el dinero no lo es todo y que en esta sociedad, enamorada del éxito, también hay lugar para escribir de ella, Estela García, que mañana tampoco va a ser la mejor. Pero ni ella ni yo ni tú seguramente y aun así nunca dejaremos de intentarlo porque intentarlo nos hace felices y quién sabe si algún día ocurrirá el milagro.

Estela en acción durante el pasado campeonato de España

Ayer, naturalmente, Estela fue eliminada en el primer asalto de los 200 metros. Pero esa no es la noticia sino que volviese a estar ahí en ese mundo reservado para apellidos venidos de Jamaica o Estados Unidos como Carter, Johnson o Bowie. Pero nuestra naturaleza cometió el error de apellidarnos García, que no es que odiemos la velocidad: es que hay gente infinitamente más dotada que nosotros. Y aunque a una no le atizase la fiebre que golpeaba ayer a Estela, el desenlace hubiera sido el mismo. Porque aquí casi nunca hay opción y casi siempre pasa lo mismo: una llega a duras penas a cumplir la mínima, que es la prueba más fiel de que es más difícil ahorrar el dinero que gastarlo. Y, a partir de ahí, ya casi todo da igual, Estela, porque pase lo que pase ese mundo, que es tú mundo, te reconocerá, valorará tu derrota más de lo que la valora el ciudadano medio y sabe que acabar quinta en esa serie, como acabaste tú, no es que estés bien: es que este año estás muy bien y eso son horas, horas que podías gastar leyendo una novela y las gastas en el CAR de Sant Cugat por las tardes sentando las bases de una carrera que no va a durar más de 23 segundos en los que la gloria casi siempre será esquiva y en los que la pista es una radiografía de la fórmula 1: el coche bueno gana siempre.

Pero da igual, Estela, casi siempre da igual porque esta vida, que yo no conozco, tú sí la conoces. Te sigo y me atrevo a presentarte como un personaje con una biografía ya trillada, en la que aparece hasta un extraño asunto de dopaje a los 23 años que te obligó a cumplir condena y que te retiró toda clase de privilegios. Y si no hubiese sido por aquel entrenador que se ofreció a entrenarte gratis tal vez hoy tú, Estela García, la antiheroe, ya hubieses terminado la carrera de odontología y hasta nos podrías hacer el próximo empaste. Pero entonces no estarías en Londres ni hubieses estado en Rio el verano pasado ni José Luis Calvo, el ‘alma mater’ de la velocidad en España, hablaría de ti con letras mayúsculas, “la competidora, la gran competidora”. Así que esta noche no creo que yo haya cometido un error y, en vez de escribir de Van Niekerk, prefiera hacerlo de tí o de ella, Estela García, porque, en realidad, me gusta esta clase de gente. Me gusta la gente valiente, me gusta la gente que no firma el empate y que va a agradecer, más que un atleta superclase, que uno se haya atrevido a escribir de ella. Pero sucede una cosa: yo también valoro tu derrota porque me hubiese gustado estar algún día ahí debajo, en esa calle de la pista en la que estás tú, escuchar mi nombre en la cámara de llamadas y soltar la adrenalina de toda una vida en 23 segundos.

@AlfredoVaronaA 

Compartir

2 Comentarios

  1. Nombre mejor no hubiera hablado de ella dijo cosas que aún paisano no se le dice tenemos que animarnos no bajarnos la moral entre nosotros !! Por lo menos ella dio la cara por España y tu que solo críticas !!!!

Dejar una respuesta

Comentarios bajo condiciones en nuestro Aviso legal

Comentarios bajo condiciones en nuestro Aviso legal.