El sueño de un triplete y la realidad de los números

El sueño de un triplete y la realidad de los números

Compartir
@wags.photo

·  Mola, Gómez Noya y Alarza disputan la final del mundial de triatlón el próximo sábado en Lausana (Suiza) con opciones de proclamarse campeón del mundo; aquí desgranamos sus posibilidades y cómo llegan a la cita

·  El francés Vincent Luis lidera la clasificación de las Series Mundiales; terminar quinto le basta para alzarse con el título

·  Sábado 31 de agosto, 14:20 por www.triathlonlive.tv – Teledeporte (tbc)

Desde hace unos años, el triatlón español sueña con un triplete que no llega, pero que se sigue esperando. No será tampoco una empresa fácil esta vez, sobre todo porque el francés Vincent Luis es quien parte con ventaja en esta última prueba del mundial de triatlón. Y también porque el francés, acariciando su madurez triatlética, es un especialista en la gran final: ha ganado las dos últimas bajo circunstancias muy distintas, aunque en ambas sin la presión de jugarse el título mundial.

La gran final es terreno abonado para sorpresas. Quién iba a decirle a Jan Frodeno, campeón olímpico y a la postre campeón en Hawaii, que vería esfumarse un título que tenía prácticamente en sus manos en aquel día gélido y lluvioso de la gran final de Budapest en 2010, a la que llegó como Vincent Luis a Lausana y que finalmente coronó a Gómez Noya por segunda vez como campeón del mundo. O a Jonathan Brownlee que colapsaría a 300 metros de la meta en el calor húmedo de Cancún cuando tenía el título de 2016 en su bolsillo. Su hermano lo arrastró hasta la meta para que entrase segundo, pero Mola consiguió entrar quinto in extremis y consiguió su primer campeonato del mundo por tan solo cuatro puntos de casi 5000. Y después de lo acontecido a lo largo de esta temporada, en la que Jake Birtwhistle es el único que ha sido capaz de repetir victoria, y que ha estado llena de alternancia y nuevas caras, todo puede pasar en Lausana.

A esa idea se aferra el trío español. Mola, Gómez Noya y Alarza son segundo, tercero y cuarto respectivamente en la clasificación. Su resultado en la gran final se sumará a las cinco mejores puntuaciones de la temporada regular. La Federación Española de Triatlón, vistas las circunstancias, decidió, discretamente, cambiar sus criterios para la clasificación olímpica y obviar el simulacro de los Juegos Olímpicos que se celebró en Tokio el 15 de agosto para que los tres pudiesen centrarse en disputar el mundial. Al fin y al cabo, sus tres plazas olímpicas no corren peligro. La Federación Francesa de Triatlón y Luis tomaron nota de la maniobra española y decidieron a última ahorrarse también el simulacro.

Mario Mola, a por el cuarto mundial consecutivo

@tzaferes (en @mariomola)

Mario Mola ha preparado la prueba en altura, en Flagstaff (Arizona, EE.UU.) y Font Romeu (Pirineos franceses), mano a mano con su compañero de entrenamientos, un francés llamado Vincent Luis. El mismo, sí. Desde la llegada del francés al grupo de Mola a mediados de la temporada pasada, Luis parece haber sido el gran beneficiado, pues ha logrado la regularidad que le faltaba, y que hoy le pone de cara su primer título mundial. Decir que se conocen bien, más que obvio resulta escaso cuando comparten, prácticamente, la totalidad de sus entrenamientos. Pero así es el grupo de Mola, un corral lleno de gallos bien avenidos, en el que hay cuatro ganadores de Series Mundiales este año (Geens, Birtwhistle, Luis, Mola).

Si Mola se alza con el título, será el primer triatleta en la historia en ganar cuatro mundiales consecutivos y empatará con el británico Simon Lessing como el segundo con más entorchados, solo por detrás de los cinco de Gómez Noya. Su victoria esta vez tendría un valor si cabe más importante que las anteriores porque esta ha sido sin duda la temporada más complicada para el balear. Tras un inicio fulgurante, con una gran victoria en Abu Dabi, Emiratos Árabes Unidos bajo distancia sprint (750m natación, 20km bici, 5km carrera a pie), el rendimiento de Mola cayó en picado en las siguientes tres pruebas disputadas en distancia olímpica (1500m natación, 40km bici, 10km carrera a pie), y coincidiendo casualmente con el regreso de Gómez Noya. Por primera vez en años, no tuvo un papel protagonista y saltaron las alarmas. Sin embargo, “logramos corregir lo que no estaba funcionando” dijo tras volver a subir a un podio en la siguiente carrera que se disputó en distancia sprint en Montreal, Canadá. Qué corrigieron, no ha transcendido públicamente. En las dos últimas pruebas, también en distancia sprint, Mola fue cuarto y segundo, pero sin brillar como acostumbraba o como hizo en marzo en Abu Dabi. Ahora enfrenta la final bajo distancia olímpica, con un circuito ciclista tremendamente exigente, con dos subidas que llegan al 12% en cada una de las siete vueltas, en el que nadie se podrá esconder.

Sus matemáticas:
Será campeón del mundo si gana la final y Luis finaliza sexto; también le vale con acabar segundo si Luis termina octavo; o tercero y Luis noveno… Y en cualquier caso siempre que Gómez Noya no quede dos puestos por delante de él.

Gómez Noya, a por su sexto mundial de distancia olímpica

@javitheilacker (en @jgomeznoya)

En un principio iba a probarse en las tres primeras pruebas de distancia olímpica para ver si se veía competitivo y aspiraba de nuevo a la única presa que se le ha escapado viva por ahora en la distancia olímpica: el oro olímpico. No tardó en darse cuenta de que sí que lo era y en guardar en la carpeta del futuro el Ironman de Hawái. Y como muchos anticiparon gracias a su sempiterna regularidad, llega a la final con opciones de lograr su sexto título mundial. Sus posibilidades podrían ser incluso más significativas de no haberse caído, barrido por otro triatleta, en la llegada a boxes de la última prueba de la temporada regular donde podría haber mejorado su quinto mejor resultado (un pobre octavo puesto para quien aspira a ganar el mundial).

El gallego ha dedicado esta temporada a disfrutar compitiendo, a liberarse de las restricciones competitivas que le impuso la larga distancia, que fueron, dicen en su entorno, lo que menos gustó a Gómez Noya de su temporada dedicada a Hawái. Hasta compitió en distancia sprint en Montreal, con un viaje intercontinental de por medio, la semana después de quedar subcampeón de Europa medio Ironman en Elsinor (Copenhague, Dinamarca). Esta decisión solo se explica porque Gómez Noya, a estas alturas de su carrera; uno, ya no tiene la presión de ganar otro mundial en distancia olímpica; y dos, aspira a ganar su tercer título mundial de medio Ironman el 7 de septiembre en Niza (Francia), en la prueba que une a los mejores de distancia olímpica y media y larga distancia. Y si a eso se le suma su victoria en el mundial ITU de larga distancia este año en su casa, en Pontevedra… ¿Quién da más?

Como demostró el mundial del 2006, donde ya Gómez Noya fue décimo, Lausana es un circuito para gente veterana, curtida en mil batallas y que demanda esa consistencia en las tres disciplinas de la que pocos pueden presumir como el gallego.

Si solo tuviésemos en cuenta las pruebas en distancia olímpica, Gómez Noya llegaría como líder a la final. Solo le falta encontrar ese punch ganador que todavía no ha mostrado este año en distancia olímpica.

Sus matemáticas:
Será campeón del mundo si gana la prueba, Luis queda octavo y Mola tercero; o si es segundo, Luis décimo y Mola no sube al podio.

Alarza, a por su primer mundial

@wags_photo (en @fernando_alarza)

2019 ha sido un año de cambios para Alarza. Fue padre; cambió de entrenador, Roberto Cejuela guía sus pasos ahora; de grupo de entrenamiento y lugar de residencia, con la Universidad de Alicante; y de modelo de entrenamiento: de un modelo más especialista por segmento a un enfoque más de triatlón en su conjunto. “Cambié para ser un triatleta 100%”, decía en marzo a la Bolsa del Corredor. Sin embargo, lo que no cambió para Alarza este año fue su mala suerte: caídas, problemas mecánicos o enfermedades en los días y horas previos a la competición que mermaron su rendimiento. Y con todo, aunque sea el que más difícil lo tiene, sus resultados le permiten al talaverano lanzarse al lago Leman con la ilusión de proclamarse campeón del mundo, o de al menos subir por segunda vez al podio del mundial.

Sus matemáticas:
Será campeón del mundo si gana la final, Luis termina fuera del top-10, Mola es séptimo y Gómez Noya acaba sexto.

 

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad