Salomon Sense Ride GTX® Invisible FIT

Salomon Sense Ride GTX® Invisible FIT

Compartir
Salomon Sense Ride GTX-Invisible Fit review

Ya tenemos el análisis completo de Salomon Sense Ride GTX® Invisible FIT. Bajo este maratoniano nombre se esconde la versión Gore-Tex de una zapatilla de trail running muy polivalente que está teniendo mucha aceptación en la montaña. El acabado analizado es totalmente nuevo, hermano de Salomon Sense Ride ya que lo único que los diferencia es la protección climática que proporciona el acabado GTX® Invisible Fit.

A pesar de ser generosa con las protecciones, Sense Ride GTX Invisible Fit no es una zapa pesada, ya que se queda en tan sólo 302gr en el acabado de hombre, mientras que llega a los 269gr en el de mujer.

El repertorio de Salomon es brutal en cuanto a opciones, así que, para centrar un poco, hay que decir que este modelo está enfocado a un confort máximo y a una protección climática con materiales y grosores comedidos. Por tanto, lo de invisible hay que ser generoso y reconocérselo a Salomon porque lo que busca con esta Sense Ride GTX Invisible Fit es dotarla de una máxima protección pero que no quede como un zapatote cuando nos lo calcemos. Y hay que decir que lo logra. Nada de acolchados que inflan la zapa: Fino y funcional.

Mediasuela

Comenzamos por la mediasuela de Salomon Sense Ride GTX Invisible Fit, que utiliza la tecnología Vibe. Está construida principalmente con un tipo de EVA comprimida llamada EnergyCell+. En realidad el material es Compressed Molded EVA (CMEVA). Es un poco lío de nombres pero es importante explicarlo en detalle por el alto valor que acaban teniendo luego las zapatillas.

La tecnología Vibe consiste en introducir un material amortiguado suave (Opal), en otro también amortiguado, pero más firme (EnergyCell+). La combinación que ha desarrollado Salomon tiene su máxima expresión en cómo interactúan en el momento de impactar con el suelo. El material más blando es sometido a presión pero contenido en el que no lo es tanto, proporcionando así una buena amortiguación, pero con un gran rebote.

Pero en la montaña aparece un problema en forma de aristas. Estas pueden ser debidas a piedras, puntas de roca, raíces y otros elementos que pueden clavarse en la suela incidiendo en la planta del pie y en cómo trabaja la mediasuela. Esto se resuelve con una capa semirígida que recorre parte de la planta del pie protegiéndolo. Se trata de Profeel Film y no es visible.

La altura de la mediasuela es de 27mm en el talón y de 19mm en la zona metatarsiana. Esto da como resultado un drop de 8mm.

Suela

La suela de Salomon Sense Ride GTX Invisible Fit incorpora Premium Wet Traction Contagrip® y consiste en un caucho con diferentes densidades dependiendo de la zona para poder correr por todos los escenarios posibles.

El taqueado es sorprendente porque hay mucha superficie libre y éstos son además de relativo pequeño tamaño. Eso sí, son incisivos y están distribuidos en formación de flecha en el metatarso, estando algunos unidos entre ellos en esta parte. Los grandes espacios entre los tacos van a favorecer la rápida expulsión del barro mientras se corre (como explicaré en el apartado de test) y la nula posibilidad de que se adhieran piedras.

A nivel de diseño observamos que se han integrado tres ranuras transversales en la zona de los metatarsos para facilitar la flexión del pie durante la pisada. Igualmente, en la parte externa del talón, aquella por la que entran los taloneadores y que más se utiliza en las bajadas, tiene otra ranura. Ésta va a permitir que al impactar con el suelo, el inicio de la transición no sea brusco.

Upper

El upper o corte superior, de Salomon Sense Ride GTX Invisible Fit es sin duda la parte más novedosa, sobre todo porque es diferente a su conocida hermana Sense Ride (a secas). Para empezar utiliza tecnología Gore-Tex® Invisible Fit que es la que aparece en el nombre del modelo. Lo que ha desarrollado Salomon es una malla con Gore-Tex®, que protege de las condiciones climáticas adversas, pero con la sensación de llevar una simple malla (alejado, y mucho, de los gruesos acabados en Gore-Tex® que hemos conocido en el pasado).

La malla visible es 3D Airmesh elástico que ha de proporcionar transpirabilidad. Se ven grandes aperturas, pero el truco está en la capa interior y no visible, más cerrada. La cazoleta en cambio tiene en su interior otra malla, más acolchada y suave, para mejorar el confort. Más adentro una plantilla Ortholite® esconde debajo un footbed suave: todo buscando sensaciones cómodas.

Los cordones son Quiklace™, que es un sistema en el que ya no hay lazada, sino un pasador con un sistema de cierre por presión que hace que, al tirar del cordón con el pasador abierto, pase el cordón hasta que dejamos ir el pasador y éste estrangula al cordón no dejando que se deslice.

La tecnología SensiFit™ es la encargada de sujetar el pie utilizando la lazada. En realidad es toda la parafernalia de refuerzos termosellados que discurren por ambos lados de la zapatilla. Éstos terminan abrazando unas fuertes cinchas que hacen las veces de ojales. Cuando se cierra la lazada, ésta tira de las cinchas y, a su vez, ellas de los refuerzos, que se cierran sobre el pie sujetándolo con tremenda fuerza.

Estos orificios que hacen las veces de ojales, no están recostados directamente sobre el pie, por lo que se está a salvo de fricciones en este punto.

La lengüeta es generosamente acolchada y está unida al cuerpo de la zapatilla por ambos lados. Esto aporta dos beneficios clave: por un lado no se va a desplazar lateralmente y por otro se reduce la posibilidad de que se cuele alguna piedrecilla o pequeño tallo por este lugar.

Como elemento de calidad, no deja de ofrecer un pequeño bolsillito en la parte más alta para introducir los cordones. Pero hay que aclarar que no es un extra, sino un elemento absolutamente imprescindible. Esto es culpa de QuickLace™ que obliga a tener un lugar donde introducir todo el cordón que queda por encima del cierre, ya que no hay posibilidad de anudar nada. Resumido: Se cierra, se enrolla y se guarda.

TEST/SENSACIONES

Quizás me hago pesado con Salomon, pero es se repite mucho el patrón: a la vista me parecen espectaculares pensando en cómo de bien seguramente me caerán en el pie. Pero entonces llega cuando en el momento de ponérmelas por primera vez pienso en que el tacto es demasiado espartano y que, por tanto, quizás aparenten una cosa y en realidad sean otra…; y, finalmente, cuando las estreno: vuelvo a la idea inicial de que sientan realmente bien.

Así es. Si me basara sólo en el feeling en la tienda al probarlas, casi como quien dice, con vaqueros, pensaría que no me irían bien. Pero es que estas zapas te demuestran que las tiendas no son su hábitat, que están pensadas para salir por ahí incluso a hacer “el cabra” (eso ya a elección 😉). La cuestión es que muy bien en cuanto salen de la zona de confort.

Lo que me he encontrado es una zapa que he podido probar en todas condiciones excepto hielo y nieve y que se ha comportado de lujo al 99%… Muy bien por caminos, senderos agua, barro, gravilla, rocas, troncos, etc., etc., etc… Aunque, si fueran asignaturas, sacaría muy buenas notas en casi todo, pero un aprobado raspado en Rocas de Humedales. Sí, esas, las difíciles. Esas torrenteras que están siempre a la sombra, en zonas húmedas y con las aristas desgastadas por el paso de corredores, caminantes y otras faunas humanas han hecho que haya tenido que subir el nivel de guardia y de prudencia que no he tenido en todos los demás lugares.

Las veces que me he encontrado con agua, apenas la he notado. Claro, siempre que ha sido que te esté lloviendo, pero poco, porque al final te entra por lo que resbala por tu propio cuerpo. Y si te metes de pleno en el agua, pues como que tampoco te salva. Pero a lo que sí puede enfrentarse: charcos, pasos de agua, o torrentes que llevan poco agua, como para sólo pisar, no te llevas ese desagradable sensación de que en tu pie calentito le caiga agua fresca y que, además, a partir de ahí, vayas con ese ¡chop, chop! Tan molesto en cada paso.

Tema barro: sin problemas ya que en ningún momento he sentido ninguna plasta de barro enganchado y lo poco que ha cogido lo ha soltado bien rápido. A nivel de piedras, todavía no se ha producido que haya enganchado la primera.

El ajuste me ha parecido bueno, aunque cuando he llevado rato corriendo con ellas (dos horas al menos), en la zona media del pie he empezado a notar la gran fuerza a la que continuamente vas sometiendo a esta zona, especialmente la parte más cercana a la base de los dedos. Lo mejor es que la sujeción lateral es muy segura.

Y la amortiguación perfecta. Tran, tran, tran, tran,… los kilómetros caen y el feeling que devuelve la mediasuela me ha resultado muy bueno.

Resumen

Salomon Ride Sense GTX Invisible Fit es una zapatilla de Trail running polivalente, que vale para cualquier tipo de distancia y tanto entrenando como compitiendo. Quien busque comodidad y seguridad en uno, la va a encontrar en esta zapatilla.

Vibe™ se va a encargar de absorber y atenuar todas esas vibraciones provocadas por el impacto contra el suelo en una mediasuela que cuenta con un drop de 8mm. Por abajo, una suela Premium Wet ContaGrip®, con un incisivo taqueado va a traccionar bien en todo tipo de superficie, aunque no hay que fliparse al pasar por roca húmeda y desgastada. Por arriba, lo mejor está en ese Gore-Tex que protege de las condiciones climáticas y de la gran sujeción que se logra en la combinación de SensiFit® y la lazada QuickLace™

El peso es de sólo 302gr en el acabado masculino, mientras que en el femenino es de 269gr.

Finalmente, hay que decir que normalmente explicamos primero el modelo normal y luego las diferencias con el modelo GTX. Aquí, una vez explicado el acabado en Gore-Tex, hay que decir que existe su equivalente “normal”. Al no llevar tanta protección para el clima permite rebajar el peso hasta los 275gr en hombre y los 250gr en mujer. Las diferencias se centran exclusivamente en el upper, en concreto en la malla, más fina y transpirable, pero no tan proteccionista como su equivalente en GTX. Como la suela y mediasuela son iguales, se mantienen las alturas de 27mm en el talón y 19mm en el antepie para un drop resultante de 8mm.

El precio oficial de Salomon Sense Ride GTX Invisible Fit es de 170€, mientras que el precio de su equivalente sin Gore-Tex, es decir, Salomon Sense Ride, es de 130€. Ver ofertas.

Valoración

Puntuación
Relación calidad/precio
8
Diseño/Materiales/Durabilidad
8.5
Amortiguación
8.5
Grip
8.5
Estabilidad
8.5
Ligereza
8.5
Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad