Inicio Noticias & Blog Salming Trail T1

Salming Trail T1

Salming Trail T1 es una zapatilla pensada y creada para la montaña. Proviene del frío norte de Europa, en concreto de Suecia, donde Börje Salming, exjugador de hockey hielo fundó la empresa Salming Sports en el año 2001. Salming tiene principalmente cuatro grandes divisiones, una de ellas es el running, que integra el trail y que es la que posibilita productos como el que tenemos en las manos.

Salming Trail T1 es una zapatilla de trail muy ligera con la que la marca escandinava invita a los corredores a introducirse en el bosque y explorar caminos con la que es la última incorporación a su gama de zapatillas de Natural Running. Protección lateral, suela exterior dinámica con diseño de tacos antideslizante entre otros son aspectos que la definen. Vamos a ver en qué consiste esta Salming Trail T1.

Salming t12

MEDIASUELA

Al igual que su compañera asfaltera Salming Distance, el material de la mediasuela es RunLite™. Es una EVA moldeada diseñada para crear aportar una sensación agradable en contraposición al impacto contra el suelo. Es un material muy ligero. La diferencia de caída entre el talón y el metatarso arroja un drop de 5mm. Éste es un estándar en la marca sueca, que intenta favorecer una inclinación concreta a lo largo de la zancada. Es bastante bajo para corredores que no tengan una buena técnica de carrera, en cambio esto supone una ventaja en corredores con una técnica depurada.

Aquí no existe una unidad “torsión” que estabilice la pisada como en su compañera Distance, sino que la configuración de la suela y la mediaseuela tiene en cuenta el más variado terreno de la montaña y elimina esa pieza estabilizadora.

La plantilla interior es acolchada lo que favorece el confort. Otra característica apreciable es la combinación de propiedades antibacterianas y antiolores.

Salming t117

SUELA

Una particularidad de Salming es la configuración de la suela. Se divide en dos grandes zonas: La que abarcaría desde el talón hasta acabado el arco plantar y de ahí en adelante (metatarso y dedos). A esto Salming lo llama 62/75 y es ni más ni menos que, por un lado, la superficie de talón hasta el inicio del metatarso (que es del 62% del total) y por otro el resto. El 75 viene de que la división no es una separación recta, sino que forma un ángulo de 75º. A esta línea inclinada Salming la denomina “Ballet”. De esta manera, la marca sueca dota de más estabilidad a la primera zona, mientras que de ahí en adelante lo que se fomenta es una mayor flexibilidad para estimular los movimientos naturales del pie.

Salming presenta esta zapatilla como antideslizante. Es por ello que encontramos un diseño de tacos rectos por el borde exterior que permite traccionar en superficies más o menos planas. Y tambien por otro lado, en el centro de la zapatilla, los tacos tienen forma redondeada, lo que les confiere más versatilidad, sobre todo cuando se pisa grandes rocas donde la fuerza de tracción puede ser más dispar dependiendo de la forma de la roca y su posible inclinación.

El material utilizado es el caucho ligero habitual de la marca sueca y otro de los objetivos que se ha marcado Salming es que los corredores no dejen de tener la percepción del suelo, esa característica tan propia del Natural Running.

Salming t115

UPPER

En el corte superior de esta Salming Trail T1 encontramos el Rock Shield, una generosa protección de poliuretano (PU) que recorre, alrededor de la zapatilla, toda la parte inferior del upper (justo encima de la mediasuela. Su función es proteger al corredor de cualquier elemento que pueda impactar contra el pie y molestarlo (rocas puntiagudas, ramas bajas, etc…). Además fortalece a la zapatilla aportándole mayor durabilidad.

Para el resto de superficie del upper, Salming Trail T1 combina dos capas: La primera es un nylon que es extremadamente durable y que, además de proporcionar transpirabilidad, protege de que no entren elementos indeseados como suciedad o pequeños residuos que siempre son más numerosos en la montaña. La segunda es ese exoesqueleto que ya hemos visto en algún otro modelo. Y es que para dotar de sujeción a esta zapatilla, Salming tambien utiliza aquí esas tiras características que van de arriba abajo por los laterales y que tienen ese aspecto de exoesqueleto que comentamos. Su diseño busca estabilizar el pie en caso de movimientos laterales y aliviar presión en las articulaciones metatarso falángicas.

Un detalle curioso es el color de la zapatilla. La Salming Trail T1 que hemos probado combina el azul y el amarillo, que son precisamente los colores de la bandera de Suecia. Ésta se encuentra bordada en la lengüeta, aunque pasa desapercibida “camuflada” entre sus propios colores. Tampoco hay donde escoger puesto que de momento la Trail T1 sólo se comercializa con esta combinación de colores.

El contrafuerte del talón ayuda a estabilizarlo al impactar contra el suelo. Normalmente es una pieza grande pero que aquí Salming ha logrado diseñarlo con la idea de añadir el mínimo peso al conjunto.

El interior de la zapatilla es más espartano de lo que últimamente se ve en el mercado. La zona del tobillo está perfectamente rodeada con textil acolchado que ajusta y aporta confort. En cambio, del medio pie en adelante, no hay ningún tipo de forro interior.

Para acabar con la parte superior, en la zona delantera, justo coincidiendo con el dedo gordo, encontramos un generoso refuerzo de piel sintética para proteger de roturas esta parte de la zapatilla. Lleva unas tiras plateadas para hacer visible la Trail T1, aunque no son reflectantes. Los elementos que sí reflejan la luz y hacen visible a la zapatilla son cada uno de los ojales de nylon por donde pasan los cordones: nueve en total por cada zapatilla.

 

TEST

La primera sensación al calzarte las Salming Trail T1 es que se adaptan al pie mejor de lo que esperas. Realmente se ciñe bien sobre el empeine. La sensación se mantiene con el uso y casi que es lo más logrado en la zapatilla. Notas algo de espacio en la zona de los dedos. Ni mucho ni poco, la situación ideal para que los dedos no sufran ni el pie se mueva en exceso.

Correr con ellas es muy ágil. Mucho mejor por tierra y fuera del asfalto, donde se revelan demasiado duras. La tracción por caminos y senderos es muy buena. A pesar de ser terrenos blandos el bajo drop exige una economía de carrera basada en una buena técnica. No la hemos testeado en alta montaña aunque sí hemos pasado con ellas por zonas de rocas y se desenvuelven bien, sobre todo en el agarre. Hacen bien su cometido, aunque a quien le guste llevar el pie en montaña cargado de protecciones, quizás le parezca mejor una zapatilla con más material. En cambio, al correr con ellas piensas que a la gente que le gusta ir cerca del suelo, con protecciones la justas y, en general, todo lo que rodea al Natural Running, estas Salming Trail T1 lo cumplen.

CONCLUSIÓN

Salming Trail T1 es una zapatilla de montaña enfocada al Natural Running. Su perfil y ligereza la hacen una zapatilla rápida, aunque también es exigente con el corredor. Puede meterse por cualquier sitio, aunque si se busca un nivel de protección más alto hay más opciones. Válida para entrenamientos y competiciones, mejor si no son exageradamente largas.

Las Salming Trail T1 pesan 290 gramos en el acabado de hombre y 243 gr. en el de mujer. En ambos casos tienen un drop de 5 milímetros. El precio se mueve entre los 130€ para la de mujer y los 140€ la de hombre.


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad