Inicio Noticias & Blog Pido perdón a Sebas Martos

Pido perdón a Sebas Martos

Sebas Martos
Foto de archivo (@anitamanez)

La intrahistoria del triunfo de Sebas Martos, a los 33 años, en los 3.000 obstáculos merece muy mucho la pena

Seré sincero: yo ya no confiaba en volver a ver a Sebas Martos a este nivel. Hasta me parecía que lo del año pasado, con la motivación de los JJOO, era como el último tango en París para él y que esta película ya no daba para mucho más.

Pero hay veces en las que equivocarse es un placer. Es más, hay veces en las que sin saber por qué la imaginación se niega a moverse de la silla. Y también hay veces en las que nos convertimos en prisioneros de prejuicios que viajan en dirección prohibida (todos cometemos ese error).

Y, sí, a mí me ha pasado con Sebas Martos. Un atleta que hace seis o siete años lo veía campeón de Europa. Un atleta al que le escupió la mala suerte en su momento y que después coleccionó varios años muy flojos. Me pareció que ya no le quedaba más. Error. No puedes escribir de los demás si no confías en ellos.

A los 33 años Sebas Martos está en el mejor momento de su vida. No sé si se ha reinventado (esa palabra que está tan de moda) o qué ha ocurrido. Pero los hechos mandan y lo que se ha vivido en la final de los 3.000 obstáculos del campeonato de España ha sido una monumental lección de atletismo por su parte.

Incluso la lección se ha prolongado frente a las cámaras de televisión cuando Higuero, improvisado periodista, le ha preguntado por qué está en el mejor momento de su vida.

La respuesta de Sebas Martos ha sido la mejor del mundo. No ha hablado de él, sino de alguien tan importante como él: Enrique Pascual, su entrenador.

-Si mi entrenador me dice que lo puedo hacer yo estoy convencido de que lo voy a hacer -ha explicado.

Y, sinceramente, esa es la respuesta que debían dar el cien por cien de los atletas del planeta. De lo contrario, es que algo falla. A veces se la tenemos que escuchar a alguien para darnos cuenta de que no hay respuesta más convincente ni más enriquecedora ni más sabia.

La realidad es que Sebas Martos lleva un año extraordinario y en el horizonte tiene un Mundial y un Europeo con permiso para soñar y con la idea de recaudar lo imposible. Estamos contigo, amigo. Y que sepas que no volveremos a cometer el error de desconfiar por culpa de unos años malos (todos tenemos años malos). No tenerlos sería como estar de vacaciones todo el año.

Y una última cosa. Martos ha elegido el momento ante un rival de categoría como Dani Arce, que no se ha equivocado en nada. Pero esta noche se encontró con un problema. Sebas Martos posiblemente era imbatible. Y, pase lo que pase este verano, ya nos podemos ir a la cama contentos o levantarnos mañana con más ganas.

La gente vuelve. Hay gente que siempre vuelve. se encontró con un problema. Sebas Martos posiblemente era imbatible. Y, pase lo que pase este verano, ya nos podemos ir a la cama contentos o levantarnos mañana con más ganas.

La gente vuelve. Hay gente que siempre vuelve.


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad