‘Overbooking’ en las montañas españolas: ¿Por qué este tremendo auge?

‘Overbooking’ en las montañas españolas: ¿Por qué este tremendo auge?

Compartir
Imagen de la Pica d'Estats con una cola interminable

Las imágenes que hemos vivido este fin de semana en algunas zonas del Pirineo nos han puesto en alerta. Ver a una horda de gente hacer cola para tomarse una foto en la cruz de la mítica Pica d’Estats ha sido bastante significativo. Fotografías y vídeos que hemos podido ver en telediarios, inundar las redes sociales. Gente bañándose en lagos donde está prohibido, deshechos. Más gente suele ser sinónimo de más incivismo. Es así.

Más montañeros. ¿Pero a qué precio?

Mal nos pese, cuanta más aglomeración hay, más posibilidades de que el medio sufra las consecuencias. Obviamente los montañeros habituales sienten un respeto y una responsabilidad hacia nuestros picos y senderos. El problema llega cuando los menos habituales (una parte, ojo) se suman a la ‘causa’. Ahí se forma un dilema: Está claro que es una gran noticia que cada vez más gente se aficione al deporte y a la montaña, ¿pero a qué precio?

Un verano atípico

Tomando ese ejemplo citado de la Pica d’Estats, vaya por delante una cosa. Es una ruta dura y larga, no apta para todos los públicos. Normalmente estos enclaves, al ser de difícil acceso y con el sufrimiento que ‘conllevan’ no tienden a masificarse. Pero lo que hemos visto este pasado fin de semana nos ha hecho reflexionar. En un verano tan atípico como este, sin la posibilidad de hacer escapadas al extranjero y con el ‘miedo’ imperante a coger vuelos, pisar aeropuertos y exponernos a cambios en las medidas de los países de un día para el otro, se ha fomentado el turismo y el ocio nacional. Y ahí la montaña ha sufrido un vuelco, un giro de 180º.

Jornet se añade a la ‘causa’

Incluso Kilian Jornet, el gran emblema de las carreras de montaña a nivel mundial y que ha crecido en el Pirineo catalán ha tomado cartas en el asunto y ha publicado una serie de mensajes en Twitter aprovechando unas advertencias lanzadas desde la cuenta del ‘Parc Natural de l’Alt Pirineu’. Una de las quejas llegaba sobre los baños en los lagos naturales, zonas donde está prohibido precisamente porque las cremas e insecticidas que nos ponemos pueden dañar al ecosistema.

Filas interminables de caravanas en las calzadas de acceso a los principales picos y parques. Pero ¿Cómo se puede regular esto? ¿Restringiendo el acceso a los parques? En el caso de Catalunya la consellera de Medi Ambient ha comentado que, de momento, no van a tomar cartas en el asunto y que apostarán por informar a la gente de todas las opciones que tiene para que no se concentre en unas pocas y se formen estas masificaciones.


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad