Oro del relevo mixto y bronce masculino sub’23 para cerrar en Tilburg

Compartir

El equipo formado por Saúl Ordóñez, Esther Guerrero, Víctor Ruiz y Solange Pereira cerró con la medalla de oro en relevos mixtos la actuación española en los 25 campeonatos de Europa de cross, disputados en el Safaripark de Tilburg (Holanda).

El cuarteto español cubrió las cuatro postas (la primera de 1.200, a cargo de Ordóñez, dos de 1.500 con Guerrero y Ruiz, y la última de 1.600 con Pereira) venció con un tiempo de 16:10 a Francia (16:12), Bielorrusia (16:21) y Gran Bretaña (16:24).


Un bronce liderado por Tariku Novales

El francés Jimmy Gressier se convirtió en el primer doble campeón de Europa sub-23 en una carrera que dio la medalla de bronce por equipos a España, liderada por Tariku Novales, sexto.

Sobre la distancia de 8.300 metros en el circuito embarrado del Safaripark Beekse, Gressier puso un fuerte ritmo ya desde el segundo kilómetro. Sólo el campeón alemán absoluto, Samuel Fitwi, un refugiado de origen eritreo, se atrevió a seguirlo.

El francés castigó durante media carrera al germano, que se mantuvo siete metros por detrás pero acabó cediendo. Gressier ganó con un tiempo de 23:37, seguido, a 8 segundos, de Fitwi. Novales llegó sexto, a 28 segundos del ganador; Adrián Ben décimo con 24:12 y Aim Houkmi -tercer español que puntuaba- vigésimo sexto con 24:43.

Francia, que también obtuvo bronce con Hugo Hay, repitió oro por equipos con 11 puntos, seguida de Gran Bretaña (30) y España (42).

España regresó de Holanda con cuatro medallas: oro en relevos mixtos, plata individual de Ouassim Oumaiz en sub-20, plata por equipos femeninos sub-23 y bronce del equipo masculino sub-23.

Los sénior se quedaron esta vez sin preséa

Adel Mechaal, subcampeón continental el año pasado, volvió a ser el mejor español en categoría sénior pero esta vez séptimo, después de venirse abajo en el último tercio de la prueba. Toni Abadía (14º), Dani Mateo (16º), Javi Guerra (31º), Chiqui Pérez (37º) y Fernando Carro (51º) completaron el equipo español que se quedó a un solo punto de la medalla de bronce, en manos de Italia.

Frío, viento, lluvia y barro, los elementos que otorgan su aureola épica al cross, se dieron cita en el circuito plano -con toboganes y algunos troncos atravesados- de la 25 edición.

Sobre un recorrido de 10.300 metros defendía título Kaan Kigen Ozbilen, el último de tres campeones europeos turcos de origen africano (Polat Kemboi Arikan en 2014 y Aras Kaya en 2016), que venía de correr en octubre el maratón de Amsterdam en 2h06:24.

Mechaal, plata en 2017, salió tirando sin complejos. En el cuarto km, tras unos minutos con los turcos delante, lo hizo el noruego Filip Ingebrigtsen -de los tres hermanos, el intermedio-, que se estrenaba en categoría sénior.

Mediada la carrera quedaban ocho arriba. Mechaal aguantaba con los dos campeones turcos Kaya y Ozbilen, Ingebrigtsen y el belga Isaac Kimeli, pero se quedó rezagado en el séptimo mil y acabó séptimo, a 31 segundos del ganador.

Ingebrigtsen se quedó solo con Kaya y Kimeli para discutirles la victoria en la última vuelta y los batió con un tiempo de 28:49. Kimeli llegó segundo (28:52) y Kaya tercero (28:56).

La turca de origen keniano Yasemin Can se erigió en la primera mujer que gana tres títulos europeos de cross con una exhibición en solitario desde el tercer kilómetro de la carrera de 8.300 metros en el Safaripark de Tilburgo (Holanda).

España, sin dos de sus mejores especialistas -Ana Lozano e Irene Sánchez-Escribano, que se recuperan de sus lesiones- obtuvo el sexto lugar por equipos (uno peor que en 2017). Trihas Gebre, duodécima, volvió a ser la mejor española, seguida de Nuria Lugueros (35ª con 27:58), Tania Carretero (38ª con 28:02) y María José Pérez (28:11).

La carrera, de 8.300 metros, fue controlada por Can desde el disparo de salida. A su estela se puso Susan Krumins, subcampeona de Europa de 10.000 en posta, la ídolo holandesa que regresaba a los campeonatos diez años después de ser campeona sub-23 en 2008.

La turca, de 21 años, se fue en el tercer mil y a partir de ahí se dedicó a gestionar su ventaja, pero la suiza Fabienne Schlumpf, actual subcampeona europea en 3.000 m obstáculos, la alcanzó, con su larga zancada, poco antes de la última vuelta y la atacó varias veces. Ninguna cedió, de forma que el título se resolvió en el último 100 a favor de Can.

Con un tiempo de 26:05, la turca batió por un segundo a Schlumpf y el bronce, por cuarta vez, fue para la noruega Karoline Grovdal (22:04).

Compartir

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad