Kipsang vs Bekele. ¿Quién vencerá la primera batalla?

Kipsang vs Bekele. ¿Quién vencerá la primera batalla?

166
2
Compartir

Es posible que no sea el evento más publicitado del año.  Mastodónticos acontecimientos como los maratones de Londres, Berlín, Boston o Nueva York multiplicarán las páginas que la circunstancia en la que nos detenemos consiga aglutinar. Yendo más allá, podría caber que incluso pasara de puntillas ante lo que han sido campañas de marketing perfectamente orquestadas durante meses.

Pero nadie duda de que el duelo que veremos en Manchester el 18 de mayo, sobre 10 kilómetros, resulta increíblemente atractivo a ojos, tanto del espectador medio, como del aficionado implacable. 10 kilómetros en ruta, bajo el apelativo de BUPA Great Manchester Run.

En dicha fecha, un enfrentamiento de proporciones gigantescas tendrá lugar a lo largo y ancho de las calles de la industrial urbe británica. Dos de los mejores fondistas que hayamos conocido nunca se verán las caras en lo que puede ser un espectáculo formidable. O no, quién sabe.

Escasa presentación necesitan ambos. Pero dadas las circunstancias, y lo bello del envite, no dudamos en hablar sobre ello, y en situar a los contendientes. Por un lado, el etíope Kenenisa Bekele. Por otro, el kenyano Wilson Kipsang Kiprotich.

El palmarés de Kenenisa Bekele (Bekoji, Etiopía, 13 de junio de 1982) es descomunal. Así de sencillo, sin paliativos. Se trata de una de las trayectorias más impresionantes que cualquier atleta en la historia del atletismo haya logrado cosechar. Simplemente, de antología. A nivel de competiciones crossísticas, una de sus grandes singularidades, Bekele ostenta el palmarés más extraordinario jamás conocido. A partir del Mundial de Dublín, de 2002, donde conseguía la doble victoria (tanto en la carrera corta como en la larga), cinco serían las oportunidades en las que repetiría el nombrado doblete el abisinio: Lausana ’03, Bruselas ’04, Saint-Galmier ’05 y Fukuoka ’06. Cuatro oros, cinco platas y un bronce por equipos en esos años. Ya en 2001, había sido plata en la carrera corta en Oostende (y campeón mundial junior). En 2007 Bekele sucumbía al asfixiante calor de Mombasa, debiendo abandonar, y en 2008 en Edimburgo lograba su último triunfo ya en competición única. En total, por tanto, 12 medallas individuales en categoría senior. Once de ellas, de oro.

A nivel de pista, otro tanto. Sus cuatro medallas olímpicas, deparan tres oros y una plata. En Atenas ’04, era derrotado en el 5.000m por un implacable Hicham El Guerrouj, pero se desquitaba con su victoria en el 10.000m. Ya en Pekín ’08, su doblete fue tan contundente como brillante.

Seis medallas en Campeonatos del Mundo al aire libre (cinco oros y un bronce), y un metal indoor (oro en el 3.000m de Moscú ’06) completan el bagaje del de Bekoji sobre el tartán.

En lo que al crono se refiere, más madera. Poseedor inalterable de las plusmarcas planetarias de 5.000m y 10.000m desde 2004 y 2005 respectivamente (12:37.35 y 26:17.53), también encabeza el ránking histórico, en pruebas indoor, de los 2.000m (4:49.99), las dos millas (8:04.35) y los 5.000m (12:49.60).

Y en ruta, marcas igualmente distinguidas. En 10k, acreditaba 27:57 en 2008 en la ciudad neerlandesa de Nimega, consiguiendo rebajar su mejor registro en 2012, marcando 27:47 en Dublín. Sobre los 21.097m, pudimos contemplar su tremenda explosividad en un sublime ataque a Mohamed Farah durante la disputa de la BUPA Great North Run de Newcastle el septiembre pasado, en una prueba que se conservará en los anales históricos por el excepcional y dramático duelo final entre el etíope y el británico, que finalizó con un tiempo de 1h00:09 para Bekele.

Y su debut maratoniano se saldó con un estratosférico registro de 2h05:03 en un recorrido duro como París, en el que, si bien es cierto que contó con una carrera clara y acertadamente preparada para él, no existió nivel suficiente para acreditar una espléndida marca, como la que protagonizó, en una cabalgada sublime, en solitario durante casi los últimos 15 kilómetros.

Y nos vamos a la otra esquina del cuadrilátero. Y examinamos a Wilson Kipsang Kiprotich. Recórdman mundial de maratón. Actual y reciente vencedor del todopoderoso maratón de Londres, que llegó auto-proclamarse en este 2014 como “La Carrera del Siglo”.

Kipsang (Kenya, 15 de marzo de 1982) no presenta, como Bekele, una trayectoria inmaculada, pulcra y definida, ni en campo a través, ni en pista. Este policía del distrito de Keiyo, en pleno corazón del Rift Valley kenyano, tras destacar tímidamente en competiciones de 10 kilómetros en ruta, da el salto bien temprano a la larga distancia, al asfalto, siendo su única referencia en pista un discreto pero al mismo tiempo valioso 28:37.0, al ser conseguido en la altitud de Nairobi. Debuta internacionalmente en el Campeonato Mundial de Media Maratón en Brimingham en 2009 (cuarto puesto y oro por equipos). Muchas marcas por debajo de los 28 minutos en los 10 kilómetros, siendo 27:32 su mejor registro personal (conseguido en Nueva Delhi en 2009, a día de hoy trigésimo noveno tiempo histórico). El pasado año, en mayo, corría en esta BUPA Great Manchester Run en 27:53, brindándonos una preciosa lucha final con Moses Kipsiro y Haile Gebrselassie.

Pero su verdadera explosión como atleta ha llegado de la mano del maratón. Tras su debut en abril de 2010 en París (2h07:13), vencía en Frankfurt en octubre con un registro brillante de 2h04:57. Al año siguiente, en el mismo escenario, en un final estremecedor, se quedaba a las puertas, a tan sólo cuatro escasos segundos, del por entonces récord mundial de Makau (2h03:42 para Kipsang). En 2012, las calles de Londres eran testigo silencioso tanto de su victoria en el London Marathon en abril (2h04:44), como de su medalla de bronce en los Juegos Olímpicos en agosto.

Y sería 2013 el año que lo encumbraría. Vencía en la media maratón de Nueva York, caía derribado en la batalla campal de Londres tras un ritmo inicial absolutamente suicida (igual que en 2014, donde sí supo aprovechar y soportar la escabechina inicial para alzarse con la victoria), y tocaba la gloria con su estratosférico récord mundial en Berlín en septiembre. Un 2h03:23 que se antoja complicadísimo de derribar. Salvo, quizá, por él mismo. O, quién sabe, por su rival el 18 de mayo. Se trata, posiblemente, y lo ha demostrado, por muchas razones, del mejor maratoniano de la historia.

Sin pretender buscar un duelo épico, un nuevo “Duel in the Sun”, los actores se prestan, inevitablemente, a ello. Lustrosos protagonistas nunca fueron garantía de resultados rutilantes, pero es obvio que la circunstancia se ofrece, claramente, a sugerirnos un suculento espectáculo ante el televisor o la pantalla de nuestro ordenador en pos de disfrutar de una bella cruzada entre dos capos absolutos del atletismo mundial.

Por un lado, veremos al que es, quizás, el mejor fondista (incluyendo en este generalísimo término el cross y el tartán, y con permiso del ‘Emperador’ Gebrselassie – a quien, de hecho, supera en currículum) que el planeta haya conocido, claro aspirante maratoniano que ya asoma con notoriedad sus asesinas fauces a la exuberancia del asfalto. Y por el otro, al único atleta capaz de derribar en cinco ocasiones el muro prohibido de las 2 horas y 5 minutos en maratón. Dos veces, incluso, bajo las 2h04. Sus cinco mejores registros se cuentan entre los mejores veinticinco jamás conseguidos en los 42.195m. Regular, imperial, talentoso, tremendamente resistente e insultantemente rápido. En el caso de Bekele, una bestia a nivel histórico, que ha reencontrado sus sensaciones en una disciplina nueva para él, y en el caso de Kipsang, el más brillante atleta en ruta de los últimos años, poseedor de dos de los tres mejores registros de todos los tiempos.

En un terreno intermedio para ambos, que no les viene por costumbre y que nunca han dominado especialmente (los 10k en ruta), veremos de qué serán capaces. Nos obcecamos con el hecho de que no buscamos venderlo como lo que pudiera no ser. No hay que obviar tampoco el momento de la temporada en el que se encuentran, posiblemente enfocados ambos a un período más bien “ligero”, donde consigan recuperar de los grandes esfuerzos que les llevaron a triunfar en sus respectivos objetivos primaverales, y como paso previo a una previsible preparación y asalto a los grandes maratones comerciales de finales de verano.

Pero es evidente la magia que se desprende del encuentro. Un paso intermedio ante el factible y previsible combate que dilucidará, en un futuro no muy lejano, quién es el rey del universo maratoniano. ¿Será en Berlín? Eso aún no lo sabemos. Está por confirmar. Lo único que se revela evidente es que nos encontramos ante dos figuras hercúleas, que han conseguido trascender la barrera de su tiempo y de su deporte.

Mientras elucubramos un posible desenlace definitivo y a largo plazo, de momento, el domingo 18, los disfrutaremos cara a cara sobre el húmedo asfalto de Manchester.

Bekele vs Kipsang. Kipsang vs Bekele. ¿Quién vencerá la primera batalla?

El 18 de mayo, la respuesta.

@SoyCobarde2 · https://www.soycobarde.com/

Te puede interesar...

2 Comentarios

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad