Kevin López y Jesús Gómez se despiden de Doha con una gran...

Kevin López y Jesús Gómez se despiden de Doha con una gran imagen

Compartir
Kevin López, durante su semifinal / EFE
Kevin López, durante su semifinal / EFE

España no estará representada el domingo en la final de 1.500 de los campeonatos del mundo, después de caer en semifinales el sevillano Kevin López y el burgalés Jesús Gómez, en ambos casos lejos de los puestos que daban acceso a la última carrera.

Kevin López, que había participado en cuatro Mundiales, todos en 800, sin haber podido superar la primera ronda, había adquirido este año consistencia de veterano en 1.500, y así lo había ratificado en Doha, clasificándose por puestos para las semifinales, pero la segunda ronda reveló que aún le falta para estar con los mejores.

La fe en Kevin López

A la final pasaban los cinco primeros de cada serie y sólo dos tiempos más en la repesca. Su marca de este año (3:34.83, la novena de 13) y su buen remate le autorizaban a competir con esperanzas de meterse en la final, como Adel Mechaal -aquí eliminado en series- estuvo en la de Londres, dos años antes.

El sevillano esprintó con el disparo para tomar la cabeza en los primeros 200 de la segunda serie. Luego dejó hacer al keniano Ronal Kwemoi, que cubrió el 400 en 59.06 y el 800 en 1:59.23. El grupo estaba muy junto al penetrar en el último giro. Kevin marchaba encerrado, cedió unos metros y su esprint fue rabioso pero débil. Terminó décimo con 3:37.56.

“He notado el cansancio de ayer, aun así me he encontrado bien, pero todavía tengo muchos puntos por trabajar en el 1.500. Uno de ellos es aguantar dos carreras seguidas con estes cambios de ritmo. El trabajo que me falta es cuestión de tiempo. Lo mejor es que me voy de aquí sabiendo lo que tengo que mejorar. Creo que ha sido un buen test para Tokio”, dijo Kevin López en declaraciones a Teledeporte.

Jesús se quedó sin piernas

Jesús Gómez, con molestias en un abductor que no le impidieron superar la primera criba, había llegado a semifinales en su primer Mundial. Su marca de la temporada (3:36.40) era la undécima de tres, por lo que sus opciones no eran muchas, aun siendo medallista de bronce en los Europeos en sala de Glasgow, en marzo.

El burgalés compareció en la primera carrera, lanzada por el keniano Timothy Cheruiyot, que hizo toda la prueba en cabeza. Gómez fue bien colocado hasta el último giro, pero ya en la curva le abandonaron súbitamente las fuerzas y, descolgado, cruzó la meta en último lugar con 3:40.29. Cheruiyot, tirando desde la salida, había hecho en 53 segundos el último 400.

“He pagado la carrera del jueves, me he visto sin piernas, no tenía fuerzas para el cambio final. Se me han ido y he llegado a meta como buenamente he podido”, indicó.

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad