Julien Wanders: “Viviendo en Kenia entendí que yo también puedo ser campeón...

Julien Wanders: “Viviendo en Kenia entendí que yo también puedo ser campeón del mundo”

Compartir
El actual plusmarquista de Europa de medio maratón afina su puesta a punto en su Kenia adoptiva para disputar los 5.000 y 10.000m en su primer mundial de atletismo en Doha

Como si de un safari de atletas se tratase, veo a un grupo en el que destaca una figura. Parece que está dando órdenes. Me suena. Es Julien Wanders, el único europeo del grupo. El suizo de 23 años prepara con su grupeta la tirada de 25 kilómetros de esta mañana, muy cerca de Iten, en la zona de Eldoret, Kenia. Se ponen de acuerdo sobre el recorrido que harán, y que inicia en el cruce entre la carretera principal de asfalto y una carretera ancha de tierra que presiente un pavimentado inminente. El alba da la salida al entrenamiento; a ritmo vivo desde el primer momento.

Es la rutina de un día cualquiera para Wanders, el mismo joven que decidió venirse hace cinco años a Iten para aprender de la escuela keniana. Desde entonces, pasa la mayor parte de su tiempo en la meca del atletismo de fondo mundial y ha logrado una progresión deportiva constante que le ha llevado este año a lograr el récord de Europa de medio maratón (59min 13s) y el récord del mundo de 5km en ruta (13min 29seg).

Kemboi, su coach assistant, sigue al grupo en el matatu, una furgoneta. Abre la ventanilla y me saluda con una gran sonrisa. Dice que no habrá problema para entrevistar a Wanders por la tarde en Iten. Al final, no resulta tan sencillo llegar de nuevo hasta el suizo. Por arte del surrealismo, Kemboi y sus contactos, logro finalmente encontrar a Wanders subido a una cinta en el gimnasio de un hotel, en compañía de su pareja, oriunda del mismo Iten. Acaba de hacer un trabajo de fuerza y ahora suelta media hora sobre la cinta con una elegancia pasmosa, a juego con su amabilidad y naturalidad, para completar los 35 kilómetros del día.

No se puede perder ni un segundo para preparar los 5.000m y 10.000m que te esperan en Doha… ¿Cómo va la preparación?

Está yendo bastante bien. Estuve prácticamente dos meses en Europa, compitiendo mucho, y por ahora la temporada ha ido muy bien. La última carrera no fue tan bien, pero al margen de esta prueba, he hecho mis mejores marcas en todas las pruebas, desde los 800m hasta los 10.000m., así que me siento confiando y en buena forma.

¿Cuál es tu objetivo principal en Doha?

Si soy sincero no lo sé muy bien. Es una experiencia nueva para mí, serán mis primeros campeonatos del mundo en la pista en categoría absoluta. Quiero hacerlo lo mejor que pueda. Colarme en la final del 5.000m estaría bien, y en los 10.000m intentaré seguir la cabeza de la prueba tanto como pueda, y todo es posible… aunque sé que la última vuelta será muy rápida. Por eso digo que lo importante es hacerlo lo mejor posible y el objetivo de verdad será Tokio el año que viene.

¿Qué te gustaría correr en Tokio? ¿También 5.000m y 10.000m?

Exacto. Este año me he dado cuenta de que no estoy tan lejos de los mejores, pero es verdad que todavía me falta un poco, así que no será fácil en Doha; pero será una buena experiencia y espero lograr un top 10 o top 5. Eso estaría bien.

Si uno se fija en la progresión de tus mejores marcas en los últimos años, esta ha sido muy constante. ¿Cómo te ves en dos o tres años? ¿Crees que puedes mantener esa evolución o dónde crees que están tus límites?

Ese es el objetivo: seguir mejorando. Creo que, junto con mi entrenador, siempre buscamos introducir nuevos estímulos en el entrenamiento que hagan que mi cuerpo responda y, por tanto, no hacer siempre lo mismo. He progresado también porque soy joven, y es normal, solo tengo 23 años. No sé si podré mejorar tanto en los próximos tres años, es difícil seguir mejorando un minuto al año en medio maratón, pero sí que creo que puedo llegar muy lejos… no sé cuánto.


 “La parte mental es un factor clave del éxito de los kenianos. No se ponen límites”

El alba da la salida al entrenamiento; a ritmo vivo desde el primer momento.

En el futuro, ¿te ves centrado en los 5.000m-10.000m o quizás ya orientado a medio maratón y posteriormente maratón?

Por ahora quiero seguir pensando en la pista. Esta temporada ha sido muy buena. Me decía que la pista no era lo mío, pero este año he demostrado que también puedo correr rápido sobre el tartán. Por eso, si hago unos buenos resultados en Doha y Tokio, espero seguir unos cuantos años más en la pista, y mantener el medio maratón en invierno, porque creo que me va bien así. Y por supuesto que el maratón es mi objetivo para el futuro.

¿Cuánto le debe tu progresión como atleta al hecho de haber vivido y entrenado aquí durante tanto tiempo?

Ha tenido un papel fundamental en mi progresión como atleta, sin duda. En primer lugar, entendí que la parte mental es un factor clave del éxito de los kenianos. No se ponen límites, se creen que pueden ser campeones del mundo, olímpicos… y viviendo aquí también entendí que yo también puedo serlo, y eso fue un gran paso adelante para mí.

En lo que respecta al entrenamiento, pues tengo mi grupo, está el factor altitud, y siempre hay alguien que te exige cada día en el entrenamiento… y eso es algo que no suelo tener en Suiza porque allí el único atleta profesional soy yo.

¿Diría que ahora depende de su entorno aquí para seguir mejorando?

Por supuesto. Creo que es el entorno perfecto para mí. Mientras siga mejorando, no veo el motivo para cambiar, y además mi vida aquí me gusta, es agradable, la disfruto.

¿Cómo ha cambiado la zona desde que llegó hace cinco años?

Sí, está cambiando mucho. Por una parte, está bien porque está cambiando gracias al running, porque por eso es famoso Iten. La gente viene porque quiere ver, experimentar y eso ayuda al desarrollo de la comunidad, pero por otra parte muchas carreteras se están asfaltando, se llenan de gente… no es tan tranquilo como era antes cuando llegue. Así que hay cosas buenas y malas, pero sí, cada vez hay más gente que viene, sobre todo amateurs. Para mí por ahora no supone ningún problema, pero es verdad que llegado a un punto podría convertirse en algo difícil de soportar.


“Echo más de menos Iten cuando estoy en Suiza que Suiza cuando estoy en Iten”. 

Por la tarde Wanders suelta 30′ en la cinta del gimnasio de un hotel para completar el día con 35km

Ahora también formas parte del equipo NN Global. ¿Qué supone para ti pertenecer a este equipo?

En primer lugar es un apoyo económico fundamental, pero no solo eso. También me permite estar en contacto y compartir entrenamientos y competiciones con otros atletas de primer nivel. Ahora, por ejemplo, poder formar parte del reto 1:59 también me hace especial ilusión; poder ir como liebre y contribuir a lograr un hito muy especial en la historia del atletismo.

¿Echa algo de menos de estar en casa y tener que sacrificar…

Wanders interrumpe la pregunta con una idea muy clara.

Diría que echo más de menos Iten cuando estoy en Suiza que Suiza cuando estoy en Iten. Iten ya se ha convertido en mi casa. Siempre digo que no me gusta el estrés de vivir en una ciudad, y Ginebra es muy estresante, así que aquí me siento más a gusto. Claro que echo de menos a veces a mi familia, la comida (queso y chocolate suizos…) pero aquí estoy bien, es cómodo.

Y por curiosidad, ¿a qué velocidad estás corriendo?

Fácil, fácil. 12,5…

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad