Inicio Noticias & Blog El ‘fenómeno’ Giles: De no poder caminar por un accidente a hacer...

El ‘fenómeno’ Giles: De no poder caminar por un accidente a hacer historia en Torun

Giles, feliz tras su exhibición en Torun

Lo que hizo el otro día en la Copernicus Cup Elliot Giles se convirtió en una de las mejores actuaciones individuales de los últimos tiempos en el mundo del atletismo. Sí, en unos tiempos donde los récords nacionales, continentales y europeos están cayendo con más facilidad de lo que lo venían haciendo los últimos cinco, 10 o 15 años. La tecnología está catapultando a una generación de atletas que ya de por si tienen un talento brutal. El caso es que Giles paró el crono en ‘su’ modalidad, el 800, en 1:43:63. La segunda mejor marca de la historia ‘indoor’ y nuevo Récord Nacional del Reino Unido. Ni más ni menos que le arrebataba ese honor al actual presidente de la World Athletics y uno de los mejores mediofondistas de siempre, Sebastian Coe (1:44:91 desde 1983).

Sin un currículum especialmente boyante

El de Birmingham siguió como un poseso a la liebre y se impuso con autoridad. Por delante ya solo el 1:42:67 del keniata Wilson Kipketer (aún lejos, pero veremos si no acaba cayendo más pronto que tarde). El caso es que este atleta de 26 años no tenía un currículum especialmente laureado. De hecho, solo una medalla europea brilla en su palmarés (bronce en Amsterdam 2016). En Karlsruhe corrió hace poquito en 1:45.50 y en Lievin en 1:45.50. La carrera disputada en Torun dejó otros registros espectaculares, como el 1:44:54 de James Webb, que también pulverizó la plusmarca nacional de Coe.

Cerca del KO

La historia de Giles tiene, además, muchos tintes de épica y de superación. Y es que en 2014 sufrió un gravísimo accidente cuando un coche le embistió cuando circulaba con su motocicleta. Fue hospitalizado con lesiones en la cabeza, la espalda y en las piernas. Su carrera como atleta, a sus 20 años, incipiente, se veía seriamente en peligro. Su rodilla quedó aplastada entre el automóvil y su moto y los médicos le advirtieron de que era muy probable que no volviera a correr (mucho menos hacerlo a nivel élite). “Fui a algunos lugares oscuros. Es un poco cliché, pero lo que no te mata te hace más fuerte. Si puedes superar eso, correr 800 m en una pista no es gran cosa”, aseguró tras estar seis meses sin poder trotar. 

Pero no solo pudo ponerse a tono de nuevo y competir, sino que ha sido capaz en este tiempo de ganar campeonatos nacionales británicos, medallas europeas y lograr hace un par de días, ya con 26 años, maduro, el segundo mejor registro de la historia en el 800. Toda una proeza. Uno de los nombres a seguir sin duda en el Europeo y ojo con esos Juegos Olímpicos de Tokio en verano…


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad