La ‘Maratón de los Otros’

La ‘Maratón de los Otros’

679
0
Compartir

La familia Merlot ha venido al completo desde Burdeos para ver a Jacques cumplir su promesa. Le diagnosticaron un cáncer hacer ahora un año y medio y prometió que si lo superaba correría una maratón. Hoy Jacques ha estado en Barcelona arropado por su mujer y por sus dos hijos pequeños, que han lucido con orgullo pancartas de ánimo hacia su progenitor con el mítico lema en francés de ‘Allez’.

La de Jacques y su familia es una de las cientos de historias que esconde cada maratón. 42 largos kilómetros llenos de alegrías, sufrimientos, altibajos, caídas, picos, etc, en los que los retos llegan hasta las cotas más altas. ‘Go daddy’, ‘Haz que madrugar valga la pena’, ‘corre y sé feliz’, son algunos de los mensajes que leemos en los numerosos carteles que nos encontramos a lo largo de un recorrido exigente.

La primavera asoma en Barcelona, pero aun así los cambios de temperatura, el sol jugando a esconderse, las gotas de lluvia esporádicas…todos los elementos son determinantes e influyen en el estado de ánimo de unos corredores que viven una batalla personal titánica consigo mismos para lograr sus respectivos objetivos. Algunos no pasan de terminar, otros de hacerlo en un tiempo determinado, los más osados en mejorar sus marcas anteriores y poder plasmar todo lo sufrido los meses previos de entrenamiento.

Más allá de los corredores en la Zurich Marató de Barcelona

Pero más allá de esas piernas moviéndose descompasadas durante el recorrido por la ciudad condal, queremos centrarnos en ‘los otros’. Porque aunque muchos ni lo piensen, la ‘Maratón de los otros’ existe e implica, muchas veces, igual o más sufrimiento y pasión que los que sienten los propios corredores. Porque detrás de los atletas preparados y mentalizados para cumplir sus sueños hay otros que solo piensan en completarla, o quizás solo en ponerse el dorsal y vivirla.

Y luego están los amigos, las familias, los acompañantes. Los que se levantan igual de pronto que sus seres queridos para alentarlos, para cambiar rápidamente de ubicación y multiplicarse para que sus gritos, aunque solo sean de lejos y casi inaudibles, puedan generar en el corredor un efecto positivo y tan necesario para sacar fuerzas donde no las hay. Es por ello que desde la Bolsa del Corredor les hemos querido homenajear. Porque esta Zurich Maratón de Barcelona (y todas en general) también es suya. ¡Felicidades!

 

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad