Sus comentarios sobre jugadores le cuestan el puesto al presidente de los Mariners

Criticó a Hisashi Iwakuma, Julio Rodríguez, Jarred Kelenic, Logan Gilbert e incluso a Kyle Seager

Ya fue denunciado a finales de la década de los 2000 por acosar a dos exempleadas

El estadio de los Seattle Mariners
El estadio de los Seattle Mariners. | Twitter

EFE / Seattle

El tono y la manera con la que Kevin Mather, hasta este lunes, CEO y presidente de los Seattle Mariners, se expresó sobre los jugadores durante una presentación que hizo en un Rotary Club, a principios de este mes, le costó su salida del cargo tras recibir una reacción generalizada de rechazo.

Mather renunció al cargo y el presidente y socio gerente de los Mariners, John Stanton, informó en un comunicado que estaba "extremadamente decepcionado" cuando se enteró de los comentarios de Mather, que se hicieron en un Rotary Club de Bellevue, Washington, el 5 de febrero y se publicaron en línea durante el fin de semana. "Sus comentarios fueron inapropiados y no representan los sentimientos de la organización sobre nuestros jugadores, personal y aficionados", destacó Stanton.

El directivo de los Marineros reiteró que no había "excusas" por lo sucedido y se comprometía a trabajar más duro que nunca por superar todos los problemas que afectan a la organización.

Stanton indicó que actuará como presidente y director ejecutivo del equipo hasta que se contrate al reemplazo de Mather, quien ha estado con el equipo desde 1996. Fue ascendido a su puesto actual en noviembre del 2017.

Aunque Mather ya se disculpó el domingo por la noche, el sindicato de jugadores definió sus comentarios como muy "inquietantes" porque fue una exposición del pensamiento que hay dentro del equipo y que se hizo sin ningún "filtro".

En sus declaraciones al Rotary Club, Mather habló sobre el exlanzador de los Marineros, el japonés Hisashi Iwakuma, quien fue contratado en enero como entrenador de asignación especial con el club, y su necesidad de un traductor y sus habilidades en inglés, lo que consideró algo negativo, el hecho que tuviese que pagarle el salario y luego otros 75.000 dólares al traductor. Según Mather, cuando le dijeron a Iwakuma lo que les costaba tener un intérprete, de inmediato comenzó a mejorar en su inglés.

También se refirió al jardinero de ligas menores, el dominicano Julio Rodríguez, quien está clasificado como la novena mejor promesa en las Grandes Ligas. "Julio Rodríguez tiene una personalidad más grande que todos ustedes juntos. Es ruidoso. Su inglés no es tremendo", comentó.

Mather también abordó la nómina del equipo y explicó los resultados financieros, además de señalar que creía que las mejores talentos del equipo, Jarred Kelenic y Logan Gilbert, probablemente no comenzarán la temporada con el equipo como una forma de manipular su tiempo de servicio en las Grandes Ligas y mantenerlos bajo el control del club por más tiempo. Mather dijo que el club intentó fichar a Kelenic con un contrato a largo plazo y fue rechazado en sus esfuerzos.

El exdirectivo de los Marineros también dijo que el antesalista de toda la vida, Kyle Seager, sería un futuro miembro del Salón de la Fama del equipo de Seattle, pero que estaba "sobrepagado". Seager se encuentra en el último año de su contrato con los Marineros y será el jugador mejor pagado de Seattle con 18 millones de dólares. Su contrato incluye una opción de club para el 2022.

El vídeo fue el último incidente de Mather dentro de la organización después que ya recibió denuncias de acoso por parte de dos exempleadas, las exasistentes ejecutivas de Mather y el entonces vicepresidente ejecutivo Bob Aylward, y se revelaron en un informe del 2018 de The Seattle Times.

El equipo dijo que había "enmendado" a esos empleados. Las afirmaciones se remontan a finales de la década del 2000. En ese momento, el club emitió declaraciones diciendo que un experto externo llevó a cabo una investigación e "impusimos la disciplina apropiada, entrenamiento de manejo y sensibilidad y otras acciones correctivas". El periódico también informó que hubo otro acuerdo con una tercera mujer, quien dijo que se sintió presionada para besar al entonces presidente del equipo, Chuck Armstrong.

Mather dijo que fue una experiencia humillante "confrontar realidades desagradables" sobre sí mismo. Asumió la responsabilidad de sus acciones y se disculpó por el comportamiento que describió como intimidador, mezquino e inapropiado en el lugar de trabajo.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil