Sport.es Menú

Natación en los Juegos de Río: Mucho más que Phelps

Las estrellas de la piscina en Río
Las estrellas de la piscina en Río | sport

Estos son los candidatos a brillar en las aguas de la piscina olímpica de Río de Janeiro:

Laura López Albiac

Michael Phelps

Nadie ha ganado más en unos Juegos. Michael Phelps, con sus récord de 22 medallas (18 oros), se retiró de la natación en Londres 2012 dejando tras de sí un palmarés difícil de superar. Desde entonces su vida ha sufrido importantes altibajos. Flirteó con el alcohol y los escándalos, recuperó la estabilidad, fue papá y un buen día contactó con su entrenador de siempre Bob Bowman y le dijo que quería volver. A sus 31 años se ganó su quinto pasaporte olímpico en los durísimos ‘trials’ estadounidenses de Omaha y llega a Brasil convertido, de nuevo, en la estrella más rutilante de la natación. No le queda nada por demostrar pero se dará el gusto de desafiar al crono y a rivales mucho más jóvenes en los 100 y 200 mariposa y los 200 metros estilos.

Katie Ledecky

Aquella niña de sólo 15 años que era la nadadora estadounidense más joven de Londres 2012 es ahora la principal candidata a acaparar medallas en la piscina del Centro Acuático de Barra da Tijuca. Desde su primera experiencia olímpica, en la que ganó el oro en 800 metros libre, Katie Ledecky no ha dejado de batir records mundiales: nada menos que 11. Se ha propuesto superar la marca de Debbie Meyer, que ganó tres medallas de oro en México DF 1968. Es favorita indiscutible en 400 y 800 libre, tiene también grandes opciones en 200 libre y formará parte de los dos relevos estadounidenses de 4x00 y 4x200 libre. Si consigue su objetivo puede marcharse de Río con cinco oros colgados al cuello.

Ryan Lochte

De no ser contemporáneo del gran Michael Phelps, ciertamente el estadounidense Ryan Lochte sería considerado el mejor nadador de su generación. Siempre a la sombra de su compatriota, las once medallas olímpicas conquistadas hasta la fecha por Lochte le sitúan a la altura de dos mitos de la natación, Matt Biondi y Mark Spitz, a los que puede superar en Río. En su cuarta participación en unos Juegos, Lochte, ya con 32 años, arrastra lesiones que le impidieron rendir al máximo nivel en las pruebas de selección de su país, en las que solo se clasificó para dos pruebas: 200 estilos y 4x200 metros libre. Si sube al podio en ambas disciplinas se convertirá en el segundo nadador más laureado de la historia olímpica… naturalmente el primero es Phelps.

Florent Manaudou

El velocista francés Florent Manaudou , de 25 años, se proclamó campeón olímpico de 50 metros libre en Londres 2012, a pesar de que se había clasificado solo con la décima marca mundial de la temporada. Hijo de padre francés y madre holandesa, creció viendo los éxitos de su hermana mayor Laure Manaudou, la nadadora francesa más laureada de la pasada década, con varios títulos olímpicos y mundiales. Florent, que entrena en Marsella, cayó derrotado en su especialidad, los 50 metros libre, en los Mundiales de piscina corta de Estambul 2012 ante el ruso Vladimir Mozorov, al que la FINA ha levantado el veto a última hora para competir en Río. Manaudou participará también en el relevo francés de 4x100.

Federica Pellegrini

Hace más de una década la bella italiana Federica Pellegrini irrumpió entre las grandes estrellas de la natación mundial femenina. Empezó a despuntar con solo 16 años, en los Juegos de Atenas 2004, donde sorprendió al colgarse la plata en 200 metros libre. Cuatro años más tarde, en Pekín, se coronó en la misma disciplina, firmando además un nuevo récord mundial (1:54.82) y convirtiéndose en la primera nadadora italiana de la historia en ganar oro olímpico. No consiguió mantener el mismo nivel de rendimiento en Londres 2012, de donde se marchó sin medallas. Abanderada de su país en el desfile inaugural, llega a Río avalada por la tercera mejor marca mundial de su prueba. Es la doble campeona y plusmarquista mundial de 200 metros libre.

Missy Franklin

Melissa Jeanette ‘Missy’ Franklin, a quien sus compatriotas conocen como ‘el Missil’, le encantan los desafíos. De ahí que cuando empezó a destacar en su etapa alevín en Denver (Colorado), decidió formalizar su inscripción como nadadora de la federación de Estados Unidos, a pesar de que sus padres, canadienses, le aconsejaron recurrir a su doble nacionalidad para competir por su país de origen y evitar así la elevadísima competencia en de los ‘trials’ de Estados Unidos. Estuvo a punto de clasificarse con 13 años para los Juegos de Pekín, pero después de aquella primera frustración al no conseguir el billete olímpico, se desquitó y de qué manera en Londres 2012, con 17 años, logrando un total de cinco medallas, cuatro de ellas de oro. Actualmente posee los récords mundiales de 200 metros espalda y 4x100 metros estilos con el equipo americano.

Sun Yang

Tiene más seguidores que Michael Phelps. Al menos en su populoso país. Sun Yang es el nadador más famoso de China y una de las celebridades del deporte en Asia. Campeón olímpico de 400 y 1.500 metros libre en Londres 2012 y actual plusmarquista mundial de la segunda distancia, se perfila como máximo favorito en ambas pruebas en Río. En los Mundiales de Barcelona  2013 ganó la medalla de oro en las tres pruebas de fondo, algo que sólo había conseguido antes el australiano Grant Hackett en Montreal 2005, lo que le valió para ser elegido el mejor nadador masculino del Mundial. Pero Yang posee la misma facilidad para acumular éxitos en las piscinas que polémicas fuera de ellas. El 17 de mayo de 2014  dió positivo por un estimulante (trimetazidina), en un control. Escapó a un castigo severo y fue solo sancionado con tres meses al alegar que tomaba un medicamento por problemas de circulación sanguínea. Durante el Mundial de Kazán la delegación brasileña aseguró que Sun Yang había tratado de golpear en el agua a Larissa Oliveira mientras ambos calentaban. Yang renunció a nadar la final de los 1.500 de Kazán y destrozó a golpes una taquilla de los vestuarios. La explicación oficial a su ausencia en la final fue que sufría un problema cardíaco. Estos días en Río ya se ha producido un conato de altercado en los entrenamientos con el que será su rival en 400, el australiano Mark Horton.

Cate y Bronte Campbell

Son hermanas y campeonas del mundo. Compiten en las mismas pruebas (50, 100 y 4x100 libres) y van a por la gloria olímpica en Río. Cate (24) y Bronte (22) Campbell nacieron en Malaui y con nueve y siete años, respectivamente, se trasladaron a Australia, país al que han dado muchas alegrías. Son inseparables y ya han demostrado que el sueño de compartir podios y medallas en Brasil va muy en serio. El oro en los 4x100 libre, donde Australia se presenta con el mejor tiempo, es casi una garantía de éxito familiar. Pero además, Bronte se acredita el mejor tiempo de clasificación en 50 metros libre y su hermana Cate detenta la segunda mejor marca mundial. En 100 metros, la historia se repite y ambas están en el puesto número 1 y 2 del ranking. En el Mundial de Barcelona 2013, Cate ganó los 100 libre y Bronte, los 50. En el de Kazan 2015, Bronte reinó en los 100 libre y ambas fueron parte del relevo campeón de la 4x100 libre. Para Bronte será su primera experiencia olímpica. Cate se colgó dos bronces (50 metros libre y 4x100 libre) en Pekín 2008 con sólo 16 años.  Y en Londres 2012 obtuvo el oro con el equipo de 4x100 libre. 

Chad Le Clos

El sudafricano Chad Le Clos, de 24 años, protagonizó uno de los momentos cumbre en la piscina de Londres 2012, al batir por solo cinco centésimas al  'todopoderoso' Michael Phelps en la final olímpica de los 200 metros mariposa, con un tiempo de 1’52”96. Un año después batió los récords mundiales de 100 y 200 mariposa en piscina corta. Su padre, Bert, con un físico imponente (1,93 y 130 kilos), se hizo casi tan popular como su hijo al aparecer en un programa de la BBC en el que se autodenominó el 'Kardashian de la natación'. La familia Le Clos emigró desde Mauricio a Sudáfrica cuando Chad era pequeño. Sus padres se turnaban entrenándole en la piscina en Durban con jornadas que se iniciaban a las cinco de la mañana. El éxito alcanzado en Londres puede repetirse estos días en Río, aunque la cabeza de Chad no estará tan centrada como entonces. Y es que hace tan solo unos días reveló que sus padres han sido diagnosticados de cáncer casi simultáneamente. “Mi madre Geraldine tiene un cáncer en el pecho, se trata de una recaída luego de su remisión en 2010. Mi padre tiene cáncer de próstata y por eso se operó en junio”, explicó el nadador. “No ha sido un período fácil para mí, pero he entrenando muy fuerte para Río. Quiero ganar medallas pero lo que más quiero es que mis padres ganen sus batallas”. Le Clos está clasificado para competir en cinco especialidades aunque no ha dejado claro si al final estará en todas o se centrará solo en las de mariposa.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil