Un ‘monstruo’ solidario llamado Drinking Runners

Un ‘monstruo’ solidario llamado Drinking Runners

Compartir
Paco Roncero estuvo en un evento con los Drinking Runners
Paco Roncero estuvo en un evento con los Drinking Runners

Los grupos de entrenamiento molan. Se crea un ambiente especial entre todo tipo de corredores, un vínculo casi afectivo que ayuda tanto a la mejora de nuestras marcas como a la cohesión. Y si, además, a ese aura tan saludable se le añade un componente solidario, pues ya la cosa se engrandece aún más. Drinking Runners es, ante todo, un grupo de amigos. Un grupo de ‘runners’ que tiene ya siete años de vida y que realiza una labor verdaderamente encomiable. Han donado casi 90.000 kilos de alimentos gracias a su inicitiva ‘#Kmsxalimentos‘ y en el primer programa de la segunda temporada de la Radio del Corredor hemos hablado con uno de sus fundadores, Pablo Sánchez Carmenado.

¿Cuál es el embrión de ‘Drinking Runners’?

“Todo surge abriendo una cuenta de twitter. Yo tenia una cuenta personal (@pablocarmenado), donde hablaba principalmente de marketing, que es mi profesión; empecé a colgar entrenamientos cuando volví a correr y a la gente le empezó a hacer gracia. Para evitar perder followers, que entonces me preocupaba bastante, abrí otra cuenta de Twitter. Y abrí Drinking Runners. ¿Por qué? Muy sencillo, porque estamos en España y todo se arregla tomando una cervecita. Efectivamente había que ponerlo, pero claro, esto iba de correr, así que el running iba después. ¿Por qué en plural? Pues porque compartidas las cosas molan más.

El chef Paco Roncero y otros famosos, unos ‘Drinking runners’ más

“Paco es un tío que, aparte de ser cocinero y gran deportista, es bastante solidario. Además de haber hecho iron mans y tal quería colaborar y hacer algo chulo con nosotros. Así fue como quedamos a correr bien temprano delante de la Puerta del Sol. Hicimos un circuito turístico muy chulo por Madrid con Paco y luego nos dio una clase magistral de cocina con nitrógeno y, para más inri, nos invitó a desayunar a todos en el casino de Madrid. Hubo de todo, fue espectacular. Luego, además, nos unimos a la campaña solidaria que tenía abierta La Caixa de ‘Ningun niño sin bigote’ y estuvo muy bien. Recaudamos 2.700 kilos de comida y la mayor parte leche”.

“Estos es como todo. Nuestros atletas son gente que a poco que les propones una idea se te rinden. Iniciamos el proyecto en 2013 con los Drinking Runners y hemos ido organizando cuatro o cinco quyedadas al año, han venido Martin Fiz, Antonio Serrano, Carles Castillejo, Juan Carlos Higuero…Se ha dejado ‘liar’ mucho gente. También han venido Kira Miró o Cristina Pedroche. Y todo movido por nuestras redes sociales. Vienen a correr, son solidarias y no vienen para que las saquen en ningún lado, porque nos piden que no lo difundamos en exceso.

“Las redes sociales han sido todo. Gracias a ellas y evidentemente a nuestro trabajo y a la empatía de los atletas también, pero han sido vitales. Trabajamos sobre todo Twitter e Instragam. Hemos llegado a ser dos veces trending topic mundial, una con nuestro hashtag #Kmsxalimentos y otra en el Ultra Trail del Montblanc animando a un corredor nuestro. Son fundamentales, las trabajamos, les ponemos sentido del humor y es uno de nuestros motores”.

¿Qué techo tiene la iniciativa #kmsxalimentos?

“Estamos a punto de llegar a 88.000 kilos donados. El otro día me dijeron si el objetivo era llegar a 100.000, pero no nos hemos puesto ningún techo. Nos han cedido viajes, cruceros, las marcas nos han apoyado con donaciones de zapatillas, materiales. Luego tenemos una camiseta que se puede adquirir en la web, que no hemos promocionado por redes, pero que la gente está adquiriendo mucho y que por la compra de cada una de ellas se donan entre cinco y 10 kilos. Mientras tengamos ganas, el Banco de Alimentos lo necesite y nos siga gustando correr, que no olvidemos que es lo que nos une, pues creo que seguiremos”.

¿Cómo funciona Drinking Runners a nivel deportivo y qué carreras corre?

“A nivel deportivo, cada uno tiene sus limitaciones, pero luego tenemos más libertad para elegir a nuestro entrenador. Yo, por ejemplo, tengo a Carles Castillejo, que quedo con él cada año y sigo un plan de preparación. Con mi plan de entrenamiento se aprovechan también unos cuantos que salen conmigo a correr a las 6 de la mañana. Siempre lo mejor es tener entrenador, tener un profesional que nos guíe. Cada año corremos en grupo una maratón. Este año vamos a ir a Valencia, el pasado fuimos a Madrid y también hemos ido a Vitoria, Barcelona, Sevilla. Luego hay algunos más capacitados que están haciendo los ‘Major’…”

“Aparte de lo de valencia, a buen seguro vamos a estar en Logroño a correr la media (tiene una calle bastante interesante para tapear que es Laurel y de ahí no nos movemos en todo el fin de semana), luego estaremos en Moratalaz, que es donde nacimos nosotros (es la más antigua de Madrid), estaremos en la San Silvestre, en la Media de La Latina. También estaremos en el Gran Trail de Peñalara, donde algunos miembros del equipos estaremos como voluntarios apoyando a la carrera.

¿No da miedo este monstruo solidario que es ‘Drinking Runners’?

“Pienso muchas veces que da más trabajo esto de lo que yo llegué a imaginarme. Estar pendiente de las redes sociales y de que todo el mundo mantenga la ilusión en el proyecto, eso cansa, lleva mucho trabajo, pero luego ves lo ilusionadas que están las organizaciones, el Banco de Alimentos. Y luego estamos uniendo deporte y solidaridad, que es algo que por ejemplo a mi, como padre, dejarle el legado a mi hijo es espectacular. Es un monstruo muy trabajoso, pero muy agradecido”.

Escucha la entrevista con Pablo Sánchez Carmenado a partir del minuto 27:40 de los siguientes enlaces:

 

Escucha “T2x01: Kevin López, una lesión inoportuna; Drinking Runners y la solidaridad; Andorra Ultra Trail” en Spreaker.

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad