Un Clásico desde el sofá sin público ni bares

El cierre durante quince días de bares y restaurantes coincide con la fecha del encuentro, el 24 de octubre

Los aficionados deberán conformarse con disfrutar del espectáculo en la intimidad de sus hogares

El Clásico, afectado por el coronavirus
El Clásico, afectado por el coronavirus | EFE

El Govern de la Generalitat aprobó ayer nuevas medidas para luchar contra la pandemia y el sector de la hostelería volvió a ser uno de los más afectados por las restricciones. Bares y restaurantes, desde este jueves por la noche y durante quince días, solo podrán ofrecer comida a domicilio. Se trata de una medida que, de forma indirecta, también tiene su trascendencia para el primer Clásico de la temporada entre Barça y Real Madrid. Por lo menos en lo que a su audiencia se refiere. 

A PUERTA CERRADA

El cierre de bares y restaurantes está previsto hasta final de mes y el partido se juega el sábado 24 de octubre a las cuatro de la tarde, en plena prohibición. LaLiga sigue disputándose a puerta cerrada y el Clásico no será ninguna excepción, por lo que las gradas del Camp Nou estarán vacías, sin socios ni aficionados que den ambiente a uno de los mejores espectáculos deportivos que se celebran en el mundo.

Ante este panorama, eran muchos los seguidores que habían optado por disfrutar del partido en grupo y alrededor de las pantallas de bares o restaurantes. Tras el anuncio de nuevas restricciones impuestas por el Govern, tampoco eso será posible, reduciendo las opciones a la intimidad del hogar. Resumiendo, cada uno en su casa.

SOFÁ Y POCA GENTE

Sin bares ni Camp Nou, el calor del hogar parece la alternativa más viable para gozar del espectáculo que supone un Clásico. Eso sí, es imprescindible estar abonado a Movistar LaLiga, que los próximos días notará un aumento en el número de clientes que, en circunstancias normales, suelen optar por otras formas de ver el partido. Y es que también hay limitación en el número de personas que pueden reunirse en los domicilios particulares.

Aunque es muy difícil controlar que el cumplimiento de esta restricción se cumpla, el máximo de personas permitida en un mismo domicilio es de seis. En definitiva, el primer Clásico de la temporada se celebrará bajo unas condiciones muy distintas de las habituales, sin ambiente en el estadio ni en los bares y sin reuniones con amigos o familiares. El sofá y las palomitas serán el mejor aliado.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil