El 'Experimento Dembélé' no funcionó en el clásico

El extremo francés jugó de delantero centro en la primera parte pero no participó como su equipo necesitaba

Dembélé no supo aprovechar los espacios a la espalda de la defensa del Madrid

Pasan los partidos y a Dembélé es imposible descifrarle. Nunca sabes lo que va a ocurrir cuando el balón le llega a sus pies. Para bien… y para mal. En el clásico ante el Real Madrid, Ronald Koeman optó por colocarle en la punta de ataque y el plan del holandés fracasó debido a la poca movilidad del francés.

Zinedine Zidane planteó un partido donde Casemiro y Nacho saltaban a las marcas de Leo Messi. Con ese movimiento, Dembélé quedaba en solitario con Militao. Los espacios eran inmensos pero el delantero del FC Barcelona no los supo interpretar. Ni una vez buscó bien la espalda del central brasileño, que estuvo muy cómodo durante los primeros 45 minutos de encuentro. Tampoco estuvo fino en la devolución de la pared a sus compañeros, tampoco dio una en ese aspecto. Mala versión la suya en un clásico con el que llegaba con la moral por las nubes tras la dinámica positiva que arrastraba y el gol en el último minuto ante el Valladolid en el recuerdo. 

Ronald Koeman, reacio a cambiar sus planes durante el partido, vio que algo tenía que hacer si quería dar la vuelta al marcador. El cambio afectó a Dembélé, que pasó a la banda derecha. En esa posición, la influencia del francés en el partido aumentó y el Barça lo agradeció. El francés buscó en varias ocasiones el uno contra uno con su compatriota Mendy. Ambos muy veloces, protagonizaron varias jugadas donde el resultado fue equitativo entre ambos. Aún así, las jugadas ofensivas de Dembélé no ayudaron a que el Barça le pudiera dar la vuelta en el marcador y Koeman decidió cambiarle cuando restaban diez minutos para el final del partido.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil