¿Cómo limpiar y engrasar una bicicleta?

¿Cómo limpiar y engrasar una bicicleta?

Compartir
limpiar y engrasar la bicicleta: consejos básicos

La limpieza de la bicicleta forma parte indispensable del proceso de mantenimiento de cualquier tipo de velocípedo. Limpiar la bicicleta y engrasarla es una de las tareas rutinarias de mantenimiento que genera más pereza entre los ciclistas aficionados y que, por desgracia, acostumbramos a dejar siempre para más adelante.

Lo primero que nos viene a la cabeza cuando nos paramos a pensar en lavar una bici es que para limpiar y engrasar una bicicleta de montaña o de carretera puede ser suficiente con aplicar un poco de agua a presión al cuadro y a los piñones. Grave error. El correcto mantenimiento de una bicicleta va bastante más allá y si queremos alargar la vida útil de la bicicleta, de la cadena y de todos sus componentes será indispensable seguir unos consejos básicos de limpieza y mantenimiento. Con la intención de acompañaros en todo vuestro proceso de limpieza os dejamos con un video y un recopilatorio de indicaciones para que podáis seguirlas de forma ordenada.

Recordad: Una bicicleta limpia es siempre una bicicleta más rápida y más fiable.

 

Material necesario

Para limpiar la bicicleta no hay ninguna ley escrita, por lo que cada maestrillo tiene su librillo y sus propias técnicas de limpieza. Lo que sí resulta indispensable para no empezar la casa por el tejado es tener a mano el material necesario que vamos necesitar durante todo el proceso.

Limpiar la bicicleta se convierte en todo un arte

Evidentemente no todo de la lista es indispensable y si os falta algún producto no os echéis las manos a la cabeza. Estos son los productos de limpieza necesarios y recomendables para que podáis hacer un buen mantenimiento a vuestra bici. La lista es idéntica tanto para bicicleta de carretera como MTB

  • Cubo con agua: Un cubo grande con agua limpia será de gran ayuda durante todo el proceso.
  • Jabón: El jabón nos ayudará a limpiar partes llenas de grasa del cuadro y de los componentes. Se podría sustituir el jabón por otros productos de limpieza universal. Siempre que estos no sean demasiado agresivos para nuestro cuadro y nuestra pintura.
  • Trapos: Trapos usados o cualquier camiseta de algodón vieja puede servirnos para quitar la grasa y limpiar los pequeños detalles.
  • Esponjas: Utilizar unas esponjas grandes no permitirá ir más rápidos y ser más efectivos en el lavado. Las esponjas ideales son las que se utilizan para limpiar vehículos de grandes dimensiones. La podéis encontrar en cualquier tienda o bazar y su precio acostumbra a ser inferior al euro.
  • Guantes de látex: Interesante recomendación para aquellos más finos. La bicicleta acumula bastante más suciedad de la que puede parecer y unos guantes de látex nos van a proteger las manos de la grasa y de los elementos más agresivos como el desengrasante.
  • Cepillo: El cepillo nos va a permitir llegar a sitios más escondidos y de difícil acceso. El cepillo puede ser incluso un cepillo de dientes viejo normal y corriente.
  • Desengrasante: El desengrasante o limpia cadenas será clave para eliminar la grasa y volver a disponer de una cadena y de un sistema de transmisión fino y limpio.
  • Aceite lubricante para bicicleta: Lubricante en forma de spray o líquido para aplicar a la transmisión y a la cadena una vez tengamos limpio todo el grupo.
  • Cera lubricante: Actualmente hay muchas personas que prefieren el uso de cera lubricante en lugar del clásico aceite.
  • Trípode o soporte: La verdad es que para limpiar la bicicleta de forma cómoda nos será de gran utilidad un trípode o soporte. Nuestra espalda lo va a agradecer y no tendremos que cargar con el peso de la bicicleta. El soporte nos servirá también para otros procesos de mantenimiento rutinario.

*El material descrito puede parecer mucho, pero os aseguro que no es tanto y que su precio a excepción del trípode es realmente bajo. Además la mayoría de productos son reutilizables y se pueden utilizar en más de un lavado.

Si tienes que comprar alguno o algunos de los productos anteriormente descritos te dejamos con algunas de las mejores ofertas de todo el mercado:

Limpiar la bicicleta y engrasarla: Consejos prácticos básicos

No es obligatorio pero los consejos que vienen a continuación os van a hacer la vida muchos más fácil. Si lo seguís os aseguro que se convertirán en una rutina de cualquier lavado.

  • Quitar siempre las ruedas: Trabajar sin ruedas os resultará mucho más cómodo y será más fácil llegar a todo el cuadro y a la zona de las vainas.
  • Limpiar de arriba hacia abajo: Siempre debemos realizar un lavado de arriba hacia abajo. Con ello conseguiremos evitar que la suciedad de las partes superiores caiga encima de partes ya limpias.
Quitar las ruedas siempre nos permite tener más maniobrabilidad.
  • No utilizar agua a presión ni Karcher: Intentar recurrir el mínimo posible al agua a presión y a las famosas Karchers. El agua a presión es peligrosa para algunos componentes de la bicicleta y acudiremos al agua a presión únicamente en casos de mucho barro o suciedad. Despediros de la costumbre de limpiar las bicicletas en las gasolineras.
  • Poner énfasis en la limpieza de las pastillas y de la pista de frenado: tener las pastillas de freno y la pista de frenado limpia es clave para tener una buena calidad de frenado. Los pequeños detalles marcan la diferencia.

Limpieza del cuadro y componentes

Empezaremos siempre por limpiar el cuadro y los componentes más grandes. Como habéis podido ver anteriormente para no tener que repetir el trabajo es muy importante hacer siempre una limpieza de arriba hacia abajo.

El cuadro es una parte poco delicada, con lo que en este sentido podremos ir rápidos y sin miedo. Agua, jabón y un par de esponjas serán nuestros grandes aliados en esta fase.

Una vez hecho el cuadro, centraremos nuestra atención en los componentes y en los pequeños detalles. Puentes de freno, pastillas de freno, manetas de cambio, cinta del manillar, bielas o pedales son un buen ejemplo de componentes que con el tiempo llegan a acumular bastante suciedad.

En esta primera fase no es necesario que limpiemos todavía nada del sistema de transmisión. La cadena, los piñones y los platos los dejaremos para más adelante.

Limpieza de cadena y transmisión

Una vez tengamos impregnada la bicicleta en una mezcla entre jabón y agua podremos empezar a limpiar todo el sistema de transmisión: Cadena, platos, desviador y cambio trasero.

En esta fase entrarán en acción el desengrasante, el cepillo y los trapos. Una fase en la que muchos ciclistas son partidarios de aplicar directamente el desengrasante a la transmisión y a la cadena. Una técnica de la que no soy muy partidario y que siempre trato de evitar.

Limpiar la cadena y la transmisión periódicamente es fundamental para un buen mantenimiento

Para evitar poner exceso de desengrasante a la cadena o a toda la bicicleta será mejor aplicar el producto de limpieza encima de un trapo o un cepillo. Así seremos más finos y tendremos más cura de toda la transmisión. Con el trapo o el cepillo lleno de producto ya podremos desengrasar la cadena perfectamente y sin miedo.

Es probable que algunos compañeros ciclistas os hayan comentado la posibilidad de limpiar la cadena de la bici con KH7. Una opción no muy recomendable para bicicleta de alta gama ya que el producto es bastante agresivo. Siempre será recomendable utilizar productos específicos para bicicleta.

Aclarado y limpieza de ruedas

En cuanto al cuadro de la bicicleta solo nos quedará por aclarar toda la bicicleta con agua limpia y eliminar el jabón y la suciedad acumulada.

Una esponja nueva y limpia siempre será bienvenida en esta fase de aclarado. Es importante evitar aclarar la bicicleta con agua a presión. El agua a presión tal y como hemos comentado anteriormente no es nada beneficiosa para nuestra bicicleta. El agua puede adentrarse en zonas delicadas como la caja de pedalier, o en los diferentes rodamientos de la bicicleta.

Para la parte final nos quedará limpiar las ruedas. Una parte realmente sucia y que aunque no lo parezca acumula bastante suciedad. Para hacerlo podemos utilizar una esponja o trapo ya utilizado. Es importante eliminar la suciedad acumulada en los muelles de las tancas de ambas ruedas y revisar que la pista de frenado quede perfectamente limpia.

Es importante dedicar unos segundos a limpiar la pista de frenado.

En cuanto a la rueda trasera y, por lo tanto, el  cassette o piñonera es clave evitar echar agua en el interior del núcleo de la rueda. Si el agua penetra en el interior del buje es probable que nos carguemos los rodamientos. El desengrasante y el agua utilizada para aclarar deben aplicar-se siempre con la rueda y los piñones perpendiculares al suelo.

Engrasar cadena

Con la bicicleta y los componentes limpios y el sistema de transmisión y la cadena desengrasada solo nos queda volver a lubricar la transmisión.

Grasa o aceite lubricante vs Cera

Para engrasar la cadena existen diferentes opciones y productos. La primera y más clásica es la de aplicar grasa para cadena o aceite lubricante. Ciertamente una buena opción especialmente en meses de invierno y de lluvia donde la cadena y toda la transmisión tienden a sufrir más. El aceite o la grasa mantienen la cadena lubricada mucho tiempo, pero por contrapartida son más agresivos y acumulan más suciedad y grasa con el tiempo. El mantenimiento con este tipo de productos tiene que ser más frecuente.

La cera lubricante parece haber ganado la partida al aceite y a la grasa.

La otra opción y la que actualmente está ganando por goleada a la anterior, es la de aplicar cera lubricante a la cadena. La cera para cadena es más limpia y acumula menos partículas que el aceite. Además el mantenimiento no se tiene que hacerse en cada salida y la aplicación es rápida y muy precisa. La cera ofrece una máxima duración y protección a nuestro sistema de transmisión. Es importante aplicar la cera siempre con la cadena seca.

Puedes comprar cera lubricante para cadena aprovechando esta oferta de Amazon. Uno de los mejores lubricantes del mercado.

Compartir

Te puede interesar...

2 Comentarios

    • Buenos dias Mauricio. Lo único que tienes que vigilar es con el agua a presión. Que no se meta dentro del engranaje de la suspensión. Es importante que te asegures guardar la bicicleta cuando este totalmente seca, evitaras que se oxiden ciertos elementos.

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad