Brooks Adrenaline GTS 22

Publicidad

Analizamos Brooks Adrenaline GTS 22 una zapatilla de running para entrenamiento diario con gran amortiguación, pero también con control de la estabilidad en la pisada. Dicho así, casi sonando con sencillez, a pesar de ser una de las mejores opciones del mercado, en general, y estar en el top de la marca americana en particular.

Brooks trabaja desde hace tiempo en control de la pisada utilizando la tecnología GuideRails. El “apellido” GTS (Go to Support) es indicativo de que incorpora esta tecnología y va muy bien para personas que, por ejemplo, pronan en exceso.

Publicidad

La amortiguación es algo que cuida mucho este modelo. Está pensado para soportar todo tipo de entrenamientos, principalmente por superficies duras como el asfalto o las aceras. Por eso quienes buscan una pisada suave y con la fiabilidad de una buena estabilidad les interesará seguir leyendo.

Quizás a primera vista pueda parecer una zapatilla tosca, e incluso pesada, pero nada más lejos de eso: la nueva Adrenaline sigue la misma estela de sus últimas entregas, donde se ha vuelto más ágil y, sobre todo, más ligera, ya moviéndose claramente bajo los 300g de peso (el acabado de hombre está en 289g, mientras que el de mujer se queda en 258g).

Publicidad

El material destacado que veremos en Adrenaline GTS 22 es DNA LOFT. Además de tener un tacto suave, es el responsable de esa alta amortiguación, pero también de una característica excepcional: se adapta de manera única a cada persona según sea su manera de correr. Sorprendente si no se conoce la tecnología DNA, pero para eso estamos aquí, para explicarlo todo.

Análisis técnico Brooks Adrenaline GTS 22


MEDIASUELA

La mediasuela de Brooks Adrenaline GTS 22 está construida en su totalidad con material DNA LOFT. Ya hemos dicho que es muy amortiguado y además, la sensación que devuelve es la de la suavidad al correr. Esto es importante, porque siendo una zapatilla de entrenamiento diario, lo suyo es que sea cómoda de usar ya que le van a caer muchos kilómetros en los pies de corredores y corredoras.

El compuesto DNA en realidad es un polímero con propiedades no-newtonianas. ¿Qué significa esto aplicado al correr? Pues que cada vez que golpeamos el suelo durante la carrera, ejercemos presión sobre la mediasuela y ésta ha de responder a esa presión amortiguando el golpe. Hasta ahí está claro. La cosa es que el material DNA de Brooks es capaz de responder de diferente manera según quien lo utilice e, incluso, también de diferente manera si una misma persona va más rápida o va más lenta.

Publicidad

La forma como lo hace es que cuando el impacto es más suave (por ejemplo, cuando se va lento), el material responde de manera más blanda, que va bien para absorber ese impacto. En cambio, cuando se va más rápido, el impacto es más violento (si se puede decir así), por lo que entonces, el mismo material responde de manera más firme, cosa que va a venir mejor, en este caso, que si se comportara igual de blando.

El acabado o variante LOFT, es una modificación del polímero usado en DNA. Brooks le da un punto más de suavidad que por ejemplo DNA Flash (presente en zapas pensadas para ir muy rápido como Brooks Hyperion Elite o Hyperion Tempo) o DNA AMP (que vemos en modelos como Levitate).

La conclusión es que el material es capaz de adaptarse de manera dinámica a la marcha de cada corredor o corredora y devolver en cada momento un tipo de amortiguación más blanda o más firme.

Nos vamos al sistema de soporte que en esta Adrenaline GTS 22 que está pensado para alinear el cuerpo y mantener una pisada más estable. La idea del invento es la de mantener una rotación natural y limitar un exceso de movimiento que derive en inestabilidad al correr. Sería lo que les pasa a quienes tienen problemas con la pronación y de ahí la ayuda de GuideRails.

Su principal trabajo está en mantener alineado al eje tobillo/rodilla, principal contratiempo de quienes no tienen una pisada estable. Una manera bien visual de localizar parte de esta estructura (decir que hecha con el mismo material DNA LOFT ya que ocupa el 100% de la mediasuela) es mirar por debajo del tobillo en ambos lados de la mediasuela. Es apreciable más material en esta zona que encapsula al pie y lo guía controlando el posible exceso de movimiento.

En la parte externa del talón, anteriormente era muy visible Segmented Crash Pad que, junto con la suela, hacía el trabajo de que el primer impacto no fuera tan brusco. No es que ya no esté, pero no está tan marcado y quien sí mantiene casi al 100% su función es la parte de la suela.

A todo esto, el drop, la diferencia de altura entre la parte del talón y la del antepie, se sigue manteniendo en los 12mm. Un estándar en zapatillas de entrenamiento diario, pero que cada vez vemos menos incluso en este tipo de modelos.

SUELA


Si la suela anterior se había modificado poco, la nueva de esta Adrenaline GTS 22 tampoco incorpora ningún cambio radical. Al revés, mantiene el patrón de un diseño que le funciona muy bien, pero perfeccionando cosillas, muy difíciles de ver a simple vista.

Sobre la misma base de la suela, Brooks ha pulido algún área para ganar en flexibilidad. Como decíamos, utiliza el mismo patrón que en Adrenaline GTS 21 a la hora de distribuir el caucho, pero ahora, las conexiones entre “islas” de goma sólida tienen huecos que van a facilitar la elasticidad del material a la hora de doblarse al correr.

Por ejemplo, el borde exterior del talón tiene la misma goma sólida para evitar el desgaste producido por el roce (esta es una zona muy sufrida en todas las zapatillas de running), por lo que vemos también las mismas 9 puntas de caucho que entonces… La gran diferencia está en que en segunda línea: Brooks ha eliminado tres milímetros de goma, creando una pequeña franja libre de material y es por ahí por donde ese nuevo Crash Pad va a facilitar su deformación y ganar así en suavidad a la hora de impactar contra el suelo al correr.

Y lo que es el talón mismo siguen teniendo forma de herradura. En él es visible el tremendo corte que le provoca una enorme franja longitudinal que se encargará de guiar la pisada desde la misma entrada al impactar con el talón. SI seguimos la forma, vemos que viaja desde la cara interior del talón, cruzando en diagonal hasta la puntera para buscar allí la cara exterior, justo bajo el dedo meñique.

En lo que se refiere al material, Brooks sigue jugando con un caucho con dos durezas diferentes: El más duro y resistente para la zona del talón, y el más blando y adherente, para la zona de mayor tracción: bajo los metatarsos y los dedos.

UPPER


El upper de Brooks Adrenaline GTS 22 es la parte que visualmente más cambia respecto a su predecesora. “Visualmente” porque es cierto que hay cambios en la malla, en las inserciones de refuerzo 3D Fit Print… pero en esencia hacen la misma función.

Si comenzamos por la malla, hay que decir que es extraordinariamente confortable al tacto. Tiene una doble capa donde la interior, la que está en contacto directo con el pie, es muy suave al tacto. Incluso en la puntera, lugar a donde a veces no llegan estos acabados pero que, al introducir la mano para comprobarlo, ves que en esta Adrenaline GTS 22 sí. Y no solo eso, el refuerzo de la puntera (también interior) se deforma fácilmente con la presión de los dedos, lo que es muy buena señal de que no van a sufrir por el roce.

Precisamente es en la zona de los dedos donde encontramos los agujeros de ventilación más grandes, mientras que, en el mediopie, donde hace más falta la sujeción, no existen de este tipo. En el lateral todo el espacio está prácticamente copado por 3D Fit Print, que son unas inserciones de poliuretano (PU) a modo de refuerzo. Para paliar esto, la marca americana dispone todas con agujeros en el medio para que algo sí transpire esta parte, sin dejar de sujetar.

Así, las inserciones de PU están colocadas estratégicamente para formar una estructura más sólida que abrace y sujete al pie. Estas inserciones son tan discretas que, desde cierta distancia, parece que están pintadas.

Otro elemento que vuelve a cambiar es la cordonera. Como si fuera una especie de evolución, en la versión 20 eran cordones redondos, en la versión 21 semiplanos, y en esta nueva Adrenaline GTS 22 ya son completamente planos. No sabemos qué está moviendo a Brooks a ir probando diferente lazada en las tres últimas entregas, pero sí que éstos no se van a mover del sitio, que están pasados por seis ojales dejando libre un séptimo para quien quiera apretar más, y que cruzan la lengüeta, algo innecesario porque no necesita que la sujeten porque ya está unida al cuerpo de la zapatilla por dentro. Dicha lengüeta es gruesa y muy acolchada, como el resto de la cazoleta. Y además con un tejido muy suave al tacto.

Ya en el interior, la gruesa plantilla está fabricada con una espuma que, a su vez, descansa sobre otra de 2mm de grosor y que hace de frontera cómoda entre el pie y el material DNA LOFT de debajo.

El talón dispone de un contrafuerte muy estructurado que va a contener al pie, sobre todo al impactar de primeras contra el suelo y posteriormente, durante la transición de la pisada. Aquí encontramos la tercera tira reflectante, ladeada por el canto exterior. Es la tercera porque en la puntera hay dos más, una tocando al dedo gordo y la otra, al meñique.

Resumen y Precio

Brooks Adrenaline GTS 22 es una zapatilla de entrenamiento diario muy amortiguada y que gestiona muy bien el control de la estabilidad. Proporciona soporte en la pisada, cosa que va a ir de lujo para corredores y corredoras que han de luchar contra un exceso de pronación al correr. Más aún si buscan acumular kilómetros sin problemas, ya sea entrenando, preparando una media maratón o una maratón, o que, incluso el día de la carrera quieran, ir cómodos y amortiguados.

Para esa alta y suave amortiguación en el día a día, se va a encargar el material DNA LOFT, mientras que la tecnología GuideRails será la responsable de un soporte añadido. El drop aquí es de 12mm. Por debajo de todo ello, en la suela, encontramos dos tipos de caucho: uno más duro y resistente en la zona del talón, mientras que en el antepie lo que hay es el mismo tipo de caucho, pero en una mezcla más blanda buscando en esa zona mucha adherencia que favorezca la tracción. Por arriba, en el corte superior, Brooks se ha esforzado en una malla que sea ante todo cómoda, pero sin dejar de lado sus funciones de ligereza, transpirabilidad y sujeción.

Brooks Adrenaline GTS 22 va a ir bien a corredores y corredoras de cualquier tipo de peso, pero especialmente a quienes tengan un peso medio o alto, gracias  a su estructura, amortiguación y soporte. Hablando de peso, el de la zapa es de 289g en el acabado de hombre y de 258g en el de mujer.

Los ritmos a los que utilizar estas zapatillas son los típicos de rodajes pensados para correr cómodamente y acumular kilómetros, por lo que no tiene sentido utilizarlas con ritmos cercanos a 4’ el mil o incluso por debajo de eso. Al contrario, esta zapa es una buena opción a partir de 4’15”, 4’30”, 5’, 5’30” incluso más para arriba, ya que lo que importa es entrenar y acabar bien para la siguiente sesión. Para ir rápido, la misma Brooks ya dispone de otros modelos más ágiles, como la zapatilla mixta que es Brooks Hyperion Tempo, o ya no digamos el modelo de competición con placa de fibra de carbono que es Brooks Hyperion Elite.

El precio oficial de Brooks Adrenaline GTS 22 es de 150€.

Publicidad
Comparte
Publicado por
Josep Gil
Publicidad