Pjanic gana la partida (por ahora) a Nico

Pjanic gana la partida (por ahora) a Nico

Así fue el partido de Pjanic contra la Juventus | SPORT.es

El bosnio, salvo sorpresa, formará parte de la plantilla de Xavi y será el relevo natural de Busquets en el pivote

El gallego, a punto de sellar su salida al Valencia, sale en busca de minutos y con la idea de volver y 'recuperar' lo que, a priori, es suyo

Nico se va y Pjanic se queda. Ese vendría a ser el resumen sin paños calientes. El canterano ha decidido salir en busca de unos minutos y un protagonismo que percibe que no va a tener en el Barça. Triste, pero se ha visto obligado a tomar una decisión tan complicada a su corta edad. Por su lado, el bosnio ha logrado lo que nadie esperaba que fuera a conseguir: convencer a Xavi y ganarse un puesto en una plantilla con un listón y un nivel muy superior a los de la temporada pasada.

Previo ajuste de salario, Miralem será el relevo natural de Busquets la próxima temporada. Está motivado (se le ha notado a lo largo de todas estas semanas) y cree que puede ser de utilidad. Xavi también lo piensa, obvio. Es consciente el de Terrassa que no puede exprimir a 'Busi' como se viene haciendo los últimos años. Cumplirá 35 este próximo curso, hay un exigente Mundial de por medio. La campaña se prevé muy dura y necesita a alguien de su máxima confianza para una demarcación tan específica. Y ese será Pjanic.

OVERBOOKING

Con la permanencia del balcánico y la posible de Frenkie de Jong, más una hipotética llegada de Bernardo Silva, la situación se ponía muy peliaguda para Nico. El gallego buscará crecer y madurar fuera del Camp Nou para, más pronto que tarde, poder coger las riendas del pivote azulgrana en el futuro. De momento, el técnico vallesano apuesta por la experiencia y el temple de un Miralem que, como comentábamos ha sorprendido.

PJANIC EMPEZÓ CON MAL PIE

No debería ser así, puesto que no hay que olvidar que apenas hace seis años era el ancla y uno de los buques insignia de una Juventus que llegó a la final de la Champions. Y hace tan solo dos años y medio cuajaba una gran temporada con la 'Vecchia Signora': 43 partidos oficiales, tres goles y ocho asistencias. Titular indiscutible de un equipo que levantó la Serie A. Pero su aterrizaje en Barcelona, con aquella aura extraña con el intercambio por Arthur para cuadrar cuentas, no fue el mejor. Empezó con mal pie y Koeman no tardó en defenestrarlo. Le costó coger la forma, enlazó lesiones. Tanto, que el curso pasado el técnico neerlandés no lo quiso ver. Y se marchó al Besiktas porque el mercado estaba cerrado y no le quedaba alternativa.

En cualquier caso, empieza una nueva vida en Barcelona para él. Un 'reset' necesario de la mano de Xavi. Veremos de lo que es capaz...