La cara 'B' de Antoine Griezmann

El atacante francés brilló más en tareas defensivas que ofensivas en el Ciutat de València

"Todo este sacrificio es gracias al 'Cholo', él me lo enseñó"

Griezmann: Nos entenderemos mejor conforme más minutos juguemos | @MovistarFutbol

De cualquier partido se pueden extraer cosas. Incluso de un descalabro de la magnitud del que sufrió el Barça ayer en Valencia. Hasta cosas positivas. Una de ellas nos la dejó una figura que quizás está brillando más en aspectos que no esperábamos que por lo que realmente se le fichó. Hablamos de Antoine Griezmann.

El francés realizó un despliegue defensivo en los primeros 45 minutos frente al Levante bastante encomiable. Ubicada en esa banda izquierda en la que tan poco cómodo se le ve atacando, el galo fue el ‘responsable’ de cubrir las espaldas a un Nélson Semedo que estuvo muy incisivo durante ese primer tiempo en el Ciutat de València. El lateral portugués volvió a jugar a pierna cambiada (Valverde demostró una vez más su poca o nula confianza en Junior Firpo, que finalmente se quedó fuera de la lista) y lo cierto es que cumplió bastante bien. Fue de lo poco salvable de un Barça insulso y rácano una vez más. Pero a lo que íbamos. Antoine se convirtió, por así decirlo, en el ‘tutor legal’ del luso. En más de cinco ocasiones se vio al ex del Atlético pisar su propia área en tareas defensivas.

SACRIFICIO DEFENSIVO CONSTANTE

No solo eso, sino que el francés fue providencial sin ir más lejos taponando un disparo de Borja Mayoral que iba camino de convertirse en el 1-0 cuando apenas llevábamos 20 minutos de partido. El francés demostró tener totalmente interiorizado ese ‘sacrificio’ defensivo que para él es algo que viene con el sueldo y que hace de forma instintiva casi ya. Valverde, sabedor de ello, le dio rienda suelta a Semedo para buscar esas internadas (en una de ellas llegó la acción del penalti que acabó transformando Messi, por cierto) que en la segunda parte, todo sea dicho, se diluyeron totalmente, como el ánimo del equipo.

Antoine fue el único futbolista de la primera plantilla que atendió a televisiones y radios en zona mixta tras el encuentro. Con cara amarga, como es lógico tras el varapalo que acababa de sufrir, estuvo parco en sus respuestas y asumió el mal partido de los suyos. Tan solo dibujó una media sonrisa cuando se le preguntó, precisamente, por ese sacrificio defensivo del que había hecho gala: “Eso es gracias al Cholo, fue él quien me enseñó todo eso. Estoy aquí para ayudar al equipo, sea en defensa o en ataque”.

UNA SITUACIÓN PARA REFLEXIONAR

No era nada raro ver también al francés metiéndose atrás como un defensa más en el Atlético, un trabajo que el técnico argentino le inculcó y logró interiorizarle y que ahora vemos cómo lleva a la práctica con total naturalidad. La pregunta es: ¿Qué tan positivo es que destaquemos más el trabajo defensivo que el ofensivo de Griezmann? Está claro que todavía no se ha soltado la melena en el Barça. Y no lo decimos, obviamente, por esa larga cabellera rubia que exhibe.

En el costado izquierdo no está cómodo, no entra en juego, y parece que está más pendiente de cubrir las subidas del lateral que de asociarse con sus compañeros del tridente. Tras la lesión de Suárez, el galo pasó a la banda derecha y Messi se ubicó como falsa referencia en el eje del ataque. Fueron los mejores minutos del Barça. Lástima que luego llegó el descanso y todo se desmoronó…

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil