La carrera está mal medida o mi reloj gps me la juega en cada curva.

Tras cruzar la línea de meta de una de las miles de carreras populares que se celebran cada domingo, un corredor popular se sorprende al mirar su reloj-gps y ver que la distancia marcada no se corresponde con la “oficial” de la carrera, y a grito pelado suelta las famosa frase “esta carrera está mal medida”, más fácil de digerir que pensar: “no puede ser que me haya gastado 400 euros en un cacharro que mide mal“. Al miércoles siguiente, el día de “calidad” por excelencia en cualquier plan de entrenamiento, ese mismo corredor termina cada una de sus series en la de pista de atletismo con el aliento justo para soltar  “este gps falla más que una escopeta de feria” o “el garmin mide lo que le sale de los huevos”. Los GPS y los organizadores de carrera son el “puching ball” de los corredores.

Carreras mal medidas, metros de más en una maratón y relojes gps que marcan recorridos atravesando edificios, sobre todo esto intentaremos dar algo de luz en este artículo, explicando brevemente el procedimiento seguido por los organizadores para medir el recorrido de la mayoría de carreras y detallando cuales son las situaciones en las que todos los reloj-pgs  darán errores de medida.

Medición y homologación de carreras: “Distancia mínima posible”

Si tenéis que dudar entre la exactitud de una carrera y la de vuestro reloj-gps, dudad siempre de este último. Las carreras, por norma general, están medidas siguiendo un procedimiento estandarizado (protocolo AIMS) y las más importantes (en las que la marca que hagamos será oficial) estarán certificadas por jueces nacionales (incluso internacionales). Sin entrar mucho en detalle, los recorridos homologados se miden siempre siguiendo el criterio de “Distancia Mínima Posible“, es decir, una vez diseñado y definido el recorrido en un mapa, a la hora de medirlo (y pintar la famosa línea en el asfalto), se sigue siempre el trazado más corto posible en línea recta y tomando el carril interior en cada curva, respetando una distancia de 30 cm a la acera o bordillo. El procedimiento de medición se realiza mediante “contadores jones” instalados en una bicicleta, de funcionamiento similar al de un cuentakilómetros tradicional. Este contador se calibra antes y después de cada medición en un trazado de 500 metros medido con cinta métrica. En este enlace tenéis un ejemplo de un informe de homologación de un 10k donde veréis el procedimiento completo y su minuciosidad.

En resumen, la medición y colocación de los puntos kilométricos debe garantizar que ningún corredor realice una distancia menor a la homologada, por ello, los puntos donde los corredores pueden recortar metros deben estar correctamente balizados. En la práctica es imposible seguir la línea marcada en el suelo en todo momento, de forma que cada vez que la abandonemos al dar una curva por el exterior,  recoger un avituallamiento o al zigzaguear para adelantar a otros corredores estaremos saliéndonos de la “cuerda” imaginaria que une el circuito y añadiendo metros a la distancia medida por la organización.

A esos metros de más por abandonar el trazado “mínimo” marcado tendremos que sumarle los que son consecuencia de errores de medida asociados a nuestro gps, y que explicaremos a continuación, dando como resultado que cada carrera que registre nuestro gps deberá medir más que la distancia marcada. La regla “universal” es que nuestro reloj-gps debe marcar entre 75 y 150 metros por cada 10km de carrera. En circuitos más largos, donde solemos aumentar la frecuencia de los avituallamientos (abandonamos más veces el trazado mínimo) o en carreras con un mayor número de curvas, el parámetro anterior puede llegar sin problemas a 200 metros por cada 10 kilómetros. Como ejemplo de la regla anterior os dejamos las distancias registradas por los usuarios de Polar en la Maratón de Valencia 2015, con casi todos los registros situados en torno a los 43,1 km (900 metros más que los teóricos 42.195 m).

Una vez sabemos que la medición de las carreras se realiza garantizando la mínima distancia y que no siempre es posible seguir la línea que marca ese recorrido mínimo, si en una carrera nuestro gps marca prácticamente la distancia oficial de la carrera, las posibles explicaciones se reducen a:

  1. Un circuito sin curvas, muy al estilo del recorrido de una de las maratones más aburridas (y dura mentalmente) del mundo (Dubai).

    Circuito maratón de Dubai

  2. La carrera se ha medido mal, unos pocos metros, 100-125, pero se ha quedado corta. Lo más habitual es que se haya movido a última hora la meta o la llegada por error o que un cruce se haya balizado mal, pero también hay casos donde se ajusta el circuito a propósito para que la gente crea que en esa carrera es más fácil hacer marca.
  3. Tu gps ha decidido recortar y, tras sincronizar la carrera, veremos que el track generado es “irreal” y atraviesa aceras, rotondas o edificios.
  4. Quien recorta no es tu GPS y, aunque te avergüence (debería), has cometido alguno de los pecados capitales del “runner de mierda”, que por arañar unos segundos al crono eres capaz de subirte a todas las aceras o  atravesar rotondas en línea recta.

Visto lo anterior, puede que aún sigamos confiando más en nuestro gps que en los señores que marcaron el circuito montados en una bicicleta, pero si seguís leyendo no os quedará más remedio que admitir que no hay relojes GPS perfectos.

La precisión en los relojes-gps: entendiendo los errores más comunes.

Una vez que tenemos claro porque nuestro gps mide de más (o debería) cuando participamos en una carrera homologada, ahora toca lo más difícil, entender y asimilar los errores de medición más habituales en un reloj-gps. Al principio puede sentar mal saber que has comprado el que supuestamente es el mejor reloj-gps del mercado y que a las primeras de cambio el track que generé sea más el de Spiderman que el de un corredor.

El funcionamiento básico de un reloj GPS (sistema global de posicionamiento por satélite) es bastante sencillo y muy exacto, menos de 2 cm de error. El reloj recibe la señal de baja potencia de tres satélites con posición conocida con los que es posible determinar nuestra posición exacta (y de un cuarto satélite para determinar nuestra altura). El primer concepto importante a tener en cuenta es que la señal es de baja potencia, a diferencia de otras señales como el WIFI o el 3G móvil, no atraviesa muros, por lo que sólo podremos recibirla en exterior o si nos situamos cerca de alguna abertura (ventana de un edificio o similar).

Antes de iniciar la grabación de un modo deportivo, el reloj comenzará a detectar la señal de los satélites disponibles (o de los almacenados en la configuración del propio reloj), y cuando sea lo suficientemente “potente” nos avisará para iniciar la actividad deportiva. Una vez iniciado el cronómetro, nuestro reloj irá almacenando los datos de nuestra posición cada cierto tiempo (un segundo, 6 seg, un minuto …). Cada posición se corresponde a un punto de dos coordenadas WGS84 (latitud y longitud en decimales) que se unirán gráficamente mediante una línea recta para formar el track o recorrido que estamos realizando, la suma de cada uno de los tramos que unen todos los puntos determinará la distancia total recorrida. Si el reloj-gps pierde la señal por un instante y deja de registrar la posición, el último punto registrado se unirá directamente con el primer punto tras volver a encontrar señal, independientemente del trazado real que hayamos realizado.

Visto el funcionamiento básico de un reloj-gps, podemos ya entrever los tres factores más importantes que determinarán la precisión del trazado registrado:

  • La adquisición de señal: el chip gps del reloj, el software que lo implementa y, en mayor medida, la antena que recibe la señal (el tamaño aquí sí que importa), son determinantes para una correcta y continua recepción de la señal de posicionamiento. Actualmente, y en condiciones favorables (trazados rectos y al aire libre), hay muy pocas diferencias entre la distancia registrada por un reloj-gps barato y otro mucho más caro, pero cuando las situaciones se complican, entornos arbolados o trazados con numerosas curvas, las diferencias de precisión son más importantes (aunque no abismales).
Colocación de la antena GPS en distintos modelos de reloj.
  • La frecuencia de registro: cada cuántos segundos registra el reloj nuestra posición es determinante para que el recorrido final se asemeje al que realmente hayamos hecho, sobre todo cuando el trazado tiene cambios de dirección constantes o curvas, que como ya hemos comentado, el reloj-gps siempre recreará uniendo en línea recta los puntos registrados. Un mayor frecuencia de registro conlleva una reducción del error de medida, pero por contra requiere un mayor consumo de batería (más tiempo funcionando la antena gps) y una mayor capacidad de almacenamiento, por lo que sólo suele verse en relojes de gama media-alta o de modelos de triatlón.
Archivos generados por dos relojes gps distintos donde se ve la distinta frecuencia de grabación de cada uno de ellos.
  • Número de satélites disponibles: La red de satélites más usada es la denominada “GPS”, propiedad del Departamento de Defensa de los Estados Unidos y constituida por 24 satélites. Algunos relojes, sobre todo la gama de montaña, también se pueden conectar a la red de la Federación Rusa, GLONASS, con 24 satélites operativos, aumentando así la probabilidad de encontrar siempre señal.  En el uso diario no se llega a ver una mejora de la precisión significativa aunque sí que mejorará la respuesta del reloj en zonas concretas de la tierra donde la cobertura de la red GPS sea menor.
  • Combinación de satélites de ese día: Cada vez que salimos a correr nuestro gps utilizará la señal de los satélites disponibles (visibles), no siendo siempre la misma combinación ni estando siempre en la misma posición (debido a su movimiento orbital). Esta circunstancia hace que haya diferencias de precisión en función de la combinación de satélites disponible en un cierto momento para un lugar concreto, y que ésta mejore, o empeore, tras un par de horas. En resumen, tenemos que tener claro que las medidas de reloj-gps cualquiera para un mismo trayecto pueden variar de un día a otro por lo comentado anteriormente. Si queréis saber más sobre el “PDOP” (Positional Dilution of Precision), en este enlace tenéis una aplicación para saber cuando tendremos la mejor combinación de satélites para una ubicación concreta.

Tenemos claro el funcionamiento de los relojes: la señal gps nos da la posición y la distancia recorrida (y el ritmo) se calcula uniendo, mediante líneas rectas, esos puntos. También sabemos que los parámetros más influyentes son la antena del GPS y la frecuencia de registro, y, en menor medida, la combinación de satélites de ese día y la disponibilidad del GLONASS. Ahora entraremos en la parte más interesante, analizar con ejemplos qué otras variables hacen que la distancia registrada por los relojes gps se parezca poco a la realidad y como una buena antena o el registro por segundo no siempre pueden mejorar esos errores:

Error 1: Mi reloj-gps y las prisas por empezar.

La mayoría de errores en todos los gps que he probado suelen ocurrir en el primer kilómetro registrado. En parte porque suele ser el tramo con edificios que nos lleva al parque o zona abierta para entrenar y, por otro lado, por las prisas de los relojes para avisar de que ya tienen disponible señal GPS. Casi todos los relojes nos avisan cuando se alcanza el 100% de recepción de la señal de GPS, es decir, cuando han localizado los satélites que enviarán la señal para posicionarnos. Ese 100% no siempre significa que la señal sea constante y potente, por lo que muchas veces empezamos a correr inmediatamente y luego comprobamos que los primeros metros del track son erráticos y los ritmos realizados no se corresponden con la realidad. Para mejorar la precisión en ese primer kilómetro, hay que tener en cuenta dos consejos, la señal se obtiene de forma más rápida y fiable  si estamos parados y si esperamos unos segundos tras el aviso de señal 100%, nos aseguraremos de que ésta sea realmente estable, sobre todo si salimos desde una zona con calles estrechas y/o edificios altos.

Inicio “problemático” del track registrado que añade un error de medida a la distancia total recorrida.

Error 2:  No es lo mismo correr que estar parado para un reloj-gps.

Ya sabemos que es mejor estar parado para que el reloj localice los satélites GPS, pero ¿qué pasa si la señal no es del todo precisa al iniciar una carrera o tras pasar un túnel o puente? El trayecto que registrará el GPS será similar al real pero desplazado varios metros. Viendo la parte superior de la imagen anterior se entiende mejor este tipo de error y como muchas veces el track registrado sigue la dirección del camino por el que hemos ido, pero desplazado algunos metros. Si la posición que registra el GPS cuando la señal no es buena difiere varios metros de la real (trazado naranja), el reloj mantendrá ese desplazamiento durante un tiempo pero siguiendo el rumbo y dirección correctas, lo que siendo un error, da como resultado diferencias muy pequeñas en la distancia total registrada.

Si no os quedaba claro que a los relojes-gps les gusta estar en movimiento, sólo tenéis que dejar el reloj-gps quieto un par de horas en un espacio abierto para ver como se van acumulando metros (y kilómetros) en la distancia recorrida.  Si os paráis en una ruta, mejor pausar el GPS.

Error 3: A los GPS les gustan las rectas y odian las curvas.

Cuantas menos curvas o cambios de dirección haya en nuestro recorrido habitual, menor será el error de medida que obtendremos. Para ejemplificarlo realizamos una prueba sobre un circuito con los puntos kilométricos homologados y con un sólo un giro de menos 90º, comprobando como los resultados son bastante consistentes independientemente del modelo probado:

  • Garmin FR220 3,99 km. (Grabación inteligente, cada 6 seg)
  • Garmin FR235 3,99 km. (Grabación cada 1 seg y GLONASS)
  • Garmin FR920xt 3,99 km. (Grabación cada 1 seg y GLONASS)
  • Suunto Ambit 3 Vertical 4,03 km. (Grabación cada 1 seg y GLONASS)

Ya hemos visto que el comportamiento en tramos rectos es bastante bueno, incluso cuando el trazado no se corresponde con el real y se desplaza unos metros. Pero en recorridos sinuosos, el reloj gps “dibujará” las curvas uniendo los puntos de posición con líneas rectas, generando siempre un error de medida (que no siempre da una menor distancia como veremos después). Cada vez que nos encontremos con una curva o un simple cambio de dirección, el trazado registrado no se corresponderá con el real, aunque cuantos más puntos de posición generé nuestro reloj (mayor frecuencia de registro) menor será el error en ese tramo.

La mejor forma de volver loco a un reloj-gps es ir a una pista de atletismo, situarte en la calle “1” , lo más cerca del borde (esa “cuerda” mide exactamente 400 metros) y empezar a dar vueltas. Parece aburrido, sobre todo si haces 5 vueltas con varios relojes gps hasta completar 2 km en cada prueba, pero el resultado de esas 10 curvas sobre la precisión de los relojes gps es más que interesante:

Derecha:

Izquierda:

(*) En trazados con numerosas curvas se ve más claro el efecto de la frecuencia de registro en la precisión de la distancia.

Errores de bulto que llegan a los 150 metros en sólo dos kilómetros y tracks que no se corresponden con la trazada real por la primera calle, pero que aportan un dato interesante, la precisión mejora considerablemente si el reloj está situado siempre en la muñeca más cercana al interior de la curva (como veremos con más detalle en el punto siguiente).

Error 3 (bis): No es lo mismo ser de izquierdas que de derechas a la hora de tomar una curva.

Aunque a priori parece que no debería influir en que mano llevamos el reloj, pruebas como la anterior dejan en evidencia como ese pequeño detalle hace que el error de medida cambie significativamente.

Detalle del trazado corriendo por la calle “1” en sentido antihorario intercambiando el reloj de muñeca en cada prueba.

Un aspecto a tener en cuenta tanto en carreras como cuando entrenéis. Si la mayoría de curvas son “a izquierdas”, el reloj en esa muñeca os dará resultados más precisos. Por contra, cuantas más curvas demos con el reloj situado en la muñeca que queda en el exterior del trazado, mayor sera la distancia “ficticia” que añadiremos a cualquier carrera o entrenamiento que hagamos.

Error 4: Túneles, puentes y arbolado.

Junto a las curvas, otro de los talones de aquiles de los relojes-gps son los elementos que bloquean la señal de los satélites, ya que no atravesará techos, muros ni zonas de arbolado espeso. En función del tiempo que estemos debajo de alguna de esas zonas y de la potencia de la antena, éste perderá totalmente la señal o sólo parcialmente, haciendo que al salir de esa zona “opaca” recupere el track inmediatamente o se produzcan errores graves de posicionamiento. En la imagen siguiente podéis ver un caso exagerado donde un GPS pierde la señal al entrar a una zona arbolada y sólo recupera el track tras un kilómetro, aunque finalmente, la diferencia entre ambos recorridos es de sólo 50 metros en 9 km (Garmin FR235 9,04 km versus Ambit 3 Vertical 8,99 km).

Efecto del arbolado en el track de dos relojes-gps

En esta otra imagen vemos el efecto de distorsión en la señal de varios relojes gps tras pasar por debajo de dos puentes:

Efecto de distorsión del trazado registrado por perdida de señal en puentes y túneles.

Error 5: Los edificios odian a los relojes-gps.

Curvas, árboles, puentes, túneles, …, pero lo que realmente le hace daño hasta el mejor de los relojes-gps son los edificios y las calles estrechas. Si las diferencias entre la distancia total registrada en un trazado con curvas y la real no suele ser mayor del 1% o 2%, cuando nos adentramos entre grandes edificios o callejuelas, sobre todo si corremos por la acera pegados a los edificios, el efecto pantalla de estos distorsionará totalmente la recepción de la señal y el error registrado será bastante alto, como podéis comprobar en la prueba siguiente:

Error 6: A los gps les duele la cabeza cuando está nublado.

Aunque en menor medida que los edificios, en los días muy nublados o con niebla la precisión de los relojes gps se ve afectada. Esos días tendremos resultados dispares aunque sea una zona abierta y sin edificios. En el siguiente ejemplo se probaron dos relojes-gps que habitualmente tenían siempre la misma precisión dando como resultado diferencias importantes para una distancia tan corta: Garmin FR225 6,16 km versus Garmin Forerunner 25 6,08 km).

Efecto combinado de las nubes y los edificios en los relojes-gps.

Conclusiones finales: La precisión en los relojes-gps son los padres.

Son muchos y variados los factores que pueden generar errores de medida en un reloj-gps para creernos hasta el último decimal de los ritmos o la distancia que nos marca. Los ciclistas lo saben mejor que nadie, no hay ningún gps que mejore la precisión de un cuentakilómetros de 10 euros.  Esto no quiere decir que los gps sean imprecisos, la precisión es cada vez mayor, pero ya sabéis que si callejeáis durante un día nublado o decidís meter vuestro reloj, sea cual sea, en un bosque frondoso o una pista de atletismo, los datos que se registren ese día hay que mirarlos con mucho cariño ;-).  Y sobre todo, espero que antes de volver a decir “la carrera está mal medida” y mencionar a la familia de los organizadores, apliquéis la regla de sumar 75 -150 metros por cada 10km de carrera.

Si vuestro principal requerimiento a la hora de comprar un reloj con gps es la precisión, mucho más que las funciones que tenga el propio reloj, os aconsejo que busquéis relojes con registro de medición por segundo (Garmin FR620 ) o modelos con una muy buena antena (Ambit 3 o 2S). Pero aún así, siempre habrá situaciones en las que su precisión se verá seriamente afectada o simplemente tenga un día malo por no saber elegir bien los satélites ;-). Sabiendo lo anterior, intentad siempre evitar zonas con edificios altos, calles estrechas y circuitos circulares en aquellos entrenamientos de calidad donde la distancia recorrida y los ritmos que os marque el reloj-gps tengan que ser lo más exactos posibles.

Espero que este post os haya aclarado algunas dudas sobre el funcionamiento de los relojes-gps y la medición de carreras y, como siempre, tenéis el apartado de comentarios para cualquier pregunta o sugerencia, y nuestro twitter @GadgetsCorredor para estar informados de todas las noticias relacionadas con el deporte y la tecnología.

PreMarathon.com @PreMarathon (Victor)

Comparte

Ver comentarios

  • Hola, me ha encantado tu artículo, está muy currado y escrito con mucho humor. Gracias! Igual un día podrías escribir sobre cómo las carreras con distancias no homologadas tienden, al contrario del aparente "robo" de metros de las homologadas, a "regalar" metros a los corredores :-)

    • Gracias, me alegro que te haya gustado. Pues en parte porque las miden con un reloj gps o directamente con lo que sacan de Google maps, y ahí están los metros XD. La homologación cuesta dinero, por eso muchas carreras pequeñas no se lo pueden permitir (y tampoco la gente lo demanda). De todas formas, si lo hicieran con una bicicleta con cuentakilómetros sería mucho más "exacto".
      Saludos

  • Un artículo muy completo y ameno. Hace tiempo estaba buscando una explicación así de clara. Me parece que sería interesante hacer una explicación, en la misma línea, con las aplicaciones para correr de los teléfonos inteligentes: comparación de apps y de gps de diferentes marcas de smarphones. Gracias

    • Hola Antony,
      Me alegro que te haya gustado. En cuanto a las app y teléfonos, sería un poco caos, muchos teléfonos y demasiadas apps de running, pero me lo apunto ;-).
      Saludos

  • Gran articulo, mejor explicado imposible y despeja muchas dudas sobre las distancias y las "chinadas" con los medidores de las populares. Muchas gracias

  • Magnifico articulo. Yo creo que no tengo problema con el reloj-GPS en la calle, pero en la carrera interior en cinta, con GPS desconectado, me da un ritmo de unos 20 segundos/Km menos de lo que marca la cinta del gimnasio y creo que el reloj el que se equivoca.

    • Hola Jose Antonio,
      En este artículo analizé en su día la fiabilidad de distintos relojes en cinta de correr, algunos van mejor que otros, pero para que las condiciones de carrera sean similares ajustaba la inclinación de la cinta a 1 grado.
      Saludos

  • Hola
    Muy buen artículo, en mi caso el dato que me hace volver loco es la altimetria.
    Aquí si que me pierdo y no sé nunca si mi garmin me da el dato bien, o el garmin connect o el strava.
    Sé que de mi garmin que no tiene sensor barométrico no me puedo fiar, pero he leído que la mejor opción para la altimetria és la opción de gps inteligente, ya que en teoria da una curva mas uniforme y no tiene tantos subes y bajas.
    Me gustaria saber tu opinión.

    Saludos

    • Hola Xavier,
      La verdad es que no lo había oído pero tiene mucho sentido, al contrario que la posición que cuantos más registros mejor, en la altura con gps, si disminuyes los puntos habrá menos error en los metros acumulados debidos al ruido del muestreo, pocos metros de diferencia entre puntos cercanos pero que van sumándose al desnivel acumulado. Mi experiencia es que en recorridos con poco desnivel suele fallar más que en las salidas con cambios importantes. En todo caso, tanto Garmin con Strava tienen la opción de corregir los datos registrados por el gps con los de su propia base de datos, por eso la diferencia entre ambos portales. No sabría decirte cual es más exacto. Pero si te interesa el tema puedes leer más sobre cómo lo hace Strava en este artículo.
      Un saludo.

  • Buenos días, después de leer tu articulo entiendo mejor el funcionamiento de los GPS. Éstos días me he pillado un Polar M400 y tras probarlo en un trazado de 10 km, eso si, algo ratonero y con arboles y que habitualmente lo hacía con un garmin 310, me ha dado un error de casi 600 metros más, ¿es eso normal? ¿puedo entender que el reloj no mide bien? o es que éste modelo de polar no es un buen equipo como GPS

    • Hola Carmelo,
      Difícil de saber sin ver el track generado. De todas formas, es importante ver si el fallo es general o sólo en el primer kilómetro (por no esperar un rato a que la señal se estabilice). Y si hay mucha curva, intenta llevar siempre el reloj en el lado corto. Dale un par de salidas más y lo comentamos.
      Saludos

  • Hola Víctor, magnífico el artículo.

    Tengo por costumbre correr con frecuencia en un velódromo abandonado de 350 metros la vuelta. Llevo correndo allí años y creo que me mide bastante bien mi GPS Garmin, pero hoy se me ha ocurrido por primera vez hacer 12 kms en el sentido inverso al habitual. Al acabar me he encontrado con una marca de tiempo apreciablemente mejor a la habitual. He sospechado que sería cosa del GPS, y efectivamente he comprobado que las 3 vueltas que siempre han sido 1050 metros (350x3) hoy eran unos 1120 metros en cada kilómetro.
    Me parece una diferencia exagerada por el hecho de que el reloj esta vez iba en la muñeca más separada de la curva, ¿puede haber alguna otra razón?
    Muchas gracias.

    • Hola Ricardo, tan sencillo como eso, es como si corrieras por la calle 2/3 de la pista al llevarlo en esa muñeca.
      Saludso

  • Hola Víctor,

    Muy buen artículo, y muy currado, enhorabuena. :-)

    Yo tenía ya asumido que cuando en una carrera homologada, mi GPS daba una distancia mayor, era por esos extraños que hace en la trazada en las condiciones mencionadas: curvas, edificios, arboleda, puentes, días nublados, etc. En esas circunstancias el GPS puede hacer una trazada más amplia o un zigzag y comerse metros de más (es habitual, de hecho). Sólo en caso de que haya muchas curvas de interior, la trazada del GPS podría estar dando una distancia inferior a la homologada, suponiendo también que hayamos trazado de manera óptima toda la carrera (en todas las rotondas, curvas, y demás).

    En las dos últimas medias maratones que he corrido, y que estaban homologadas (Lima, y Fuengirola), la distancia que me ha dado mi GPS ha sido sensiblemente menor a los 21,097 km. En Lima me dio 250 metros menos. En Fuengirola ya fue escandaloso, dándome 460 metros menos!!! (y la mayoría de los demás participantes también tenían distancias medidas entre 500 y 300 metros menos que la oficial).

    Me cuesta encontrar una explicación "no maliciosa" ante mediciones del GPS mucho menores que la oficial. ¿Podría haber alguna explicación lógica, para dejar de pensar mal? :-)

    Gracias y un saludo!

    Saludos.

    • Hola Oskar,
      La explicación lógica suele ser un pequeño cambio a última hora en el recorrido, de pocos metros, por alguna obra o problema con el ayuntamiento, pero que al final afecta a la distancia total en 20-50 metros. Otras causas pueden ser un circuito circular en sentido antihorario y también es verdad que en circuitos muy ratoneros (con calles muy estrechas) los gps pueden volverse locos. Al final, si combinas todas las causas ... tienes esos resultados raros en algunas carreras.
      Saludos

      • Gracias por la respuesta tan rápida. :-)

        He estado mirando el track, ampliando zoom sobre el mapa, y hay pequeñas variaciones, pero tanto de las que pueden restar distancia en la comparativa (giros de 180 grados, pequeñas rotondas, o curvas cerradas) como de las que pueden sumar distancia (trazada más amplia que la línea recta en calles con edificios a los dos lados). No hay ningún zigzag exagerado ni recortes de manzanas enteras, sólo variaciones leves.
        Sin embargo, por ejemplo en Fuengirola, la diferencia fue quizás exagerada, llegando a meta con 20,670 km en mi reloj (es decir, no eran 460 metros, sino 520 de diferencia).

        Creo que cobra fuerza la opción que comentas de que a última hora, al montar parte del circuito, lo han variado con respeto a la previsión original, y la han liado. A veces ocurre, supongo. Estuve viendo cómo montaban la zona de salida y meta, y me pareció bastante "cutre" (sobre todo considerando que era el Campeonato de Andalucía de Media Maratón), no había operarios de la federación comprobando medidas, se señalizó con bandas de plástico entre farolas o esquinas, y no daba la vuelta al recinto por el mismo perímetro que se observaba en el mapa de presentación del recorrido. Pienso que fue ahí donde la liaron.
        Si es eso lo que ocurrió, me parece una lástima invertir en homologar el recorrido con la federación, realizar el procedimiento que habéis descrito semanas antes, y que el día del montaje no se tenga cuidado de seguir correctamente las instrucciones.

        Saludos.

Publicado por
Victor-PreMarathon

Artículos recientes

McLaughlin y la revolución del 400 vallas femenino

Sydney McLaughlin nació un año antes de la disputa de los Juegos celebrados en la…

27 julio 2021

El olímpico británico Harry Coppel se parte dos dientes entrenando para Tokio

Infortunio para un miembro del equipo olímpico británico. Un contratiempo que, eso sí, no le…

26 julio 2021

Kilian Jornet desvela su calendario de carreras para este 2021

El mejor corredor de montaña de la historia está con ganas y motivación. Y esa…

26 julio 2021

Este es Fernando Carro: “Si lo doy todo en Tokio, lío una gorda que te mueres”

"Ojalá pueda darlo", remarca Carro, a los 29 años, en un año que ha sido…

26 julio 2021

La revolución de los 400 metros vallas (I): Warholm vs. Benjamin

El noruego Karsten Warholm (28-2-96) y el estadounidense Rai Benjamin (27-7-97) deberían protagonizar en los…

23 julio 2021

Cómo eliminar la grasa en las axilas sin pasar por cirugía

Abscesos, bultos, pliegues, rollitos o michelines de las axilas. Puedes llamarlos como quieras, pero no…

23 julio 2021