Decathlon Kiprun KD900X

Publicidad

Hoy analizamos las características de una zapatilla de running sorprendente: Kiprun KD900X. Lo es por ser la gran apuesta, en cuanto a calzado de running de competición, de Decathlon, el gigante francés de la distribución de material deportivo.

¿Qué es lo más llamativo de esta Kiprun KD900X…? Pues todo, sinceramente. De primeras, decir que incorpora VFoam, un material de última generación en la mediasuela. Es una de las llamadas superespumas y que, como no podía ser de otra manera, no viaja sola sino acompañada de una placa de fibra de carbono embutida en su interior (pero visible, que la marca francesa quiere que se sepa que esta es una zapatilla especial).

Publicidad

En su tarjeta de visita ya muestra sus intenciones pues en ella indica que su peso es de tan sólo 225g en el acabado de hombre y 182g en el de mujer. Ese nivel de ligereza sólo es posible si se le vuelca mucho trabajo y recursos en su desarrollo. También es especial su precio, de nada menos que 150€, algo impensable en la familia Kalenji, pero ya no tanto en Kiprun, la línea de zapatillas de running más desarrollada y avanzada, donde Decathlon está poniendo toda la carne en el asador. De todas maneras, como ahora veremos, para todo lo que trae esta KD900X, su precio sigue estando muy por debajo de modelos similares de otras marcas que tienen un PVP de salida muy superior.

¿Qué es lo que ha buscado Decathlon con esta zapa tan avanzada? Pues competir de tú a tú con algunas otras marcas del sector del running con su propio modelo de altas prestaciones que, sin lugar a dudas, es la zapatilla más rápida que ha fabricado nunca (ojo, y esto también es válido para todas las otras marcas: las zapatillas no corren solas, se les saca el mejor rendimiento si el arquero que se coloca encima está tan afilado como la flecha que lleva en los pies).

Publicidad

Vemos todos los detalles.

Análisis Decathlon Kiprun KD900X

MEDIASUELA


La mediasuela de Kiprun KD900X es sin duda lo más importante de la zapatilla, pero lo es también desde el punto de vista de la propia marca, que realiza un salto adelante como nunca antes lo había hecho.

Para empezar las geometrías son las de una zapatilla de competición de última generación, con una mediasuela alta, gruesa y elaborada con una espuma de alto rendimiento. No sobrepasa los 40mm de prohibición de World Athletics e incluso esta KD900X ya aparece en verde en el último listado, publicado por WA el pasado mes de julio, de modelos aprobados o prohibidos (si quieres ver la lista completa de todas las zapatillas, puedes descargarla en formato PDF directamente de World Athetics aquí: Shoes Approved by World Athletics – as at 15 July 2022 y ver que en la sección “Road” aparece como aceptada).

Publicidad

Decathlon se refiere a esta Kiprun KD900X como la zapatilla más rápida que jamás han creado. No es para menos, porque utilizan VFoam, que es un tipo de elastómero que ya vemos en zapatillas de gama alta de otras marcas. Una de ellas es Saucony, con varios modelos como Tempus, Endorphin Pro y Endorphin Speed (tanto en la última release, como en la anterior), y sólo por mencionar una.

El material VFoam utilizado aquí es un elastómero termoplástico, un tipo de polímero muy elástico con propiedades válidas para una mediasuela de running como es tener la capacidad de deformarse después de la presión ejercida por el corredor o corredora, reaccionar a esa presión y después volver rápidamente a su posición original para estar preparado para el siguiente impacto. Dicho todo eso en una sola frase, estamos hablando de amortiguación, reactividad y respuesta.

Si miramos la mediasuela, rápidamente advertimos una clara línea oscura que la divide en dos, desde el talón hasta la puntera. Como Decathlon ha pintado de diferente manera ambos lados de esta línea, pudiera parecer que son dos materiales diferentes… pero no es así. Lo que buscan es enfatizar el otro elemento “Premium” de esta zapatilla: la placa de fibra de carbono, insinuando su posición dentro de la zapa. Bueno, en realidad, si se pudiera abrir como un bocadillo, sería por esta línea, y nos encontraríamos la placa justo aquí, de punta a punta, ya que es de longitud completa.

El trabajo que realiza esta placa de fibra de carbono de Kiprun KD900X es la de aportar una rigidez que quien corra con ellas trasladará a impulsar cada zancada. Como en la mayoría de zapatillas que llevan elementos rígidos en su interior, mejor si quien las viste está más afilado muscularmente que menos (eso para todas las zapatillas con fibra de carbono), aunque no sea un requisito.

La combinación de esta superespuma que es VFoam y la placa de fibra de carbono ha de ayudar en mejorar el rendimiento, pero también en el aprovechamiento de la energía, al correr.

Por último, para los escépticos con el material de running de Decathlon, que lo sitúan sistemáticamente lejos del de otras marcas, hay que decir que el fabricante del VFoam utilizado en esta zapatilla concreta, es Arkema, el mismo gigante químico que produce el polímero con que se fabrican las mediasuelas de algunos modelos de marcas tan conocidas como On Running, Mizuno, Nike, Saucony, Skechers, Reebok o Under Armour…

SUELA


La suela de Kiprun KD900X responde al patrón que toda zapatilla de competición ha de cumplir: un talón que proteja del desgaste, una zona media liberada del pesado caucho, y una zona delantera pensada exclusivamente en traccionar al máximo posible en busca de la mayor velocidad.

Empezando por el talón, vemos dos piezas de goma sólida, una a cada lado. Normalmente las zapatillas de competición, y sobre todo las que están pensadas para ir muy rápido, como esta, no suelen calzarlas atletas que taloneen. No obstante es obligado proteger esta zona porque el calzado técnico se ha de preservar (y más cuanto más caro es).

Si nos vamos a la zona media, ese pesado caucho del talón y del antepie desaparece… Esta es la parte donde menos trabaja este material, por lo que es candidata para eliminarlo y así lograr ese bajo peso final que están obligadas a tener… ¿quién querría una voladora pesada? El material blanco que vemos es el VFoam de la mediasuela, al que la marca francesa le ha dibujado unas marcas en flecha para que, en el caso de que llegue a contactar con el suelo, ayude a traccionar hacia adelante.

Y llegamos a la zona delantera (todo lo que queda bajo los metatarsos y la puntera). Aquí han escogido un grosor de 2mm, que no es mucho ni poco. Si en el futuro quieren reducirle peso a una hipotética Kiprun KD900X 2, por aquí tendrían algo de margen (no mucho tampoco, pero vamos, algo sí).

Es un taqueado que sigue el patrón correcto para una zapatilla que se va a desenvolver por superficies duras como el asfalto: no sobresale y tiene una gran superficie de contacto. Como el caucho utilizado es adherente, esa superficie de contacto va a facilitar esa adherencia y, por tanto, la tracción a la hora de lanzar cada zancada hacia adelante.

Los huecos que se ven sirven para aligerar peso…, sí, pero también para que el material sea algo flexible aquí (aunque la verdad es que la zapa mucho no va a flexar, ya que quien manda desde la mediasuela es la placa de fibra de carbono). Por cierto, es visible una parte desde la suela: sólo hay que girar la zapa y la veremos en el centro, justo bajo lo que sería el tobillo.

UPPER


El upper de Kiprun KD900X confirma que Decathlon se ha puesto las pilas en cuanto a zapatillas de competición se refiere: además de lo que es el propio material, le ha quitado lastre para ser ligero.

En el corte superior encontramos una malla muy fina y ligera. Es tan fina que hay zonas, como por ejemplo la de los dedos, donde casi transparenta. Está construida de una sola pieza y le han quitado elementos de protección para hacerla ligera (espectacular en ese sentido cómo ha quedado la zona del talón, absolutamente desestructurado y con sólo dos almohadillas abrazando al tobillo por debajo de los maléolos y dejando libre al Aquiles).

Pero no se han quitado todos. En la puntera la zona de los dedos sí está reforzada, aunque de manera sencilla, lo suficiente para que no rompa por aquí (tendría gracia que fabricaras una mediasuela capaz de recorrer dignamente más de 1.000 km y la zapatilla se te rompiera prematuramente por el upper).

Los laterales también están reforzados. El logo de la marca está fabricado con multitud de finísimas y ligeras inserciones de PU que refuerzan esta parte de la malla permitiéndole la transpirabilidad que otras zapatillas no tienen más remedio que sacrificar. Realmente es uno de los upper más transpirables, y en todo su conjunto.

La lengüeta es sorprendentemente grande y ancha. Las zapas de competición las suelen reducir al máximo, pero aquí no. Es posible que en la evolución de la zapatilla le metan la tijera, como comentaba con el caucho del antepie. Pero de momento es también muy fina y con acolchamiento sólo en la zona donde se anudan los cordones. Éstos, por cierto, son planos y están pasadas por cinco de los seis ojales de que dispone la zapatilla.

Esos cordones pasan también por la necesaria tira en lo alto de la lengüeta. Digo necesaria, porque en Kiprun KD900X no está unida al cuerpo de la zapatilla y sin esa tira se correría el riesgo de que la lengüeta se deslizara por los lados, al correr.

Voy a seguir con la lengüeta para decir que aquí veo lo peor en esta zapa: la etiqueta que contiene la obligada información técnica de la zapatilla y los detalles legales de su composición. Como quiera que es mucha información (y en varios idiomas), al final ha quedado un “librillo” de cuatro páginas que ocupan un volumen y que podrían quedarse dobladas y ser una molestia para el pie. Para ver esto de cerca, he sacado los cordones y así acceder fácilmente a las etiquetas, viendo que es posible descoserlas de manera relativamente fácil, y enviarlas a la papelera.

La plantilla interior es removible, lo que permitiría sacarla e introducirle a la zapa una personalizada. Sacarla ha sido fácil… Demasiado. Y es que en la puntera le han añadido un poco de cola para que no se mueva de su sitio fácilmente y que no ha hecho correctamente su función. Al tocarla con el dedo, notas un pelín de pegajosidad, pero insuficiente. No da ni para que el dedo se enganche ni medio segundo. Por suerte este no es un elemento crítico, ni se ve, ni nada, pero si algo a mejorar.

Por debajo de la plantilla no existe footbed y lo que vemos es directamente la mediasuela. En ella se aprecian huecos que antes no habíamos visto y que colaboran, también, en reducir algún gramillo de peso.

Resumen Decathlon Kiprun KD900X


Kiprun KD900X es una zapatilla de running de competición, una voladora que supone un hito histórico para Decathlon al ser la primera en introducir la placa de fibra de carbono para mejorar el rendimiento del corredor o corredora que las vista. Es, sin duda, una de las mejores opciones del mercado en la relación calidad/precio, algo en lo que la marca francesa tiene una experiencia de lo más dilatada.

Los argumentos a favor de este modelo son muchos, comenzando por la espuma VFoam de la mediasuela: amortiguada, reactiva, con alta capacidad de respuesta, que aprovecha la energía provocada por los impactos que se dan al correr… Y para complementarla, una placa de fibra de carbono de longitud completa que no va a hacer otra cosa que aumentar alguna de esas características y ayudar en lanzar cada zancada facilitando el correr, en distancia y en velocidad.

Tanto el upper como la suela, también mantienen el alto nivel del resto de elementos, al ayudar al conjunto en mantenerse en unos muy bajos 225g para el acabado masculino y 182g en el femenino.

La durabilidad es otro aspecto en el que se ha esforzado Decathlon, intentando que llegue, al menos, hasta los 1.000 Km de uso sin perder propiedades. Esto es algo importante cuando estás hablando de un producto con un precio alto (alto desde la perspectiva de su propio catálogo, porque del resto de competidores sólo la española Joma puede presumir de tener un precio más bajo con su R3000).

Es un modelo para correr lo más rápido posible. Sea a 3’ el mil, a 3’15”, a 3’30”, a 3’45”-3’50”-3’55”… a partir de estos ritmos, claro que se puede utilizar una zapatilla de altas prestaciones con superespuma y placa de fibra de carbono… pero sin duda se va perdiendo el componente de la velocidad que le da sentido precisamente a esos materiales y tecnologías y, sobre todo, a lo que se ha pagado por todo ello.

El precio oficial de Kiprun KD900X es de 149.99€.

 

Resumen
Fecha análisis
Modelo
Kiprun KD900X
Valoración
5
Product Name
Kiprun KD900X
Price
EUR 149
Product Availability
Available in Stock
Publicidad
Comparte
Publicado por
Josep Gil
Publicidad