Los alucinantes datos de Chris Froome en el Angliru

Los “friquies” de los vatios, las pulsaciones, la cadencia y en definitiva de todos los datos que arroja hoy en día el ciclismo estamos de enhorabuena con Chris Froome.

El británico nos dejaba en su cuenta de Strava un regalo para poder deleitarnos con sus valores.

Cierto es que el ciclista de Ineos está muy lejos de su mejor versión y que los parámetros mostrados en la etapa más espectacular de esta Vuelta a España deberían contextualizarse.

Por un lado, cabe recordar que Froome no está disputando la clasificación general y que por lo tanto su etapa acabó cuando el grupo de favoritos decidió incrementar considerablemente el ritmo.

Evidentemente en una subida como el Angliru, uno de los puertos de montaña más duros del mundo, lo de subir “suave” puede parecer prácticamente un insulto, pero a su nivel, Chris Froome realizó una subida final relativamente fácil.

El británico llegó en la posición 60 a prácticamente 19 minutos del vencedor Hugh Carthy (Education First) y tanto en el gráfico de potencia como en el de pulsaciones se puede apreciar como el esfuerzo físico va claramente de más a menos.

En concreto y en lo que hace referencia al segmento de la subida final al Angliru (13,23km al 9,3% de pendiente media) Froome empleó una potencia media de 289 vatios durante poco más de una hora y dos minutos. Un dato interesante pero claramente por debajo de lo que puede ofrecer un profesional a máximo esfuerzo.

En términos de relación peso potencia su esfuerzo se situaría en torno a unos 4,3 o 4,4 vatios por kilo de peso corporal. (calculados a partir de un peso de 66 kg). Lejos por lo tanto de los 6 vatios por kilo o más en los que se suelen mover los primeros clasificados.

Además, el VAM teórico se situaría en torno a los 1100 metros de desnivel positivo. Un valor que no hace sino confirmar dicha teoría. Esta Velocidad de Ascensión Media podría ser alcanzada incluso, con esfuerzo, por un aficionado de buen nivel.

Froome empleó una potencia media de 289 vatios durante poco más de una hora y dos minutos

Por lo que se refiere a la cadencia, Froome subió bastante más atrancado de lo que es habitual en él. 68 RPM que en cualquier otro puerto serian una cifra muy baja y que están lejos de los valores que mueve el propio Froome cuando suelta el famoso “molinillo”.

La baja cadencia se debe a las grandes pendientes del puerto y a que probablemente el desarrollo no era suficiente para mantener una buena cadencia yendo tan “despacio”. Cabe recordar que los equipos montaron desarrollos especiales en sus bicicletas para afrontar con garantías la subida final.

Aunque si algo me parece realmente llamativo son las pulsaciones. Chris Froome subió en Angliru a 120 pulsaciones de media. Un dato increíblemente bajo que tuve que mirar dos veces.

Evidentemente las pulsaciones medias tan bajas reflejan que Froome en ningún caso se empleó a tope. De hecho, en la parte final del gráfico se puede apreciar cómo incluso Froome sube los últimos kilómetros del Angliru a poco más de 100 pulsaciones por minuto.

Sin embargo, estos datos también es importante contextualizarlos y es que, aunque no conozco con exactitud los parámetros fisiológicos del británico, es un secreto a voces que su corazón presenta, de por sí, una frecuencia cardiaca muy baja.

En sus mejores tiempos Froome difícilmente se acercaba a las 170 pulsaciones de máxima y cabe recordar que la fatiga acumulada a lo largo de las etapas y de la temporada reduce significativamente este parámetro. Ya vimos algo parecido cuando analicé “Los secretos de Chris Froome para ganar el Giro de Italia

En cualquier caso y pese a ser un esfuerzo final moderado para un súper hombre como Froome, conviene recordar que recorrieron más de 3000 metros de desnivel positivo en menos de 4 horas de competición y con una potencia media de 285 vatios.  Una cosa es sacar datos y la otra, muy distinta, fantasear con que un ciclista aficionado pueda aguantar una etapa del Tour de Francia o de la Vuelta a España

Comparte
Publicado por
Aleix Serra

Artículos recientes

Efecto dominó: Kendricks, positivo y fuera de los Juegos y todo el equipo australiano confinado

Son cosas que sabíamos que podían pasar. Que el COVID podía seguir truncando sueños olímpicos…

29 julio 2021

Carlos Mayo, a hacer su parte en un 10.000 repleto de gallos

Se ha ganado con creces ser uno de los nombres propios de este 2021. Subcampeón…

29 julio 2021

Alex Wilson, de batir el Récord de Europa a dar positivo por “carne contaminada”

El nombre del suizo Alex Wilson está en boca de todos estos días en el…

28 julio 2021

ASICS Gel Kayano 28

Analizamos ASICS Gel Kayano 28, un modelo de entrenamiento diario o intensivo y enfocado a…

28 julio 2021

McLaughlin y la revolución del 400 vallas femenino

Sydney McLaughlin nació un año antes de la disputa de los Juegos celebrados en la…

27 julio 2021

El olímpico británico Harry Coppel se parte dos dientes entrenando para Tokio

Infortunio para un miembro del equipo olímpico británico. Un contratiempo que, eso sí, no le…

26 julio 2021