tandreuacto talent mes enlla de l esport bartomeu maria200310154556

El FC Barcelona ya contempla unas pérdidas de 60 millones

OPINIÓN

Toni Frieros

@tfrieros

Cuando recientemente el presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu, afirmó que las pérdidas económicas por el coronavirus podrían acercarse a los seis millones de euros, se refería única y exclusivamente al partido Barça-Nápoles si, finalmente, tenía que jugarse a puerta cerrada o suspenderse, como así ocurrió finalmente.

En estos momentos el club azulgrana, tal y como comentaba ayer un alto ejecutivo de la entidad, se encuentra “en estado de alerta máxima”. La prioridad del FC Barcelona, como no podría ser de otra forma, es el bienestar de sus trabajadores y socios, si bien otra de sus hondas preocupaciones son las consecuencias económicas que tendrá el cese de la actividad. 

Pérdidas económicas

El club tiene que seguir haciendo frente a pagos multimillonarios (cerca del 70% de su presupuesto es para sufragar la nómina de sus deportistas) y la gran mayoría de sus ingresos ordinarios prácticamente han desaparecido.

En una Ciudad Condal sin turistas, las tiendas del Barça están cerradas (no se venden camisetas), el Museo con la persiana bajada, no hay venta de entradas y tampoco se puede sacar rendimiento económico a los palcos VIP ni a las instalaciones del Camp Nou (el club hace más de 500 eventos al año en sus salones). 

A día de hoy, según hemos podido saber, el FC Barcelona ya contempla unas pérdidas de 60 millones de euros. Una verdadera fortuna que, aún sin saberse a ciencia cierta cuando concluirá esta crisis sanitaria, ya es casi seguro que tendrá graves consecuencias económicas.

Por primera vez desde 2011, el FC Barcelona, salvo milagro, no podrá cumplir con su presupuesto de ingresos y entrará en número rojos. Un déficit que no está permitido por los estatutos del FC Barcelona y que debería subsanarse en la siguiente temporada. Ya se verá, más adelante, si la junta directiva azulgrana solicita la introducción de una adenda para poder saltarse esa obligación estatutaria a la luz de la situación tan crítica y excepcional que se está viviendo. El más que seguro déficit no sería como consecuencia de una mala gestión y se apelaría a esa excepcionalidad. Otra posibilidad sería que el ejercicio económico no se cerrara a 30 de junio, como es preceptivo y obligatorio, y se pudiera alargar unos meses más en función de cuándo concluya la temporada.

Acabar la temporada sí o sí

Es por todo ello, para intentar minimizar en lo posible la caída de ingresos y para que el FC Barcelona (y el resto de clubs profesionales) continúe siendo viable y sostenible, que Josep Maria Bartomeu dijo con voz clara y rotunda en la reunión del lunes pasado con la UEFA, en su calidad de miembro de la ECA, que las ligas nacionales y la Champions League de la temporada 2019-2020 “tienen que acabarse sí o sí”. Y añadió algo más: “Nos va en ello la vida de los clubs”. El FC Barcelona, por lo tanto, hará todo lo posible e imposible para que las ligas y la Champions acaben, ya sea en junio, en julio o incluso en agosto. El cuándo, en este caso, no importa.

Para gestionar esta crisis con las máximas garantías posibles y estudiar todos los escenarios, el FC Barcelona tiene trabajando a todos sus ejecutivos y las reuniones de la Comisión Delegada se vienen duplicando semanalmente. “Vamos hora a hora, día a día”, dijeron  ayer en el club. ¡Suerte!

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil