Sport.es Menú

Carroll decidió in extremis y el Barça se queda al borde del KO

Un triple del escolta a 1" del final -tras una acción en la que Llull hizo pasos- le hizo ganar un partido al Madrid que tenía perdido

El Barça tenía un +7 a 1'16" liderado por un imperial Heurtel pero no supo jugar esa fase decisiva y cayó

 Un triple a 1 del final dejó sentenciados a los de Pesic | ACB

 

FICHA TÉCNICA

LIGA ENDESA

REAL MADRID

81-80

BARÇA LASSA

REAL MADRID

(11+18+24+28): Randolph (6), Rudy (7), Campazzo (4), Tavares (11) y Deck (1) -equipo inicial-, Causeur (2), Ayón (8), Llull (13), Carroll (25), Taylor, Reyes (1) y Thompkins (3).

BARÇA LASSA

(17+17+25+21): Pangos (9), Ribas (2), Singleton (4), Claver (12) y Tomic (6) -equipo inicial-, Hanga, Heurtel (30), Oriola (12), Smits (5) y Kuric.

ÁRBITROS

José A. Martín, Antonio Conde y Rafael Serrano. Facundo Campazzo (m.38), Pierre Oriola (m.40) y Randolph (m.40) fueron eliminados por cinco personales.

INCIDENCIAS

Segundo partido de la final de la Liga Endesa disputado en el Palacio de Deportes (WiZink Center) de Madrid ante 12.247 espectadores.

De nada le valió al Barça Lassa la mejor versión de Heurtel (30 puntos) por que los azulgranas tiraron por la borda en un último minuto lleno de malas decisiones (69-76) la victoria. Y el Madrid creyó y logró lo que parecía imposible con un triple de Carroll. Victoria blanca que le da el 2-0 en esta final y coloca al Barça al borde del KO:

Un triste final para un Barça que pese a tener vías de agua como el tiro exterior (6 de 27 triples) fue muy diferente al del primer partido. Generosos en defensa, los azulgrana llevaron el duelo a una guerra de tricheras en la que el Madrid no se sintió a gusto. Carroll era el único que creaba problemas en el perímetro y Tavares en la pintura. Y ese es otro problema. En el Barça, cuando no está Tomic en defensa, Oriola sufre. Y es que Pustovyi es una mera figura decorativa y Séraphin fue descartado para estos play-off.

Sea como fuere, el Barça llevó la inciativa durante muchos minutos. Ante la nula puntería exterior -Kuric que era la garantía de tirador ha desaparecido en esta final-, los azulgranas supieron buscar las canastas por dentro. Y amasaron su máxima renta (+12) en diversos momentos del encuentro (39-51 y 41-53).

El Madrid apelaba a la épica repartiendo 'estopa' en defensa. Pero los azulgranas aguantaban con un Heurtel imperial, secundado por Claver y Oriola.La cosa pintaba bien dentro del último cuarto. A 2'50" ganaban los azulgranas por 65-74 y a 1'16" por 69-76. Pero aquí empezó el principio del fin, irónicamente para el Barça.

A 44" Randolph anotaba un triple, en la siguiente jugada Claver fallaba un tiro libre (72-77). A 27" Pangos se 'comía' los 5 segundos en un saque de banda (acción de jugador infantil).. A 21" aún dominaba el Barça 74-79; Randolph clavaba un triple a 15" (77-79). En la jugada siguiente Claver sólo anotaba un tiro libre (77-80) y Llull a continuación repetía. Anotaba el primer tiro libre y fallaba el segundo. El rebote fue para el Madrid, la bola llegó a Llul quien lanzó un pase -tras hacer pasos por cierto- que llegó a Carroll, quien fintó la defensa de Claver y metió el triple de la victoria.

Un final cruel para un Barça que mereció mucho más pero que cometió un pecado capital:especular con la ventaja que tenía en esos segundos decisivos. Y esa mala cabeza lanzó por la borda el buen trabajo de muchos minutos y que, muy posiblemente, le va a costar el título de liga.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil