Sport.es Menú

El Barça sacó el orgullo para seguir vivo en la final

Un parcial final de 7-0 acabó dando a los azulgranas una agónica victoria ante un Madrid que falló el último tiro

El viernes (21.00 h.) cuarto asalto también en el Palau en el que el Barça buscará el 2-2 en este pulso por el título

El Barça Lassa fuerza el cuarto partido tras ganar en el Palau in extremis | ACB.com

El Barça Lassa sigue vivo en la gran final de la Liga Endesa. Aupado por un Palau Blaugrana 'encendido' el equipo de Svetislav Pesic ganó 'in extremis' al Real Madrid. Si el lunes salió cruz, ayer tocó cara y se logró la primera victoria en esta final.El viernes (21.00 h.) también en el Palau, el Barça buscará un nuevo triunfo, igualar la final y forzar el desempate.

FICHA TÉCNICA

LIGA ENDESA

BARÇA LASSA

78-77

REAL MADRID

BARÇA LASSA

(19+15+22+22): Pangos (3), Kuric (10), Claver (-), Singleton (12), Oriola (7) -cinco inicial-, Hanga (9), Smits (5), Heurtel (21) y Tomic (11)

REAL MADRID

(18+22+18+19): Campazzo (18), Rudy Fernández (12), Deck (-), Randolph (6), Tavares (4) -cinco inicial-, Causeur (-), Ayón (-), Carroll (10), Llull (6), Thompkins (18) y Taylor (3).

ÁRBITROS

Daniel Hierrezuelo, Carlos Cortés y Vicente Bultó. Sin eliminados.

INCIDENCIAS

tercer partido de la final de la Liga Endesa disputado en el Palau Blaugrana ante 7.238 espectadores.

¿Las claves? El Madrid vivió del triple (15). De hecho, los blancos lanzaron más desde más allá de los 6,75 (34) que de dos puntos (26). Sacando partido del bloqueo directo y jugando abierto, los de Laso se vieron ganadores. Pero el Barça, que fue muchos minutos por detrás del marcador en el segundo tiempo, supo sacar partido de dos factores para seguir vivo: los tiros libres siendo agresivos de cara a canasta (22 de 24) y otro aspecto que, a la larga, sería determinante: el rebote: 35 capturas por 21 del rival. Y eso, al final, le permitió llegar vivo a la fase decisiva y vencer con suspense.

Pesic apostó de salida con un quinteto con perfil 'small ball' con Oriola como referencia interior. Los azulgranas, pese a acusar de nuevo el problema de los triples (3 de 8 en el primer tiempo) supieron percutir en la defensa blanca, que comenzó a acumular faltas. De hecho esa sería la mejor baza del Barça que anotaría 15 de 16 tiros libres.

Los mejores momentos de los azulgranas -peleones en el rebote- y ya con Heurtel y Tomic en pista, coincidirían con los inicios del segundo cuarto (27-21). Pero poco a poco, comenzaron los problemas. La defensa de ayudas del Madrid empezó a colapsar la zona. Y en la otra mitad de la pista, el juego del bloqueo directo de los blancos comenzó a surtir efecto básicamente porque el equipo de Pablo Laso sí se mostró efectivo en su principal arma: los triples (8 de 17 en los primeros 20 minutos).

Y además, el Real Madrid siempre encontró alternativas, especialmente un Thompkins iluminado (13 puntos). Y eso le llevó a mandar en el luminoso (34-40 al descanso).

En la reanudación, el escenario se acentuó. El Madrid moviendo bien el balón y acertando desde el perímetro se disparó en el luminoso. La amenaza de un 'break' definitivo sobrevolaba el Palau. 

Pero el Barça tuvo la virtud de no hundirse, bajó a las trincheras en defensa y, liderado por Heurtel en ataque, creyó: Resultado, un parcial de 12-0 que le devolvió la vida (50-49). A partir de aquí, el pulso fue un intercambio de golpes. El Madrid insistía (56-62 ya dentro del último cuarto). Y el Barça respondía. A MVP Heurtel (se está ganando a pulso la renovación) se le sumaron Singleton, Tomic, Kuric y un cumplidor Smits (Ribas, Blazic y Pustovyi se quedaron inéditos) y los azulgranas decidieron morir con las botas puestas.

El Madrid dio un tirón que parecía definitivo (71-77). Sin embargo, el Barça siguió creyendo y la fe le dio el triunfo. Un parcial de 7-0 en los últimos dos minutos, rubricado por una canasta de Singleton a 29" certificaría la victoria del Barça. De todos modos, los blancos tendrían la última posesión después de que el ' instant replay' les diera la bola (tras una falta no señalada de Ayón). Pero Campazzo resbaló en su entrada a canasta, Thompkins erró a un metro del aro y la victoria del Barça fue una realidad. 

Si en el segundo partido, la victoria del Madrid llegó en el último suspiro, este miércoles los hados fueron favorables para el Barça. Ahora espera el cuarto asalto. Los azulgranas tienen a tiro forzar el desempate en Madrid; los blancos certificar su título en el Palau.La adrenalina está a tope. Más madera.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil