Categories: Noticias

Bicicleta y artrosis, ¿compatibles?

Publicidad

La posible mala relación entre bicicleta y artrosis preocupa a los pacientes, pero, ¿se trata de temores fundados? Teniendo en cuenta que el dolor articular, la inflamación de las articulaciones o la rigidez están entre los síntomas más habituales de la artrosis, seguramente ni te plantees usar la bici. Pero, a excepción de los días de más molestias, quizás te convenga hacerlo.

La prevalencia de la artrosis en España es del 10%, según la Sociedad Española de Reumatología (SER), y aumenta a partir de los 40 años. Si te afecta esta enfermedad degenerativa articular, caracterizada por la destrucción del cartílago hialino, sigue leyendo.

¿Es perjudicial el ciclismo si tienes artrosis?

Publicidad

No. Como explica a Arthritis.org la fisioterapeuta Jessica Schwartz, fundadora de PT2Go en Nueva York y miembro de la American Physical Therapy Association, el ciclismo abarca un amplio rango de movimiento de piernas. Ello fomenta la producción de líquido sinovial, que lubrica las articulaciones, además de mejorar la musculatura del abdomen y las piernas. Y, cuanto más fuerte estén los músculos, mejor soporte ofrecerán a las articulaciones.

Por su parte, un estudio sobre el papel del ejercicio físico en el paciente de artrosis asegura que, de entre todas las terapias físicas, el ejercicio es el que tiene una evidencia más clara en cuanto a efectos beneficiosos. Ejercicios aeróbicos como caminar, acuáticos, gimnásticos, recreativos o ir en bicicleta se han demostrado muy útiles, pues tiene relevancia en el fortalecimiento del cuádriceps y no generan alto impacto.

La inactividad se considera nefasta, física y funcionalmente, ya que produce atrofia, comorbilidad, pérdida de independencia y desinserción social. Está asociada a entre un 5% y un 10% del aumento de costes médicos, mientras que el ejercicio actúa de forma favorable sobre los tejidos del aparato locomotor, alivia la sintomatología y previene la discapacidad.

Publicidad

Bicicleta y artrosis de rodilla

La bicicleta es una actividad no lesiva para las articulaciones y, como recuerdan desde FisioSport, está respaldada por los profesionales de traumatología especializadas en medicina deportiva. Hay máquinas especialmente recomendadas, como la elíptica, que se considera excelente para evitar lesiones asociadas a la parte interior de la rodilla. Por ejemplo, el desgaste del cartílago, los ligamentos o el menisco.

También hay una relación muy positiva entre bicicleta estática y artrosis de rodilla, pues reduce el dolor y mejora las funciones mecánicas. Así lo muestra un estudio publicado en Clinical Rehabilitation. Otro artículo, publicado en Annals of the rheumatic diseases, constató que los entrenamientos con bicis estáticas fortalecieron los músculos y redujeron la actividad de la enfermedad después de seis meses.

Bicicleta y artrosis de cadera

El medio especializado Fisio Online explica que la artrosis de cadera es un proceso degenerativo que implica que la estructura del tejido cartilaginoso vaya perdiendo grosor. Con el paso del tiempo, se vuelve rígida y aparece el dolor.

Actividades de bajo impacto como ir en bicicleta o nadar están entre las opciones más recomendadas, ya que permiten que la estructura afectada mantenga una movilidad fisiológica adecuada sin aumentar los efectos de la lesión. Por los motivos planteados al hablar de artrosis de rodilla, también es recomendable la bicicleta estática ante la artrosis de cadera. Como alternativa, las caminatas y los paseos tranquilos también resultan favorables.

Publicidad

Asimismo, el portal señala la utilidad de tratamientos alternativos con plantas y minerales, que logran nutrir los cartílagos para moderar la artrosis. Hablamos del jengibre, la cúrcuma, la boswellia, el ácido hialurónico, etc.

Bicicleta y artrosis lumbar

Fisio Online recuerda que la realización de actividad física es necesaria para realizar un cambio en el dolor, y la bici puede ser un buen comienzo. Siempre y cuando, claro, no genere más dolor lumbar y se cuide mucho la postura al ir sobre ella.

La SER insiste en que factores que aumentan el riesgo de padecer esta enfermedad son la obesidad, determinadas ocupaciones, la herencia genética y la raza o el excesivo ejercicio físico. El ciclismo, en cuanto a que es una actividad de bajo impacto, es uno de los más recomendados, porque combate otros factores de riesgo como el estrés y la ansiedad.

Es fundamental realizar ejercicio de la manera adecuada, porque se puede producir microtraumatismos por repetición continua y sobrecargas que favorecen a la aparición de una artrosis precoz. En caso de duda, siempre es mejor optar por el ejercicio guiado.

Consejos para aliviar dolores por artrosis

Hemos dejado claro que sí, se puede hacer bicicleta con artrosis de rodilla u otros tipos. Entre los consejos generales, están usar un bici adecuada (la estática es muy recomendable), adaptar el ejercicio a la forma física, incrementar progresivamente desde los 20 minutos al día entre tres y cinco días a la semana y escuchar al cuerpo. Si hay dolor, mejor dejarlo.

Al margen de las anteriores, la Clínica Universidad de Navarra ofrece recomendaciones para aliviar el dolor por artrosis:

  • Guarda reposo los dos o tres días que sientas más dolor. En la medida de lo posible, evita actividades como subir escaleras.
  • Evita los movimientos bruscos y no fuerces las articulaciones.
  • Evita llevar mucho peso.
  • Cuida mucho tu alimentación, sobre todo para vigilar el sobrepeso. Es enemigo de, sobre todo, la artrosis de rodilla.
  • Usa un bastón de apoyo en el lado más sano para ayudarte a caminar.
  • Aplica frío o calor, según lo que te alivie, no más de 20-30 minutos al día. Por las mañanas, cuando hay más rigidez, usa un chorro fuerte de agua caliente para dar calor a las articulaciones, acompañado de un masaje local.
  • Toma analgésicos siguiendo las recomendaciones de tu médico de cabecera.
  • Evita los zapatos con mucho tacón y los cordones, para no tener que agacharte a atarlos.
  • Duerme en una cama bien firme y siéntate en sillas con respaldo recto.
  • Evita mantener la misma postura durante mucho tiempo.

Conclusión: ¿es bueno hacer bicicleta para la artrosis?

Hacer bicicleta es un ejercicio muy recomendado para la artrosis, porque favorece la producción de líquido sinovial que lubrica las articulaciones.

Es especialmente recomendable el uso de bicicleta estática, que evita las inclemencias meteorológicas, los excesos de intensidad o los obstáculos urbanos, que podrían incrementar el impacto.

La falta de ejercicio está contraindicada, así que lleva una vida activa. No tienes que forzar. Puedes empezar con 20 minutos de tres a cinco días a la semana, e ir incrementando según tu condición física. Los días de dolor, guarda reposo y sigue los consejos de tu médico.

Publicidad
Comparte
Publicado por
Natalia Romero
Publicidad