Categories: Noticias & Blog

Este es Fernando Carro: “Si lo doy todo en Tokio, lío una gorda que te mueres”

“Ojalá pueda darlo”, remarca Carro, a los 29 años, en un año que ha sido difícil para él. Pero seguimos pensando que no creer en sus opciones es como prescindir del aire acondicionado en verano.

El otro día participé en un programa de radio de una hora en el que se trataba de debatir de las opciones de los atletas españoles en los JJOO.

Cuando quise darme cuenta faltaban 10 minutos y creo aún no se había dicho ni palabra de las opciones de Fernando Carro en los 3.000 obstáculos.

Hace dos años, en el verano de 2019, Carro era casi nuestro atleta fetiche: un tipo espectacular, un poeta que creaba adicción y que nos llevó por caminos que no conocíamos.

Pero es verdad que el tiempo no tiene manual de instrucciones.

En el verano de Katir, da la sensación de que hemos dejado aparcado a Fernando Carro en el garaje.

Por eso hoy pretendo sacar el coche del garaje, recordar que no creer en él es como prescindir del aire acondicionado en verano y hasta dar por hecho que esa lesión (que le impidió participar en el Campeonato de España) no lo ha matado todo.

Carro llega bien a Tokio como demostró hace dos semanas en la Diamond de Gateshead donde hizo marca personal, a los 29 años, en los 3.000 metros lisos (7’41″20). 

Por lo tanto, existe derecho de admisión para creer en él, para meter la sexta velocidad y para estar con los ojos como platos en la semifinal del viernes 30 de julio (2 de la madrugada).

Es verdad que no ha corrido ningún 3.000 obstáculos este año y que hay 30 atletas que han competido por debajo de 8’20”. Pero creer en Carro es un tarea responsable en la que, por ejemplo, uno se acuerda de la letra de la canción de Sabina:

– Solo sé que algunas veces, cuando menos te lo esperas, el diablo va y se pone de tu parte..

Hace tiempo que no hablo con Fernando Carro, y ahora cualquier entrevista hay que hacerla por mediación del COE, pero esta semana le pregunté por él a Sergio, uno de sus más fieles seguidores.

Sergio me pasó el audio con el que Fernando Carro se despidió de él, antes de viajar a los JJOO.

– Si lo doy todo en Tokio lío una gorda que te mueres – le decía Fernando.

– Ojalá pueda darlo todo – remarcó.

Daba gusto escucharlo.

Fernando Carro en toda su expresión.

Con esa innata capacidad para recordar que entre lo bueno y lo malo casi siempre gana lo bueno.

Él: un atleta sin ardores en el estómago como lo fue en el Europeo de Berlín 2018 y como lo volvió a ser en el Mundial de Doha 2019.

Siempre encontrararemos un motivo para creer en Fernando Carro.

Sé que estas cosas no valen de nada pero puestos a comparar la mejor marca que se ha hecho este año en 3.000 obstáculos, los 8’07″75 de Lamecha Girma, están dos segundos por debajo de los 8’05 que hizo él en Mónaco en 2019.

También podría recordar que, desde que salió reventado de los JJOO de Río 2016, Fernando Carro tiene una cuenta pendiente con los JJOO.

Y esas cosas provocan como una injusticia.

Y es verdad que solucionarlo no sólo depende de él porque en el mismo escenario que él en los JJOO de Tokio 2021 estarán El Bakkali, Kibiwot, Wale, Bedrani…, en fin que os voy a contar.

Pero defiendo que este es buen momento. Puede ser incluso el momento para Fernando Carro porque el otro dia, repasando las edades de todos los inscritos en los 3.000 obstáculos de los JJOO, sólo encontré seis atletas más mayores que él.

Y, si me equivoqué, no fue por mucho.

Porque el atletismo viaja a cámara rápida y en ese sentido solo me queda por recordar que del podio de Río 2016 en esta prueba (Conselius Kipruto, Evan Jager y Mekhissi) ninguno estará esta vez en la línea de salida.

Comparte
Publicado por
Alfredo Varona