Dani Arce: “La esclerosis múltiple de mi madre es más dura que el atletismo”

Valiente historia de Dani Arce, que hoy podría jugar de defensa en el Burgos y que prefirió ser atleta. Ya tiene la minima para los 3.000 obstáculos en los JJOO de Tokio y el ejemplo de su madre, que tiene en casa, le ha marcado para siempre.

Es el atleta que casi siempre esta ahí, que casi nunca falla.

El otro día, cuando logró la mínima olímpica en Ostrava para los 3.000 obstáculos (8’21″53), volvió a venirme a la memoria.

– Tengo que llamar a Dani Arce.

– Creo que a partir de ahora vendrá lo mejor -me recibió él.

Desde el Europeo de Berlín 2018, Dani Arce es el sexto de Europa en los 3.000 obstáculos.

Es un atleta de fiar (insisto).

– Cada día salgo a entrenar con la mentalidad de ser finalista olímpico en Tokio. 

– Claro.

– Pero antes deberé ganarme la clasificación en el campeonato de España del día 27.

Dani Arce entonces volverá a ir a ganar como cuando era junior y el que ganaba era él (no Fernando Carro).

Qué tiempos.

Dani Arce ya tiene 29 años (parecen menos) y es como una torre. Mide 1,90, la cabeza preparada y la promesa de que siempre sale a ganar y de que no hubo un solo día que ocurriese lo contrario.

– Pero si no lo logro es porque hay otros que son mejores.

Pero ¿quién te dice que este no sea el año, su año?

Nos escucha su madre, una mujer que desde hace demasiado tiempo soporta una esclerosis multiple y se maneja como puede, a duras penas, ayudada por un andador.

Y la mujer disfruta al escuchar a su hijo.

Que este invierno se fue a entrenar a Kenia.

Que este verano puedevir a Tokio.

Que ha llegado a hacer 210 km en Sierra Nevada, “todo el día corriendo, mama”.

Se trata de Dani Arce, un atleta semi-desconocido para el gran público, ¿no le importará que escriba que es un semi-desconocido?, le pregunto.

– No, no qué va.

– Pero es que no me entusiasman los medios. No busco estar en portada -añade.

– ¿Y entonces por qué ha dicho sí a esta entrevista?

– Nunca digo no a nada.

Dani Arce ha terminado esta semana con 102 kilómetros, con 10 sesiones, con un día de descanso total (viernes).

Su marca es 8’19” en los 3.000 obstáculos, pero sabe que vale “bastante menos”.

Que su trabajo de este año es mejorarla.

– Es mi trabajo, claro. Ahora vivo del atletismo. Tengo una beca al ser sexto de Europa y de mi sponsor, New Balance, que me apoya mucho.

Bienvenidos al mundo de Dani Arce.

Nada de tatuajes ni agresivos cortes de pelo.

– A mí es que me gustan las cosas sencillas.

– No se gana con la apariencia -dice.

De junior encontró su hábitat en los 3.000 obstáculos y le gustan: la verdad es que le gustan.

– Porque en nuestro grupo estaba Tomás Tajadura que competía a nivel nacional y que era nuestra referencia: todos queríamos ser como él.

Pero el verdadero  termómetro de Dani Arce es otro atleta de la tierra: Higuero, Juan Carlos Higuero.

– En ocho años estuvo en tres JJOO: increíble.

– Para mí, la gente que deja huella es la que aguanta muchos años.

Y en esas está Dani Arce.

– Todo lo que soy es gracias a la gente que me rodea como mi entrenador Benjamín Álvarez Furones, que me ha cuidado desde que tenía 12 o 13 años.

– Solo me fui un par de años a León donde compartí piso con Roberto Alaiz y Álvaro Gutierrez. Quise cambiar de aires, aprender a moverme por mí mismo. Pero al final mi madre estaba aqui y decidí que debía volver aquí a Burgos a su lado.

Dani Arce es el menor de tres hermanos.

– Mis dos hermanas mayores ya se independizaron.

Él, sin embargo, es feliz en casa con su madre y su padre: un hombre que trabaja en una fábrica de madera.

– Mi madre tiene esclerosis multiple y la mujer se defiende como puede. Hay días buenos y otros peores. Pero estar a su lado es lo mejor que me puede pasar. Desde niño me enseñó a hacer la comida: ella es la que manda y yo el que pongo las manos. 

– Lo de su madre es más duro que el atletismo -le digo

– Ya lo creo.

– Pero eso me da fuerzas: ella me da fuerzas -insiste.

–  Yo empece de rebote en el atletismo -añade-. Hasta entonces hacía fútbol. Mi objetivo era ser futbolista. Llegué a jugar en el Burgos de defensa central.

Pero ahora es atleta.

El atleta que casi nunca falla (tipo de fiar).

– He demostrado que estoy bien. He hecho la mínima olímpica en la primera competición. Pero creo que lo que viene ahora será mejor. Si lo logro serían mis primeros JJOO y si lo logro ¿se imagina lo que es eso?

Claro que me lo imagino.

– Mi entrenador es un hombre muy conservador que prefiere cuidar al atleta y por eso me prodigo poco. Él siempre dice que máss vale pájaro en mano que ciento volando, y yo le creo.

Y yo también.

Comparte
Publicado por
Alfredo Varona

Artículos recientes

Con las fronteras cerradas a los vehículos, 12 atletas van de Toronto a Chicago corriendo

Bonita y dura iniciativa la que han tenido 12 corredores canadienses. Con las fronteras de…

8 octubre 2021

Un tope de 170-180km/semana: Font Romeu reúne a una ‘macedonia’ de fondistas

De nuevo el magnífico entorno de Font Romeu, en los Pirineos, vuelve a acoger a…

8 octubre 2021

6 Trucos para correr … sin pensar en correr

Hola a todos l@s amig@s de la Bolsa del corredor. Seguro que todos hemos pasado…

7 octubre 2021

¿Qué son series y repeticiones en una rutina de entrenamiento?

Es una de las preguntas más habituales cuando llegas al gimnasio la primera vez o…

7 octubre 2021

El bonito homenaje tras la trágica muerte de un corredor en el Maratón de Las Arenas

Un corredor francés falleció de un ataque al corazón mientras participaba en la 35 edición…

6 octubre 2021

La élite del Maratón Valencia buscará la carrera más rápida del año

Los kenianos Kamworor y Cherono, y los etíopes Wasihum y Molla serán los principales hombres…

6 octubre 2021