¿Por qué es bueno el ciclocross para el ciclismo de carretera?

Publicidad

Suerte hemos tenido de la generación de los Wout Van Aert, Mathieu Van der Poel o Thomas Pidcock. Genios prematuros que han cuestionado las leyes de la preparación física y del ciclismo de toda la vida.

Estos animales competitivos han revertido por completo la falsa creencia de que el ciclocross no es bueno para el ciclismo de carretera. Sus resultados lo reflejan. Se puede andar en todos los terrenos y lo que manda es el motor y no tanto la máquina o el recorrido.

Ante tal coyuntura hoy nos preguntamos por qué es bueno practicar ciclocross para el ciclismo de carretera. ¿Son compatibles las dos modalidades? ¿Hasta qué punto te perjudica o te beneficia hacer ciclocross si tus objetivos están en la carretera?

Publicidad

Ventajas del ciclocross para la carretera


Cambio de chip

Si eres de los carreteros empedernidos estoy convencido de que tendrás cierta fatiga mental en cuanto a la bicicleta de carretera se refiere. Un cambio de aires no te vendrá nada mal y cambiar el chip con una nueva modalidad, siendo igualmente ciclismo, creemos que puede ser beneficioso para la siguiente temporada. Al fin y al cabo, tu pensamiento tiene que ser a largo plazo y en las fechas en las que se practica el ciclocross la temporada de carretera todavía queda muy lejos.

Mejoras la potencia

Con el ciclocross te pasas el día arrancando y parando. Ante tales circunstancias es normal que mejores la explosividad. El ciclocross es un magnifico entrenamiento, competitivo o no, de la explosividad. Prácticamente a cada curva sales esprintando y los picos de vatios que das en cada pedalada y en cada tramo pedaleable son muy altos. Todo esto es posteriormente aplicable a la carretera o al MTB. Disciplinas en las que la potencia y la explosividad tienden a ser menos importantes. En definitiva podriamos decir que haces un trabajo especifico muy digno.

Mejoras la técnica

Si alguna vez te has metido en un circuito de ciclocross te habrás percatado de que es una modalidad sumamente técnica. Si el terreno está embarrado la dificultad técnica se multiplica, pero siendo incluso piso seco, la técnica marca muchas diferencias. Practicando ciclocross mejorarás la técnica hasta el punto de poder aplicarlo a la carretera o al MTB. Las curvas, los tablones y otros objetos sumados a la poca estabilidad de las bicicletas reglamentarias hacen que el ciclocross se covierta en una de las modalidades más técnicas que hay.

Publicidad
Es evidente que con el ciclocross vas a mejorar la técnica en carretera.

Mejoras la explosividad

No hay ninguna duda de que el ciclocross es uno de los deportes, y en concreto una de las modalidades, más explosivas que hay. En todo momento se rueda por encima del umbral y la intensidad con la que se compite es similar a un entrenamiento tipo HIIT. En carretera a menudo trabajamos muy bien el fondo, pero descuidamos la explosividad. Practicando alguna que otra carrera durante el periodo invernal seguro que mejoraremos la explosividad. Si vienes del MTB todo esto ya te resultará familiar así que de cierto modo el ciclocross también es bueno para el MTB.

Mantienes la chispa

El ciclocross es ideal para mantener la chispa competitiva. Aquella que se apaga una vez finalizamos la temporada y tarda un par de meses en reanudarse. Lo bueno del ciclocross es que al rodar a alta intensidad pero por periodos cortos de tiempo no tienes tiempo de fatigar demasiado al organismo. Como se dice en el argot ciclista sacas la carbonilla y aprovechas para hacer un trabajo de calidad que seguro te vendrá genial en las primeras citas del calendario de carretera. Dicho de otra forma, el ciclocross sirve para enlazar dos temporadas de carretera entre sí.

Te aclimatas al mal tiempo

El ciclista ‘curtido’ en CX sabe lo que es competir en temperaturas bajo cero, soportar lluvia, nieve, mojarse en carrera y llenarse de barro hasta el último centímetro del cuerpo. Saber convivir con estas circunstancias se convierte en una ventaja competitiva frente a quienes no lo han experimentado y puede ser determinante cuando rodamos en condiciones adversas.

Muchos ciclistas, como el propio Alejandro Valverde, han hecho público sus dificultades para competir con frío o con lluvia, mientras que otros se mueven como pez en el agua en estas condiciones. Quién sabe si Mads Pedersen hubiera sido capaz de ganar el Mundial de 2019 si el clima en el circuito de Yorkshire hubiera sido más benigno.

Publicidad
Publicidad
Comparte
Publicado por
Aleix Serra
Publicidad