Categories: NoticiasNutrición

Bicicleta y colesterol: lo que debes saber

Publicidad

Controlar el colesterol es el gran caballo de batalla de más de la mitad de la población adulta en España. Entre el 50% y el 55% tiene el colesterol alto, según datos de la Fundación Española del Corazón recogidos por el portal Médicos y Pacientes del Consejo General de Médicos y Fundaciones OMC. La mayoría de los pacientes con colesterol alto ni siquiera saben que lo tienen.

La guía europea sobre prevención de la enfermedad cardiovascular recomienda que el nivel total de colesterol no rebase los 190 mg/dl (miligramos por decilitro), y que el colesterol LDL no esté por encima de los 115 mg/dl. Lo que rebase estas cifras implicará riesgos de calado para la salud cardiovascular.

Publicidad

¿Baja el colesterol andar en bicicleta?

Mantenerse físicamente activo es clave para la salud cardiovascular y, de hecho, la inactividad es un factor de riesgo importante. Tiene efectos adversos que influyen y potencian otros factores de riesgo.

Así lo explica la Fundación Hipercolesterolemia Familiar, que insiste en que la actividad regular ayuda a controlar el peso y a bajar el colesterol LDL. También puede ayudar a aumentar el colesterol HDL, bajar los triglicéridos, reducir la tensión arterial, controlar el riesgo de diabetes y mejorar el estado del corazón y los pulmones.

Un 50% menos de riesgo de infarto

La bicicleta reduce en más de un 50% el riesgo de infarto de miocardio, según un metaanálisis de la Escuela Superior Alemana de Deportes. En dicho trabajo se revisaron más de 3.000 artículos científicos de los 30 años previos, en los que participaron miles de voluntarios.

Publicidad

A ello se suman otros efectos, ya que el ciclismo también ayuda a proteger las articulaciones, previene los dolores de espalda, fortalece el sistema inmunológico, es un revulsivo contra el estrés y la ansiedad y aumenta la sensación de bienestar.

La Fundación Hipercolesterolemia Familia recuerda sobre qué factores de riesgo cardiovascular actúa el ejercicio físico:

  • Obesidad. Aumenta el gasto calórico y hace ganar masa muscular, un tejido que consume más calorías.
  • Niveles de colesterol. Disminuye el colesterol total y los triglicéridos, y aumenta la proporción de HDL.
  • Niveles de glucosa. Favorece la entrada de glucosa en las células, lo que contribuye a retrasar la aparición de diabetes tipo 2. Suele ser de aparición tardía, sobre los 40 años, y se da con más frecuencia en personas con sobrepeso.
  • Tensión arterial. Favorece la dilatación de vasos periféricos.
  • Salud del corazón. Se entrena para optimizar su rendimiento, de manera que disminuye el número de latidos por minuto.
  • Salud de los pulmones. A medida que hacemos ejercicio, aumenta la capacidad pulmonar.
  • Salud de las articulaciones. Con la actividad física aumenta su flexibilidad y se favorece la retención de calcio, lo que previene la osteoporosis.

Cabe señalar, además, que la Escuela Superior Alemana de Deportes diseñó un programa específico de ciclismo amateur para mujeres con cáncer de mama. A los tres meses se observó que la mortalidad se había reducido en un 30%.

Adaptar la actividad

Para que se trate de un ejercicio cardiosaludable sin riesgos, la duración y la frecuencia de las sesiones de bicicleta deben ajustarse a la condición física y la edad de cada persona, así como al objetivo que se pretende alcanzar.

Publicidad

Partimos de con solo 10 minutos de pedaleo se fortalece la musculatura y las articulaciones, además de activarse el sistema circulatorio. Así lo afirma el especialista en Medicina del Deporte Ingo Froböse, profesor de la Escuela Superior Alemana de Deportes.

A medida que se aumenta el tiempo de las sesiones, se multiplican los beneficios que la práctica tiene sobre nuestro organismo. El incremento debe ser gradual y siempre adaptado a las circunstancias personales. Quienes ya tienen una enfermedad cardiovascular, padecen hipertensión o diabetes, es hombre con más de 40 años o mujer con más de 50 que no ha llevado una vida actividad, deberían consultar a su médico antes de empezar un programa.

En concreto, hacer bicicleta se considera actividad de intensidad moderada, como caminar a 10 km/h, patinar, jugar al tenis, practicar golf o bailar.

¿Y si no funciona?

Hay pacientes que experimentan frustración cuando se esfuerzan en ser rigurosos con los hábitos saludables, una vez conocen que tienen alto el colesterol, pero no ven resultados. Puede suceder que, por cuestiones genéticas o de otra índole, no resulte fácil bajar el colesterol.

Según un estudio publicado en FMC – Formación Médica Continuada en Atención Primaria, el ejercicio físico aeróbico no atenúa la progresión de arteriosclerosis. Se trata de una alteración vascular caracterizada por el endurecimiento, aumento de grosor y pérdida de elasticidad de las paredes arteriales, y el exceso de colesterol es un factor de riesgo para que aparezca.

El mencionado estudio se realizó en Kuopio y alrededores semiurbanos del este de Finlandia, a 150 hombres entre 50 y 60 años seleccionado aleatoriamente. Se prescribió un programa progresivo de ejercicio aeróbico que incluía ir en bicicleta, además de caminar, correr, nadar y esquiar. La actividad debía realizarse tres veces por semana, entre 30 y 45 minutos, y luego cinco veces entre 45 y 60 minutos.

La conclusión fue que el ejercicio no atenuó la progresión de arteriosclerosis en general, a excepción de un subgrupo de pacientes no tomaban estatinas (medicamentos que se usan para bajar el colesterol). Es decir, en un grupo de 15 personas que no tomaban medicación sí se observó una diferencia significativa en la progresión de arterioesclerosis, un 40% menos que en el grupo de intervención.

Conclusiones

En cualquier circunstancia, siempre es mejor hacer ejercicio físico adaptado al contexto de cada cual. Y, en concreto, ir en bici regularmente reduce en un 50% el riesgo de infarto de miocardio.

Estas son las conclusiones que podemos obtener de la información recopilada:

  • El ejercicio físico ayuda a controlar el peso y a reducir los triglicéridos y el colesterol LDL, junto a otros beneficios.
  • Ir en bicicleta se considera actividad moderada. Hacerlo 10 minutos ya genera beneficios, pero la duración y la frecuencia deben ir acordes a factores como la edad y la condición física.
  • Conviene consultar a un médico en caso de riesgo: personas con enfermedades cardiovasculares, hipertensión, diabetes, hombres con más de 40 años y mujeres con más de 50 que no hacen ejercicio regular.
  • En caso de que los hábitos saludables no sirvan para reducir el colesterol, puede haber detrás cuestiones genéticas, afecciones o patologías previas. El seguimiento médico exhaustivo es fundamental, y probablemente se prescriba el tratamiento con estatinas.
Publicidad
Comparte

Ver comentarios

  • Me gusto mucho el articulo sobre "bicicleta y colesterol" lo que debemos saber. No sabia de los beneficios especialmente para evitar enfermedades cardiovasculares.

  • Gracias por este artículo tan valioso he importante para la salud gracias infinitas empezaré a pedalear les informaré cómo voy les gustaría les mandé mi progreso

Publicado por
Natalia Romero
Publicidad