5 errores del “experto” en ciclismo

Publicidad

En todas las grupetas hay el entendido de turno, el que todo lo sabe y aquel que no deja de dar consejos a todo el mundo. Que si haz esto, que si haz lo otro, que si este material es genial, que si este nuevo producto va de maravilla….

Me jugaría algo a que ya le has puesto cara a este “experto” en ciclismo. Seguramente incluso hayas tenido tiempo de ponerle nombre y apellidos y es que desafortunadamente por los carreteras nos encontramos con mucho sabiondo suelto.

Es por este motivo que hoy llega el momento de ponerles verdes y de dejar claro que aquí nadie hace las cosas perfectas. Si los profesionales cometen errores como no los van a cometer los cicloturistas por muy expertos que se crean. Ahí van X errores del experto en ciclismo.

Publicidad

Infravalorar a los otros

El primer gran error de nuestro “experto” en ciclismo es el de infravalorar a los otros. Esto implica, por ejemplo, infravalorarlos a nivel físico. Infravalorar sus condiciones físicas y por lo tanto su rendimiento. Los “expertos” tienden a ser los mejores en todos y no hay nada que les moleste más que algún compañero de grupeta les pase la mano por la cara. Son chulos a rabiar y menospreciar a los demás va en su ADN. También, como veremos más adelante, tienden a infravalorar las bicicletas y el material de los demás ciclistas.

Fardar de material

Nuestro querido “experto” en ciclismo tiene siempre la tentación de fardar de material. Acostumbra a ser de los que más dinero se gasta en material, lo que no significa que tenga la mejor nómina a final de mes, y siempre chulea de que lo suyo es lo mejor. La bicicleta de la marca X, es decir la suya, siempre es más versátil, más escaladora, más aero y más polivalente que todas las demás. En definitiva, todo lo que lleve él, bien sea un culotte, unas gafas, un chaleco o un kit antipinchazos será lo mejor de lo mejor y evidentemente mejor a lo que puedan tener el resto de compañeros.

Chulear de Strava

Nuestro “experto” en ciclismo es innegable que se pega unas buenas palizas en bicicleta. Eso no se lo va a negar nadie. Su objetivo es estar más fino que nadie para posteriormente fardar de condición física, así que para lucir primero hay que sufrir.

Publicidad

El caso es que aprovechando las pachadas que se pega entrenando, siempre tiene a mano el Strava para enseñar lo mucho que vale y la gran calidad de sus entrenamientos. El tiempo en una determinada subida o el preciado KOM en un segmento son ejemplo del lucimiento personal de los “expertos” del pelotón. Unos KOMs que importa bien poco si son tras coche o tras camión. Lo importante es que se creen los reyes de la carretera y gracias a su sudada cuenta de Strava se creen en condiciones de mirar al resto por encima del hombro.

A nuestro “experto” en ciclismo solo le falta llevar el maillot amarillo

Menospreciar el material ajeno

Como comentaba anteriormente una de las debilidades de los denominados “expertos” en ciclismo, es la de menospresciar el material ajeno. Lo suyo siempre es mejor y los demás son “tontos” por comprar semejantes productos. “Te han timado” es una afirmación bastante habitual al igual que también lo es la de “en este sitio lo habrías encontrado más barato”, porque es que nuestros expertos en ciclismo también son expertos en búsquedas por internet. Siempre tienen lo mejor y siempre, y cuando digo siempre, es siempre, lo encuentran al mejor precio. No entra entre sus planes que nadie, absolutamente nadie les tome el pelo.

Creerse preparador

Lo que faltaba para cuadrar la equación son los amplios conocimientos que nuestros “expertos” tienen en nutrición y en preparación física. Saben perfectamente las series que hay que hacer y cómo hay que alimentarse encima de la bicicleta. Además, no solo son buenos aplicándose el contenido, sino que además son buenos replicándolo hacía los demás. Los que realmente son preparadores físicos parece que han tirado 4 o 6 años de su vida a la basura estudiando cosas que al fin y al cabo no sirven para nada. Un buen “experto” en ciclismo sabe lo que hay que hacer en cada momento, y lo que es más importante, su soberbia, su poderío y su supuesto conocimiento le hacen dudar de cualquier cosa que no venga de su cabeza.

Publicidad
Publicidad
Comparte
Publicado por
Aleix Serra
Publicidad