¿Es tan difícil bajar de 3 horas en maratón?

Publicidad
El mito existe en el maratón. Y es un mito muy bonito. A veces, uno hasta se encuentra con una pistola en el pecho. Pero eso es lo que nos recuerda la grandeza de este desafío

El entrenador Juan del Campo siempre recuerda a ese amigo suyo que no bajó de las 3 horas “por pararse a dar un beso a la novia en el último kilómetro”. Pero no es ninguna novedad. En todos los maratones del mundo las tres horas siempre se cobran algún disgusto. Fortalecen un mito que merece la pena. Una literatura impaciente que tiene algo de verdad y de obsesión. Por eso a veces es tan difícil encontrar el término medio. La gente te puede contar cómo lo consiguió pero no cómo lo vas a conseguir tú. Hay quienes derriban rápido las tres horas y hay quienes necesitarían una vida más para lograrlo. Por eso es una propuesta interesante y realista que, fríamente, exige un ritmo de 4’15” durante 42,195 kilómetros lo que, sin embargo, no consigue equivocarnos: correr un kilómetro a 4’15” es fácil pero correr durante 42 a 4’15” ya no es tan fácil. Un pulso a veces asombroso con uno mismo en el que yo siempre me acordaba de aquella frase que leí a Arturo Pérez Reverte en ‘El asedio’ y que hoy me parece suficiente: “A todos nos motivan los juegos. Los desafíos”. 

 A veces, la virtud también está en la decepción. Hasta te permite explicar que los mejores son los que no se cansan de intentarlo como aquel empleado de El Corte Inglés que en su primera vez se quedó a 20 segundos de lograrlo y nunca más volvió a acercarse. Todavía hoy, ya jubilado de los maratones, lo sigue contando, sin encontrar explicación fiel a esa estafa del destino. Pero así son las tres horas. Nos demuestran hasta qué punto son importantes las cosas que no valen dinero. No hay más que recordar el año en el que lo logró un banquero tan prestigioso como Raúl Baltar. Al día siguiente ya lo sabía todo el mundo. Había colocado la fotografía de la hazaña en la portada de su perfil de Twitter. Pero eso es lo que diferencia a las tres horas. Si fuese fácil no lo hubiese hecho. Es más, si fuese fácil, tendríamos un problema: el maratón perdería a uno de sus encantos. Sería como volver a ver ‘Casablanca’ y no encontrar a el Café de Ricks por parte alguna: imposible. 


Parece mentira la diferencia que hay entre un segundo, de 2:59’59” a 3:00’00”

Las tres horas representan un ejercicio de orgullo. Un desafío de calidad. Un océano bello pero peligroso en el que en el momento más inesperado uno se puede encontrar con una pistola en el pecho. Pero entonces volvemos a recordar que esa es parte de su psicología y de su maravillosa oferta. De lo contrario, nos tendríamos que ir con la música a otra parte. No hablaríamos con este interés de las tres horas. No sería necesario explicar que hay pocos ciudadanos para los que este objetivo resulte fácil. No valdría la pena siquiera acordarse de un atleta de la categoría de Colomán Trabado. Aquel hombre que en la década los ochenta fue más de veinte veces campeón de España de 800 metros y que, en el primer maratón que intentó en Calviá, se dio cuenta de que las tres horas son palabras mayores. Pasó la media en 1 hora y 10 minutos y ni siquiera eso fue una garantía en la segunda parte. De ahí salió con la idea de que para lograrlo no es suficiente con mostrar el currículum. “Hay que prepararse física y psíquicamente de forma muy concienzuda”. 

Publicidad

Las tres horas retratan la esencia del maratón, de sus días y de sus noches.

Así que yo, siempre que lo dudaba, me acordaba de él como podría acordarme ahora de los años que le costó a Luis Enrique, el antiguo entrenador del Barcelona, con esas piernas suyas que parecen hechas para correr. Entonces uno entiende con más velocidad si cabe que el mito de las tres horas es necesario y casi imprescindible. A costa suya, se podrían escribir vida y milagros del maratón y en el camino siempre encontraremos historias más exageradas que la nuestra. Lágrimas de rabia o de emoción debajo de la pancarta de meta que le recuerdan a uno que, entre todas las emociones que conocemos, esta es una de las más vulnerables que existen. Incluso, hasta parece mentira la diferencia que hay entre un segundo, de 2:59’59” a 3:00’00” lo que nos vuelve a recordar que la literatura lleva razón: un segundo no siempre es una anécdota. Es más, en un segundo pueden ocurrir miles de cosas.

 Quizá por eso uno es tan prudente al escribir de las tres horas. Me gusta respetarlas y ni se me ocurre pensar que esto forme parte de una campaña de publicidad. Al contrario. Las tres horas retratan la esencia del maratón, de sus días y de sus noches. Por eso reconozco que, en su momento, yo mismo podía emocionarme pensando en ellas. Sobre todo, la primera vez. Todavía hoy me acuerdo de la letra de esa canción de Fito Páez: “Nunca nada se repite como la primera vez”. Tampoco me importaría que ahora me diesen las doce de la noche escribiendo de las tres horas. Pero entonces siento que sería inútil porque nunca  llegaríamos a la conclusión perfecta como me explicó el doctor Hernán Silván aquella vez en la que le pregunté si el hecho de realizar 1 hora 21 minutos en media te inmunizaba frente a las tres horas. “No”, rebatió. “A partir del kilómetro 35, la fisiología humana cambia radicalmente  Por eso un error extrapolar las marcas de 10 y de 21 kilómetros al maratón. No tiene relación“.

Publicidad

 Desde entonces, entiendo que no hay ninguna regla obvia. He conocido entrenadores que, antes de hablar de cifras, te hacen una pregunta de cara a una prueba tan larga: “¿Es tu forma de correr lo suficientemente económica?” Pero, precisamente, esa pregunta forma parte de la batalla, de nuestro propio examen de conciencia frente a la incertidumbre en la que Rodrigo Gavela, como entrenador, nunca se cansaba de pedir paciencia: “Al final”, decía, “siempre se encuentra el camino”. Y entonces defendía que no tiene por qué ser en seis meses. También puede ser en seis años. “Si un plan de entrenamiento es bueno, será más duro cada año”. Mientras tanto, no pasa nada por hacer las cosas sin prisa.  Los kilómetros no siempre llevan razón. Ni siquiera los que superan los 100 a la semana para reducir las distancias, “porque el hecho de entrenar más no significa que entrenes mejor”. Es más, por lo que yo recuerdo, Gavela siempre te devolvía esa pregunta: “Lo primero que yo le preguntaría a un atleta que llegue a los 100 kilómetros para cumplir el objetivo de las tres horas sería: ‘¿eres capaz de aguantarlos?’ Si me dice que sí, le contestaría ‘vale, bien, hazlos, pero a mí personalmente me parecen demasiados para un atleta aficionado'”. Pero en un mundo tan grande tiene que haber de todo. Hasta los que se les ocurre dar un beso a la novia en el último kilómetro como nos contaba Juan del Campo.

@AlfredoVaronaA 

Publicidad
Comparte

Ver comentarios

  • Aqui uno que solo hizo un maraton en 3:00:31 y sabe bien de lo que hablas.volveré a intentarlo

  • Yo empese a correr mi primer maraton a los 17 años tarde 4 maratones par correr a bajo de las 3 horas lo corrí en 2 :47 min ya que no pude mantener el ritmo de 2:40 min

    • Oju!!! Que iba a pulverizar todas las marcas de maratón! ! Objetivo ambicioso sin duda. Cuantos km aguantaste a 2.40 ???

  • ..."correr un kilómetro a 4’15” es fácil"...frase muy desafortunada de éste artículo.Fácil,para quién ? Un Keniata o una persona que corre para cuidarse tan solo ? No señor Alfredo,correr 1 km a 4:15 NO es fácil,no engañemos a la gente.

    • No te enfades hombre. Sabes lo q es contextualizar?? Si hablamos de hacer sub 3h, has de hacer el km a 4.15" fácil fácil. ... ánimo q con sudor y sacrificio podrás rodar a 6" el km en un par de años!

  • Pues yo hago el km en 6 minutos y tan contento eso sí ya tengo mis años, así que menos cachondeito.

  • Yo corro maratón desde hace 10 años, siempre lo he considerado con mucho respeto , pero siempre dentro de mis posibilidades haciendo el mejor esfuerzo para lograr un buen ritmo y llegar a la meta pleno de gozo, mis tiempos han variado desde 3:20 hasta 4:04 , pero lo que más me interesa es el gusto por la ruta

  • Bueno yo no he podido bajar de las 3 horas, nada más que si tuviera otra edad, no estuviera intentando bajar de 3 h, si no seguro de 2:40 o 2:30,pero nunca lo intente joven, solo Corría a lo sumo 21km, ahora con 54 años voy a intentarlo en Boston, si el clima me ayuda, se que lo logró, porque acá las maratones tienen mucha pendientes y bajadas. En una hace lentos los km y en otra más rápidos, pero se golpea mucho uno, tengo 3:02"15... Se que lo lograré, nunca he corrido una llana.

  • A mí tres veces me cayeron las tres horas en la misma pista de atletismo, y sin beso a la novia. Lo que lloraba. Finalmente, insistiendo una y otra vez, casi segundo a segundo lo conseguí en el maratón número....25. Y por los pelos 59:47. Si tienes un sueño, vete a por él, no te para nadie.

  • Yo corri mi primer maratón en Sevilla 2016 y hice 02:59:11 baje unos segundos ejeje Pero es mi primer maratón, luego en 2017 busque el 02:55:00 pero una subida de isquio me se fue a 03:07:00.
    Tengo 36 años ahora

  • Dándole vueltas a esto me encontré con tu texto y de verdad que te agradezco. Mi mejor fue 3:01 y culpo al agua que se me cayó al momento de tomar mi último gel, tuve que regresar y por ahí yo digo que andan unos dos segundos. Estoy a 2 semanas de tratar de hacer la hazaña y sin duda en esos 42.195 algo recordaré de lo que acabo de leer. Muchas gracias!

Publicado por
Alfredo Varona
Publicidad