Categories: Noticias & Blog

La leyenda de Allyson Felix, la ‘mamá’ coleccionista de medallas que se retira

Publicidad

Con sus 11 medallas olímpicas, la velocista estadounidense Allyson Felix se retirará este año como la atleta más laureada de la historia de los Juegos y como un emblema de la lucha contra la discriminación de género en el deporte. Felix, que este miércoles anunció su retirada de las pistas esta temporada, posee un palmarés sin parangón en su deporte. Además del récord de medallas olímpicas en el atletismo femenino (siete de oro, tres de plata y una de bronce), la californiana colecciona también 18 preseas (13 de oro, tres de plata y dos de bronce) de los Campeonatos del Mundo.

Felix, de 36 años, ha seguido subiendo al podio incluso después que en noviembre de 2018 diera luz a su hija Camryn en un parto complicado, tras solo 32 semanas de embarazo y con una cesárea de emergencia. Al año siguiente, la velocista asombró en su regreso a la competición al lograr dos oros (relevos en 4x400m femeninos y 4x400m mixtos) en el Mundial de Doha mientras que en los Juegos de Tokio-2020, retrasados a 2021, alcanzó otra medalla dorada en el relevo 4×400 y un bronce en los 400m.

El lío con Nike y su embarazo

Su inigualable trayectoria no impidió que Felix tuviera que afrontar otro tipo de batalla a raíz de su embarazo, esta vez ante un acto de discriminación por parte de Nike, su patrocinador desde que era adolescente. En una renovación de contrato posterior al embarazo, Nike pretendió rebajarle los emolumentos hasta en un 70%, según denunció Felix en un artículo en The New York Times en 2019. “Cuando tenemos hijos, nos arriesgamos a que nos recorten (dinero) de nuestros patrocinadores durante nuestro embarazo y después”, alertó Felix.

Publicidad

“Es un ejemplo de una industria deportiva donde las reglas están hechas mayoritariamente por hombres”. Felix visibilizaba así una problemática que han tenido que afrontar muchas otras deportistas de élite. Su voz se unió a las de las atletas Alysia Montano y Kara Goucher y, ante el escándalo, Nike tuvo que comprometerse públicamente a no penalizar económicamente a las atletas que decidan ser madres. Este episodio “me ayudó a comprender lo que era importante y a darme cuenta de que no podía seguir callando”, dijo Felix al diario The Washington Post en 2019. “No me esperaba los retos de dar a luz. Antes estaba tan centrada en mi rendimiento que me daba miedo hablar de otros temas. Pero por fin siento que tengo algo que sumar a la conversación”.

Hija de pastor

Nacida el 18 de noviembre de 1985 en Los Ángeles (California), Felix se crió en un entorno religioso donde su padre, Paul, era un pastor de origen criollo que enseñaba el Nuevo Testamento. “Mi fe es la razón por la que corro”, explicó Felix. “Realmente siento que tengo este increíble don que Dios me ha dado, y se trata de utilizarlo lo mejor posible”. Apodada “piernas de pollo” en el instituto por su delgadez, Felix alcanzó su primera medalla olímpica a los 18 años con una plata en los 200m de los Juegos de Atenas-2004.

Un año después, en el Mundial de Helsinki, subió a lo más alto con un oro en los 200m y empezó a forjar una era de dominio casi absoluto en esa prueba y en los 400m individuales y en relevos. En 2018 sintió que su carrera estaba en riesgo por su embarazo y lo mantuvo inicialmente en secreto, hasta el punto de queAllyson Felix. El nacimiento de Camryn demostró al mundo que no era así.

Publicidad

“Es increíble cómo te cambian las prioridades cuando eres madre. Cammy es realmente lo más importante ahora”, subrayó. En su anuncio del miércoles, Felix avanzó que su activismo por los derechos de las mujeres estará en primer plano de su temporada de despedida. “Esta temporada voy a correr por las mujeres, Voy a correr por un futuro mejor para mi hija. Voy a correr por ti”, escribió. “Permanezcan atentos porque compartiré una serie de anuncios que espero que hagan el mundo mejor para las mujeres”.

Publicidad
Comparte
Publicado por
LRDC
Publicidad