La Vuelta de Evenepoel: la versión 2.0 del belga

Publicidad

Remco Evenepoel ha demostrado, y con creces, que es un corredor capaz de aspirar y de ganar una vuelta de tres semanas. El belga ya sabe lo que es subir a lo más alto del podio en La Vuelta a España con tan solo 22 años y ahora están por ver cuáles serán sus próximos pasos. Un debate que se ha vuelto a acentuar en los últimos días.

De momento, el manager general del Quick-Step, Patrick Lefevere, ha asegurado que preferiría que Evenepoel se centrase en el Giro de Italia antes de enfrentarse a Tadej Pogacar y compañía en el Tour de Francia. “Todo el mundo sabe que es un súper talento, pero cuando llegue el momento intentaremos luchar contra ellos”, ha comentado en el portal VeloNews. 

La Vuelta es la primera gran vuelta de Evenepoel en su corta pero destacada carrera profesional. De hecho, se ha convertido en el cuarto corredor más joven de toda la historia en ganar la ronda española, además de darle a Bélgica una victoria en la general de una grande 44 años después. El último belga que se embolsó una carrera de tres semanas fue Johan de Muynck en el Giro de Italia del 1978. Ha llovido mucho en Bélgica desde entonces.

Publicidad

El ciclista flamenco del Quick-Step ya suma en su palmarés un triunfo con el que pocos contaban a estas alturas. De su talento no había dudas. Pero el tipo de corredor que nos había demostrado ser hasta la fecha, era más incierto. Pero es que solo tiene 22 años…

El debut en el Giro de Italia el año pasado – carrera que no terminó – y el hecho de no llegar a esta Vuelta con el cartel de gran favorito, sembraba ciertas dudas. Remco, al menos de cara la galería, parecía que no venia cien por cien focalizado para la general.

Esto decía, por ejemplo, en la sexta etapa cuando se hizo con el liderato. “Lo haré lo mejor que pueda. Todavía quedan muchas etapas y muy duras por delate y estoy líder, pero no puedo decir que soy el claro favorito”. De hecho, en esa primera etapa de montaña también reconoció que el equipo no tenía un plan claro para afrontarla porque no sabía cómo tendría las piernas.

Publicidad

Pero su fuerza y su adaptación física y mental le han permitido estar allí, acabar con todas las especulaciones y defender el maillot rojo durante 15 jornadas, a pesar de tener a un equipo mermado con la principal baja de Julian Alaphilippe a las primeras de cambio. Y lo ha hecho a su manera: atacando y demostrando que es uno de los puntales de la nueva generación de ciclistas que suben dispuestos a dar juego y a no guardarse nada en el tintero.

Además, el recorrido de este año se adaptaba al belga. La explosividad que ha caracterizado La Vuelta y que tan bien le ha ido a Primoz Roglic en las tres ediciones anteriores, también ha favorecido a Remco. La sensación que desprende es que se ha sentido como pez en el agua. El belga sufre más en subidas largas y tendidas como las que podemos ver en los grandes encadenados del Giro de Italia o el Tour de Francia, que han faltado en esta Vuelta. Pero es algo Evenepoel que puede pulir y mejorar en los próximos años. Como comentaba Joaquim “Purito” Rodriguez en algunos post-etapa de esta Vuelta: el margen de mejora que tiene es muy alto.

Hubiese acabado o no en lo alto del podio de Madrid, el paso adelante que ha dado Remco es de gigante. Es un ciclista que despuntó de muy joven con unos registros al alcance de muy pocos. Ahora ya suma 36 victorias profesionales, con una Lieja-Bastogne-Lieja, dos Clásicas de San Sebastián, y victorias y general en La Vuelta a Burgos y en el Tour de Polonia, entre otros. Pero esa presión prematura y la etiqueta de tener que ser el nuevo Eddie Merckx por parte de algunos, generó unas expectativas quizás algo desmesuradas. 

La caída que tuvo en el Giro de Lombardía en 2020 también ha sido clave para entender su evolución. Fue un antes y un después en su carrera. Una caída fea, dura y peligrosa que a punto estuvo de retirarlo. Pero le sirvió para madurar, crecer y enfocar las carreras y el día a día con otra mentalidad. Esta temporada lo ha demostrado siendo uno de los mejores ciclistas del pelotón internacional. Después de esta Vuelta, estamos delante de otra versión de Remco. Una versión 2.0 que seguro que marcará el futuro próximo del ciclismo.

Publicidad

Los inicios de Evenepoel

Hablar de Remco Evenepoel es hablar de un chico nacido en Aalst (Flandes) el año 2000. De un joven que se saltó todos los pasos de formación lógicos. De un ciclista que con 19 años, en su debut profesional, ganó el campeonato de Europa de contrarreloj.

A pesar de ser hijo de ciclista profesional, lo más sorprendente de todo es que solo hace cinco años que compite en ciclismo. Hasta los 17 años jugaba a fútbol. Y no se le dio nada mal. Jugó en las categorías inferiores del Anderlecht, del PSV Eindhoven y de la selección belga, en la que llegó a ser capitán. La falta de ilusión, le llevó a cambiar la pelota por la bicicleta.

El tiempo le está dando la razón. Ahora ya puede decir que también ha cambiado la camiseta roja de la selección belga por el maillot rojo de La Vuelta. 

Publicidad
Comparte
Publicado por
Pau Mitjans
Publicidad