Noticias & Blog

Robertson dice que le inyectaron EPO en vez de la vacuna del COVID en Kenia

Publicidad

Surrealista lo que ha sucedido con el neozelandés Zane Robertson. El plusmarquista nacional de maratón y dos veces olímpico ha sido suspendido durante ocho años por dar positivo por EPO. Dios positivo en la prueba que se le realizó en la Great Manchester Run de 2022 y luego se corroboró la sustancia encontrada en su sangre. Otra noticia triste en el mundo del atletismo, manchado desde hace años por esta lacra.

Pero lo más ‘surrealista’ del asunto ha sido lo que ha alegado el atleta oceánico para ‘justificar’ o para quitarse la culpa de encima. El atleta de 33 años afirmó que le inyectaron EPO sin su conocimiento cuando fue a recibir la vacuna COVID-19 en Kenia.

Anunció su retirada

Presentó pruebas del hospital para respaldar su afirmación, pero el Drug-Free Sport New Zealand (DFSNZ) descubrió que la historia era falsa. Robertson tiene seis récords nacionales de pruebas en ruta, incluido el medio maratón y el maratón. También ganó una medalla de bronce en los 5.000 m masculinos en los Juegos de la Commonwealth de 2014 en Glasgow. El mes pasado, antes de que se revelara su suspensión, anunció su retiro en Instagram.

Publicidad
Publicidad
Compartir
Publicado por
LRDC
Publicidad