Y yo con estos pelos

Y yo con estos pelos

Compartir

Quizás seas de esos runners que se afeitan las piernas. Puede que incluso te afeites el pecho. Cada vez hay más corredores que se afeitan orgullosos. A nivel popular y en carreras de larga distancia parece algo absurdo afeitarse para ser más aerodinámico. Realmente quienes se afeitan lo hacen por estética, moda o para sufrir menos en la camilla del fisio. El runner con pelos en las piernas sufre más que el resto en el fisio, aunque es una relación de odio recíproco, al fisio tampoco le gustan los runners peludos.

No hay una única razón para que, a diferencia de otros mamíferos, carezcamos de pelaje. Hay varias teorías sobre este asunto, algunas más interesantes que otras. La hipótesis que nos ocupa como runners dice que el hecho de que hoy no tengamos pelaje tiene que ver con la refrigeración y con el aumento de velocidad a la hora de correr.

El pelaje de nuestros antepasados no se perdió en un día. La selección natural beneficiaba a aquellos que tenían menos pelo porque se refrigeraban mejor y podían recorrer mayores distancias. Así poco a poco se fue perdiendo hasta que quedó reducido a un mechón en la cabeza.

La desnudez de nuestros antepasados no afectó a la cabeza porque tan pronto como el hombre comenzó a caminar y correr erecto, el cráneo pasó a absorber mayor cantidad de rayos solares. Tener pelo en la cabeza era la mejor forma de protegerla del sol. La barba a su vez es un excelente instrumento para mostrar el grado de virilidad y el nivel de testosterona. ¿Te has fijado lo que impresiona en línea de salida un corredor con barba y bigote?

La pérdida de pelaje se dio hace 1,6 millones de años, en época del homo erectus. En aquella época todos éramos negros. Una piel con mucha melanina era la mejor forma de protegernos del fuerte sol africano una vez que habíamos perdido el pelaje. La aparición de la raza blanca es posterior, cuando el hombre comenzó a emigrar al norte y el exceso de melanina no era necesario e impedía la producción de vitamina D. Todos, absolutamente todos los corredores, llevamos un africano de piel oscura dentro.

Que la mujer se depile tiene sentido ya que es una forma de acentuar su atractivo biológico. En cambio, cuesta más entender por qué cada vez más hombres deciden afeitarse piernas y pecho si no es por una cuestión de aerodinámica. Por encima de todo es una moda y la publicidad tiene buena parte de culpa. Hoy los hombres son la antítesis de los de hace años cuando tener pelo en pecho era síntoma de virilidad. Es probable que la moda de afeitarse todo el cuerpo pase, quizás nuestros hijos o nietos se rían de que hoy en día nos afeitemos las piernas para correr.

En definitiva, las corredoras que se afeitan son fruto de la biología, en cambio los corredores que se afeitan son más fruto de una moda. El auténtico minimalismo hoy en día pasa por ser un runner peludo, como nuestros antepasados, y acudir a las carreras con pelo en piernas y pecho.

Compartir

Te puede interesar...

2 Comentarios

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad