¿Cómo te cambia la vida ser campeón de Europa? Álvaro Martín nos...

¿Cómo te cambia la vida ser campeón de Europa? Álvaro Martín nos lo cuenta

421
0
Compartir
@alvaro_atletismo

La marcha española tuvo una participación excepcional en el Europeo de Atletismo de Berlín. Dos oros, una plata y un bronce fue el tremendo bagaje de España en la capital alemana. Nuestra marcha fue la envidia del viejo continente y desde la Radio del Corredor hemos querido rendir nuestro particular homenaje a esa actuación estelar. Uno de los nombres propios no solo de la marcha, sino del Europeo en si fue el de Álvaro Martín. Triunfo incontestable en los 20 kilómetros por delante de otro gran valor de futuro, Diego García Carrera, al que ya entrevistamos antes de partir hacia el campeonato. Álvaro es campeón de Europa con apenas 23 años y nos cuenta cosas muy interesantes, desde cómo ha cambiado su vida desde que se subiera a lo más alto del podio en Alemania hasta qué se propone tras tocar el cielo en Berlín.

Cómo ha cambiado la rutina de Álvaro García tras el oro en Berlín:

“Tengo que decir que intentaré dentro de lo posible no modificar nada de mi anterior vida porque lo que hemos hecho hasta ahora todavía nos vale y no hay que hacer grandes cambios. El método de entrenamiento que estábamos llevando funciona. La verdad es que todos nos quedamos muy sorprendidos. El éxito ha tenido un impacto que no esperábamos. Sobre todo me di cuenta al llegar aquí a España, que había muchos periodistas esperando nuestra llegada. El recibimiento en mi casa, en mi pueblo, en Extremadura, fue aún más especial. A día de hoy aún recibo felicitaciones, pero intento llevarlo con normalidad. Es un título continental, pero queremos y esperamos lograr títulos de mayor ámbito”, asegura Álvaro Martín.

“La verdad es que todo esto es un muy difícil de imaginar. Cuando yo empecé con nueve añitos era prácticamente impensable. Todo ha sido muy inesperado. Me hicieron en el pueblo un recibimiento como de sorpresa y ahora lo que deseo es traer más éxitos al deporte español y a mi pueblo en particular“.

Cómo es eso de estar en la quiniela de favoritos a medalla antes de una gran cita:

“Llevo trabajando más de un año con un psicólogo, con Pablo del Río, para preparar todas referencias externas que puedan suponer una carga, una presión añadida a la competición. Son referencias que están ahí, pero desde el principio, antes incluso de pensar en qué resultados obtener, estamos pendientes de sacar el mejor rendimiento y entrenar muy bien. Sabíamos que con la victoria en el campeonato de España absoluto pues mi nombre estaría ahí, en las quinielas. Lo importante era centrarse en uno mismo y al final hay que intentar olvidarte del exterior y formarte una burbuja para sacar lo mejor de ti”, comenta Álvaro Martín

La radiografía de la carrera de Álvaro Martín:

“La verdad es que fue una carrera bastante cómoda, entre comillas, porque evidentemente son 20 kilómetros que se tienen que sufrir y no está mal. Mentalmente la habíamos preparado muy bien, teníamos diferentes escenarios en la cabeza y el más previsible fue el que se dio en la carrera: un primer 10.000 sencillo, suave, tranquilo, a un ritmo lento y luego jugárnoslo todo en los últimos 5 kilómetros y dependiendo de mis sensaciones ver si era posible atacar en el kilómetro 18 y luchar por ‘x’. Salió así, tenía otros escenarios en mente, pero muy contento porque iba muy bien preparado”.

¿Cómo fue la llegada de Álvaro Martín en Berlín?

“Sí soy capaz de recordar lo que pasaba por mi cabeza. Tuve suerte de que en el último kilómetro tenía cierto margen con respecto al segundo y entonces pude disfrutar ese último kilómetro porque sabía que iba a ganar, que tenía que pasar algo grave para no hacerlo. Esos últimos metros los dedicas a uno mismo. Más sobre todo porque ha sido un año muy duro. En diciembre no me veía capaz de realizar una gesta así. Disfrutarlo sobre todo con mi gente, con mi pareja y amigos. Intentar vivirlo al máximo porque no sabes si lo volverás a vivir”.

“Hay que decir que la marcha española siempre ha tenido un gran legado. Tenemos la responsabilidad de seguir la senda que otros ya han marcado y han dado tantos éxitos. El año pasado se nos criticaba al sector porque en el Mundial no llegamos a conseguir ninguna medalla, yo fui el único finalista. Simplemente fue un campeonato en el que hubo mucho nivel. Ahora hay gente muy joven, corredores que suben fuerte por detrás. El objetivo es por supuesto seguir trayendo más éxitos. Tanto en el equipo masculino como femenino hay que acordarse de los que están de reserva, que pueden hacerlo igual o mejor que nosotros, pero no hay sitio para todos”.

¿Cómo es la convivencia en una competición como el Europeo?

“Los atletas hablamos entre nosotros de las posibilidades que tenía la delegación española antes de viajar a Berlín. Hay que decir que quizás los pronósticos eran demasiado optimistas. La referencia era Amsterdam, pero cabe recordar que caía en año olímpico, por lo que el nivel y la preparación eran distintos. En este Europeo ha habido muchísimo nivel, las marcas han sido espectaculares. Por ejemplo, Husillos y Bruno han competido bien, han estado en sus mejores marcas, pero no han logrado hacer medalla. Creo que sí se puede esperar más en los próximos campeonatos”.

“Hay que decir que al principio cada atleta está centrado en lo suyo hasta que compite. Por ejemplo, en mi caso todos los marchadores nos aislamos y una vez competimos lo primero que hicimos fue ir al estadio a animar. Luego cuando te cruzas pues sobre todo dar muchos ánimos, hay muy buen rollo en el equipo porque al final el éxito que puede conseguir uno repercute en todos”.

¿Cómo es el día a día en la concentración de un gran campeonato?

“Por norma general suelen ser días un poco aburridos. Estás allí, son días previos, intentas no descuidar ningún detalle, te quedas mucho en la habitación descansando. Es verdad que la mejor manera para evitar los nervios es llevar la rutina que sueles tener. Días normales, tranquilos, estando paciente esperando el momento. Tres días antes de la competición ya no se puede hacer nada en el sentido de mejorar el estado de forma, sino al revés. Entonces hacer entrenamientos muy livianos, aclimatarte. Nosotros veníamos del Puerto de Navacerrada y en Berlín había ola de calor. Entonces hay que habituar al cuerpo. Tampoco podemos hacer evidentemente turismo, eso es posterior y si hay tiempo”.

¿Cómo se perfila la próxima temporada para Álvaro Martín?

“He estado disfrutando y descansando pero sin perder de vista el año que viene. Es muy importante, no solo porque hay Mundial, sino porque es año Preolímpico y nos empezamos a jugar las plazas para Tokio. Va a ser un año atípico porque el Mundial del año que viene va a ser a finales de septiembre principios de octubre por lo que habrá que modificar muchas cosas. Habrá que cambiar la planificación. Vamos a hacer un pico de forma en mayo para afrontar la Copa de Europa de marcha y luego tendremos que hacer una pequeña bajada para llegar en el mejor estado de forma al Mundial. Intentaremos no cambiar, este triunfo en el Europeo no va a cambiar la planificación. No buscaremos un resultado concreto, sino entrenar de la mejor manera y llegar en plena forma para el día del Mundial sacar lo mejor de nosotros mismos”.

¿Cómo es eso de jugártelo todo a una carta, a una sola carrera?

“Principalmente el consejo es desdramatizar la competición porque suena muy duro el decir “me la juego a un día”. Intentar realizar el trabajo que has hecho previamente. Es como el día del examen, si has estudiado mucho el examen te resultará más fácil, sino será más difícil. Somos deportistas de alto nivel y estas cosas las sabemos. Sobre todo los Juegos Olímpicos, que es el objetivo de cualquier deportista y son cada cuatro años. En mi caso trabajamos psicológicamente para desdramatizar y asumir que es una competición más”.

¿Cómo convencer a esos jóvenes indecisos para que apuesten por la marcha?

“Prefiero hablar de cualquier disciplina del atletismo español, que es muy variado. Todo depende de tus expectativas, depende de si quieres dedicarte profesionalmente o hacer lo que te gusta. En mi caso fueron las dos, porque de pequeño la marcha era lo que más me gustaba. Creo que a los más jóvenes les diría que primero lo prueben todo, que disfruten, que jueguen, que lancen, que marchen, que salten, luego si te quieres dedicar profesionalmente pues ya tienes que ver la genética. Doy a elegir a cualquier aficionado que todas las pruebas son interesantes, todas tienen su encanto y son bonitas, con sus dificultades. Creo que pocos deportes hay que tengan esta variedad y complejidad”.

Escucha la entrevista a partir del minuto 2:10 de los siguientes enlaces:

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad