5 motivos para andar en bici por tu ciudad

5 motivos para andar en bici por tu ciudad

Compartir
ventajas del uso de la bicicleta en la ciudad

Vivimos un momento crucial en el cambio de los modelos urbanísticos de las ciudades, las administraciones públicas parece que ya no dudan en realizar -o como mínimo prometer- enérgicos cambios en infraestructuras, regulaciones y ayudas para que los ciudadanos volvamos a abrazar la bicicleta como uno de los medios de transporte principales, y más aún en unas ciudades donde la polución está pasando factura en la salud de los ciudadanos.

Pedalear en ciudades Smarts Cities

La tecnología al servicio de las personas y de las cosas, pero también de las ciudades. Las administraciones públicas empiezan a abrirse, compartiendo información sobre las infraestructuras ciclistas de la ciudad, sobre el uso de los carriles bicis, de las zonas de reducción de velocidad, aparcamiento, etc… aprovechando los recursos públicos disponibles para poder reutilizar datos de gran valor potencial para investigadores, entidades o empresas, por ejemplo para crear aplicaciones móviles relacionadas con el uso de la bicicleta.

Uno de los casos emblemáticos del fin de la opacidad de los datos públicos y la apuesta por la innovación urbana es el del Ayuntamiento de Barcelona y su portal Open Data, donde se puede acceder a 10 ficheros actualizados semanalmente sobre el uso de la bicicleta, en una ciudad que ya se encuentra en la posición 11 de las mejores ciudades del mundo para andar en bicicleta.

Desde el sector privado también hay iniciativas de recopilación y compartición de ‘información ciclista’ como la de Strava y su base de datos Strava Insights. Gracias a que millones de usuarios van cargando en esta plataforma sus trayectos en bicicleta (el 42,8% para ir al trabajo en Barcelona) Strava Metro comparte anónimamente estos datos con organismos públicos para su posterior estudio por investigadores y planificadores urbanísticos, ayudando a entender como se usa la ciudad para desplazarse y poder así mejorar estos trayectos.

5 ventajas del uso de la bicicleta en la ciudad:

1. Reducción de la contaminación

Andar en bicicleta es un factor clave para reducir los niveles de contaminación ambiental, obvio, pero también ayuda a reducir otra contaminación también muy importante, la acústica. ¿Os habéis fijado alguna vez en el nivel de ruido que generan los vehículos a motor? ¡Es el 80% del ruido ambiental de las ciudades! superando los valores máximos recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), de 65 dB para el día (8-22h) y de 55 dB para la noche (22-8h).

Pese a los asfaltos que cada vez ahogan y absorben más el ruido, en ciudades con mucho tráfico a motor se generan problemas de salud pública, que, a parte de problemas de sueño, estrés o dolores de cabeza, también se detectan trastornos cardiovasculares y otras patologías relacionadas con respuestas hormonales.

2. En bicicleta vamos más seguros

Aunque mediáticamente sean muy jugosos, los accidentes en bicicleta son muy minoritarios, y respecto a los coches la proporción es de 2 accidentes de bicicleta por cada 100 de coche. Al mismo tiempo, el crecimiento de desplazamientos en bicicleta hace que el número de accidentes en vehículos a motor también se reduzca, debido a la moderación de velocidad al convivir con la bicicleta.

3. Ahorro, ahorro y ahorro

En trayectos urbanos relativamente cortos se reducen los tiempos de desplazamiento y a la vez se ahorra dinero en combustible, mantenimiento, etc… gastamos 30 veces menos en la adquisición y mantenimiento de una bicicleta que en la de un coche.

Respecto al ahorro energético, una bicicleta es mucho más eficiente, gasta 12 veces menos energía que un coche lleno y 50 veces menos que un coche ocupado por solamente una persona. También se reducen los costes energéticos de construcción.

4. Devolver la ciudad a las personas

Una bicicleta ocupa 5 veces menos espacio que un coche, dato simple pero demoledor que por si mismo implica mejoras en la movilidad de las ciudades. En términos de calidad de vida en la ciudad, a parte de la reducción de la contaminación acústica ya comentada, pedalear provoca un aumento de la comunicación, invita al saludo, y nos acerca entre nosotros, ya sea entre los propios ciclistas como entre ciclistas y peatones, reduce así también el stress urbano general.

5. Para ponerse en forma

No hay mejor ejercicio que andar en bici -seas o no corredor/a-, se movilizan grandes grupos musculares y una vez el ejercicio de pedalear con la bicicleta sea algo ya regular, se reduce la frecuencia cardíaca y respiratoria. Al mismo tiempo es un trabajo excelente de prevención de enfermedades coronarias, hipertensión, colesterol o diabetes.

A pedalear se ha dicho

La bicicleta es la opción más sana para moverte en tu ciudad, más práctica, más sostenible, sin humos, sin ruido y sin consumir derivados del petróleo, contribuyendo a recuperar la ciudad para las personas, ganando espacios de convivencia ciudadana mejorando así nuestra la calidad de vida.

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad