Vean qué ejemplo en el séptimo mes de embarazo

Vean qué ejemplo en el séptimo mes de embarazo

Compartir
Clara Simal, ex campeona de España de maratón, continúa haciendo ejercicio, corriendo suave, montando en la elíptica, levantando pesas o haciendo lumbares 

Si alguna vez crees que una cosa es una locura piensa que igual estás equivocado. El mundo es demasiado grande.

Si alguna vez imaginaste que es imposible que una mujer, que lleva siete meses embarazada, pueda seguir corriendo suave, subiéndose a la bicicleta elíptica, haciendo lumbares o levantando pesas recuerda que no todo el mundo piensa como nosotros. 

Y eso es lo que pretendo contar esta vez.

Todo obedece a un vídeo de más de un minuto de duración que me pasaron por Whatsapp el otro día. En él aparece esa mujer que lleva siete meses embarazada haciendo deporte con una naturalidad que explica la felicidad. Se trata de Clara Simal (Madrid, 1987), la misma mujer que fue campeona de España de maratón.

La misma mujer que me encontré por última en el domingo de las elecciones del 28-Abril. Recuerdo que ella acudía a votar y yo acompañaba a mi padre a votar al mismo colegio electoral en el distrito de Chamartín de Madrid.

Me reconoció ella:

-Tú eres Alfredo?

También me felicitó por los artículos de atletismo que escribía y que siempre los pasaba Sergio Fernández Infestas en el enorme grupo de Whatsapp que compartían.

Pero sobre todo me contó algo mas importante. Que ahora estaba embarazada. Que había dejado de entrenar. Que este parón le había venido bien tras el inmenso revés que vivió en el maratón del Europeo de Berlín. Una rotura de soleo, que fue como un fallo mecánico, secuestró sus aspiraciones.

No importó que Clara se hubiese preparado como nunca. Que hubiese demostrado que se puede entrenar al máximo trabajando 40 horas semanales, saliendo algunos días a las ocho de la tarde de trabajar. Y tampoco importó que no hubiese dejado nada al azar conforme a esa idea suya que figura impresa en su carácter o en su currículum de arquitecta. “El esfuerzo es lo que me motiva para encontrar el éxito”.

Pero el maratón, océano bello pero peligroso, no tuvo corazón esta vez. No importó que ella no se hubiese retirado nunca. No importó que recordase a la obstaculista que fue y tampoco importó que hasta el km 30 pensase que podía hacer los 12, que le faltaban, a cualquier ritmo.

Tuvo que ser su marido el que le convenciese de que no podía acabar andando, de que “no es culpa tuya, Clara” y de que “no eres menos valiente por retirarte”.

Así lo radiografió ella después en sus redes sociales en las que volvimos a entender que en el deporte no todo es felicidad y que a veces no importa lo fuerte que tu golpees, sino lo fuerte que pueden golpearte. 

Clara Simal en el maratón del Campeonato de Europa de Berlin

Fue la enseñanza que nos dejó en ese maratón Clara Simal, la atleta que tantas veces nos emocionó saltando obstáculos.

En el que pudo ser el maratón de su vida acabó cojeando a más no poder, llorando, abrazada a su madre: qué pena, qué rabia o las dos cosas juntas.

Sólo pedía justicia por tantos días duros de entrenamiento. Que el cuerpo la acompañase y le prestase su ayuda. Pero no pudo ser.

Luego entendió que Dios aprieta pero no ahoga. Que estas cosas pasan.

El día que volví a verla habían pasado ocho meses y ella misma me lo recordó. “Fue un golpe muy duro lo que me pasó en Berlín”.

Subcampeona de España en Sevilla 2018 con 2h 33:10

Pero su cara ya era más impactante que el mal recuerdo. La cara de Clara Simal señalaba la felicidad y concedía todo el permiso posible a la palabra deseo.

Ayer, cuando recibí ese Whatsapp, volví a recordar ese día. La diferencia es que ese reportaje de Antena 3, que reconocía a una antigua campeona de España de maratón en el séptimo mes de embarazo, me ha incitado a escribir esta vez.

A veces, un reportaje como ése es una lección. Y casi siempre una imagen vale más que mil palabras. Es más, todo lo que uno pueda escribir está metido en esas imágenes, donde incluso aparece ella levantando pesas para mantener activo al músculo, para que corra mejor la sangre, para que no le falte aire al bebé.

Porque también es posible hacer ejercicio en el séptimo mes de embarazo.  Aquí está la prueba: Clara Simal.

Con esto no pretendo sentenciar nada ni olvidar que cada embarazo es una historia distinta. No somos nadie para decir a los demás lo que deben hacer. 

Pero si el periodismo consiste en contar historias distintas ésta me parece que es una de ellas. No podemos renunciar a aplaudir a los compañeros de Antena 3 que señalaron el camino, que acercaron las cámaras hasta el lugar en el que Clara Simal estaba haciendo deporte.

Hace muchos años me impactó cuando leí que Ingrid Kristiansen había batido en 1985 el récord del mundo del maratón en Londres (2horas,21m) embarazada de tres meses. Entonces no leí a ningún médico que aprobase eso a esas alturas.

Pero en esta ocasión hablamos de otra cosa en una época bastante más avanzada del embarazo: deporte salud. A quienes les parezca imposible Clara Simal les demuestra que no es imposible.

Podría haber hablado con ella esta vez, pero prefiero esperar, porque habrá mas oportunidades. Hace no tanto leí una entrevista, que la hacían, en la que decía que, si se clasificaba para los JJOO de Tokio, se lo tatuaría en la frente.

Y, aunque ahora parezca muy prematuro, aunque parezca que la idea roza la frontera de lo imposible, quién sabe. 

Ni ella lo sabe, quizás.

Y, sea como sea, cuando lleguen los JJOO, se clasifique o no se clasifique, en casa tendrá a una tercera persona para compartir lo más importante de toda esta historia: la vida.

Al margen de eso, Clara Simal ya entendió en Berlín que en el deporte no hay casi ningún golpe lo suficientemente profundo que nos obligue a darnos por vencido. 

Que gran parte de lo que nos pasa está en la cabeza y que, si podemos contar historias como ésta última suya, no sólo debemos alegrarnos. También podemos mandarla un abrazo desde la distancia y desearle suerte.

Mucha suerte, Clara, y que todo salga bien.

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad