Un imprevisto destroza la espalda de estos ciclistas en plena etapa del Dauphiné

Publicidad

La segunda etapa del prestigioso Critérium de Dauphiné será recordada por lo deportivo pero también por lo extra deportivo.

Mientras Primoz Roglic se preparaba para el podio tras sentar cátedra en el col de Porte, algunos compañeros de pelotón se enfrentaban a un auténtica hecatombe meteorológica.

El cielo se encapotaba y dejaba caer una de esas tormentas de verano que marcan época.

Publicidad

Si el año pasado en el Tour de Francia los ciclistas se escaparon baratos del aguacero de Tignes, este año muchos son los que no han podido librar la situación.

Una verdadera tromba de agua acompañada de una granizada histórica que sorprendía a los últimos ciclistas de la etapa. Unos corredores que tal y como muestran las imágenes se vieron obligados a tener que cobijarse entre árboles y los paraguas de los aficionados.

Uno de los peor parados fue Tim De Clercq. El corredor del Deceuninck. Quick Step rápidamente colgó una “storie” en su perfil de Instagram que mostraba la dureza de la granizada.

Publicidad

Corredores como Tony Martin llegaron, por motivos evidentes fuera de control, pero la organización de la carrera fue comprensiva con la situación y mañana les va a permitir tomar la salida en la tercera etapa.

Adjunto muestro imágenes que demuestran las extremas condiciones meteorológicas.


 

Publicidad

 

 

 

 

 

Publicidad
Comparte
Publicado por
Aleix Serra
Publicidad