“Los atletas keniatas comen porque deben hacerlo para sobrevivir”

“Los atletas keniatas comen porque deben hacerlo para sobrevivir”

Compartir
Totti Corbalan, entrenador español afincado en Kenia

‘Coach’ Totti Corbalan llegó antes de los Juegos de Río de Janeiro a Kenia. Era un apasionado del atletismo, estudió CAFE, realizó el Máster de Alto Rendimiento del COE y llegó un momento en que se preguntó: “¿Dónde están los mejores atletas? En Kenia. Para allá que voy”. Y así fue como este catalán aterrizó en el país africano cuna de los mejores fondistas del planeta con una mano delante y otra detrás. Conoció a un maestro como Renato Canova y tuvo la oportunidad de empezar ayudándolo e introduciéndose en un mundo fascinante, pero muy sacrificado. Si recientemente hablábamos con Marc Roig, fisioterapeuta y preparador de Eliud Kipchoge, ahora conocemos a otro español que está codo a codo con los mejores.

“En Kenia se respira atletismo por los cuatro costados. El atleta vive para ello, solo descansa, come y entrena. Y tu estás a su servicio, para lo que necesite“, nos cuenta Totti desde Iten, donde está residiendo desde hace varios meses dentro de la agencia de representación Ikaika, que lleva a varios de los mejores atletas keniatas.

Asentado en Iten y con una rutina fijada

“Trabajé en Nairobi con Rongai como entrenador de Thimoty Cheruiyot, Vincent Keter, etc, 1.500 básicamente. Después de haber ganado la Diamond League en Bruselas con ‘Timo’ me salió la oportunidad de venir aquí con Ikaika en Iten y ya llevo varios meses con mi mujer, que es keniata”, asegura. “Ahora estoy programando todo el tema de trabajo en el gimnasio, de fuerza, de movilidad, patrones de movimiento. Poner un poco de orden a todo esto. Tenemos maratón, pero luego dividimos por niveles; también 10k, 1.500, dependiendo de quién es lo enfocamos de una forma o de otra. De lunes a viernes trabajamos en el gimnasio y con algunos lo hago de forma más individualizada. Me encargo de reducir el riesgo de las lesiones. Los otros días, martes, jueves y sábados me voy a pista con ellos, con los ‘long runs’, etc.”.

¿Qué es lo que más te ha llamado la atención del estilo de vida de los atletas keniatas?

“El tema de la recuperación es cierto. El secreto es entrenar lo máximo que puedas siempre y recuperarte bien para la siguiente sesión. Aquí el descanso es sagrado. Los atletas se van a dormir a las 8 o a las 9, se levantan a las 5, entrenan, comen, duermen y así sucesivamente. También ayuda la alimentación, que es muy natural. Está el ugali, que lo comen cada día y es muy rico en carbohidratos, muchos vegetales y verduras. Es lo que necesitamos. Aquí el punto de vista es diferente. Aquí se come porque tienes que comer para sobrevivir, no como en España que es todo un ritual. Los atletas ya tienen en su mente que lo que comen les va superbien y de ahí no los sacas”.

Asistencia en carretera

“Aquí tenemos los ‘matatus’, que son como furgonetas. Seguimos a los atletas en sus tiradas largas y hacemos un poco de asistencia, nos dan la ropa cuando empieza a hacer calor, les damos agua. Tienes que pensar que a veces salimos de Iten a las 3.30am porque la tirada es en altura y tenemos que hacer previamente una hora-hora y media de trayecto hasta llegar al lugar. A las 8am ya estamos de vuelta con el trabajo hecho muchas veces”.

“Aquí tenemos de los mejores atletas del mundo y es de los sitios menos profesionales del mundo. Tenemos muy pocas ayudas, muchas pistas están en un estado calamitoso. Aquí son buenos porque son buenos, no porque haya facilidades. Creo que es más ‘fácil’ entrenar a un atleta en Europa. Allí sabes que el atleta si le explicas aunque no estés físicamente te lo va a hacer. Aquí en Kenia si tú no estás olvídate, te van engañar, van a utilizar a alguien que haga la tirada por él. Lo único que sí que cumplen son los días de intensidad. Cuando tienes a gente muy fuerte y se vienen arriba rompes un poco el grupo. Ahí hay que hacerles entender que el objetivo es otro”.

La incertidumbre actual

“Kenia se encerró muy rápido con el tema del coronavirus, se cerraron aeropuertos y tal. En tema entrenamiento se cerraron training camps y nos varió la rutina. Intentamos mantener motivados a los atletas, les continuamos mandando planes de entrenamiento. Al principio algunos se marcharon, la mayoría. Han pasado dos meses y algunos han vuelto porque aquí al menos pueden entrenar en pequeñas grupetas respetando las distancias. Los positivos aquí han subido, siguen siendo pocos, pero solo se está testando en las ciudades grandes y hay desconocimiento”

“Los atletas están entrenando, no como deberían, pero sí manteniendo. El día que tengamos que empezar a poner un poco más de intensidad ya no empezaremos desde cero. Imagínate que todas las carreras de octubre y noviembre si aquí el pico como dicen llega en septiembre a ver cómo podemos volar. Aquí estamos elucubrando porque no sabemos qué va pasar. Cuesta ver el futuro, la primera carrera. Cuando sepamos que puedan viajar los nuestros, pues ya nos podremos preparar, pero la situación no es la mejor, claro”.

Kipruto, la nueva esperanza

“Rhonex está dentro de ‘Saint Patricks School’ y a él lo vemos nada, solo cuando él me necesita por cualquier molestia y tal, pero el día a día el tiene ya su planing. Creo que Rhonex es una persona muy seria, se toma descanso y entrenamientos con la máxima disciplina. Al final la motivación de alrededor también es máxima, se ha convertido un poco en el símbolo, en la esperanza de futuro. Se espera mucho de él, él lo sabe y acepta esta carga. Es el modelo para el grupo; luego también esta su hermano, que apunta también muy alto”.

Disfruta de la entrevista completa con Totti Corbalán:


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad