El nuevo desafío de Toni Abadía: derrotar a un caballo de carreras…,...

El nuevo desafío de Toni Abadía: derrotar a un caballo de carreras…, pero ¿cómo?

Compartir
Será el 28 de agosto en el hipódromo Son Pardo de Palma de Mallorca. Estos son los pormenores de un desafío en el que la victoria le exige correr un 1.000 por debajo de 2’30” sobre un terreno con curvas e irregular. 

Juan Carlos Higuero es un tipo inquieto, capaz de revolucionarse en un momento.

A los 42 años, se pasa la vida produciendo ideas capaces de hacerle feliz y de hacernos felices que, en este caso, serían términos sinónimos.

Un día de este mes de julio, de vacaciones en Palma de Mallorca, cenando pa amb oli, un plato muy típico de la isla, se le ocurrió la idea.

Uno de sus interlocutores Rafael Manera, director técnico de la Federación Balear de Trote (FBT), fue el primero en escucharle

-¿Por qué no enfrentamos a un atleta con un caballo de carreras? – preguntó como quien no quiere la cosa.

Juan Carlos Higuero, en realidad, es de los que piensa que aún no está todo inventado en el atletismo, que todavía existe la imaginación.

Y de esa idea nació un fichaje.

Al día siguiente fueron al hipódromo de Son Pardo e Higuero aprovechó para “cronometrar los tiempos de los caballos” y comprobar el recorrido, cada vuelta es de 1.000 metros justos con un piso de arena que, de alguna manera, se puede equiparar al campo a través.

-¿Cómo lo ves, Juan Carlos? -le preguntó Rafael Manera.

-Es posible. Lo veo posible -respondió-.

Después, habló con Juan Llabata, el presidente de la Federación balear, y entre los dos ajustaron el recorrido.

-Mientras que el caballo tendría que hacer 2 vueltas el atleta haría una. La frontera para la victoria estaría entorno a 2 minutos, 28 segundos.

El último paso fue presentarle el proyecto a Luis Socias, el presidente del Instituto de Deporte hípico de Mallorca que fue un éxito. También dio el ok.

Todo muy rápido, como los amores de verano, pero es que la vida a veces es así.

-Cuando una idea vale, vale -coincidieron-. Aún más en esta época en la que tenemos tantas limitaciones.

Y se fijó fecha: 28 de agosto.

A partir de ahí sólo faltaba lo más fácil o lo más difícil: encontrar a ese atleta que pudiese hacer frente al caballo de carreras.

Una tarea reservada para Higuero que al día siguiente telefoneó a Zaragoza.

– ¿Qué te parece, Toni?

Toni es Toni Abadía, un atleta en la flor de la vida. Un tipo que acaba de cumplir 30 años y cuyo currículum es un orgullo para el atletismo español.

-Me parece una idea muy, muy exigente -contestó- y claro que me motiva: estamos aquí para hacer cosas diferentes y, de repente, pensar que voy a enfrentarme a un caballo de carreras, a un animal adaptado para la alta competición… No es fácil pero es tentador. Que sí, Juan Carlos, que me parece genial… Puedes contar conmigo -añadió.

Desde entonces, Higuero vive por y para esta idea. Ha trasladado estas semanas su vida a Palma “porque las cosas, si no salen bien, es mejor no hacerlas y tenemos que hacer lo imposible para que salga bien. No dejar ni un centímetro libre al azar”.

Es la fuerza del compromiso.

-Ahora, más allá de la salud, no tengo nada más importante. Me han dado la oportunidad y fallarles sería horroroso. Organizar un evento como éste implica entrar en un mundo desconocido, en algo que no se ha hecho nunca. Debemos ser perfeccionistas a la fuerza”.

Abadía es el que debe hacer frente a Variuso du Bouffey, un purasangre nacido en Francia en 2009, capaz de superar los 70 kilómetros por hora, que esta vez será conducido por un fenómeno: Juan Antonio Riera. Un tipo cuya biografía colecciona 3.239 victorias: oro de ley.

-Es verdad que su velocidad asusta -acepta Abadía-. Pero vamos a intentar abstraernos de lo que haga el rival y centrarnos en lo que podamos hacer nosotros. He visto carreras de caballos, he visto como es el hipódromo…, ésa es mi única manera de estudiarle.

Pero en ningún caso se da por vencido.

-No, no, para nada. Si logro correr el kilómetro por debajo de 2’30“, a pesar de las irregularidades del terreno, creo que tendré posibilidades. Por eso tengo que confiar en mí. Soy un atleta que se adapta bien al campo a través.

Ser realista no impide rescatar las opciones de Toni Abadía.

-La idea, como mínimo, es estar parejos, porque a nadie se le olvide que yo parto con ventaja pues debo hacer la mitad de recorrido que el caballo -ironiza.

Si no pasa nada, el 28 de agosto comprobaremos si este desafío entra dentro de lo posible. Abadía ya está haciendo estos días sus “incursiones en campo a través” para prepararse y el caballo también está manos a la obra, porque “un caballo no es como una moto que aparcas y luego arrancas”, tal y como recuerda Rafael Manera. “Debes ejercitarlo cada día”.

@AlfredoVaronaA


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad