¡Tengo pie de atleta! ¿Bien?, no .. ¡Mal!

¡Tengo pie de atleta! ¿Bien?, no .. ¡Mal!

Compartir
pie de atleta fotos, tratamiento, remedios, cremas, hongos

Hola a tod@s los amig@s de la Bolsa del corredor. Si alguna vez habéis ido al podólogo y os ha dicho que tenéis “pie de atleta”, no empecéis a saltar de alegría pensando que la naturaleza os ha dado un pie especial para esto de correr y que batiréis el record del mundo de Maratón de Dennis Kimetto … en realidad tenéis algo menos glamuroso.

El pie de atleta una infección producida por hongos. Estos bichejos, de nombre impronunciables (Trichophyton Mentagrophytes, Trichophyton rubrum, Epidermophyton floccosum y Microsporum canis), se alimentan de la queratina que tenemos en la capa más externa de nuestra piel. A esta infección se le empezó a conocer así por ser extremadamente frecuente en atletas (que usaban a menudo duchas comunes).

¿Qué notamos al tener pie de atleta?

La forma más habitual, afecta al pliegue que hay entre el cuarto y quinto dedo, se presenta como unas placas rojizas, a veces con alguna pequeña ampolla y que causa un intenso picor (que aumenta en situaciones de calor y humedad) y es frecuente ver también grietas y escamas en el área afectada.

pie de atleta0
Micosis interdigital en el cuarto espacio interdigital. Pie de atleta

En ocasiones, una infección como la de arriba no tratada convenientemente puede causar una infección del dorso o planta del pie, debido a la expansión de los hongos patógenos.

Micosis en la zona de la planta del pie, causada por la expansión de los hongos.
Micosis en la zona de la planta del pie, causada por la expansión de los hongos.

¿Cómo tratar los hongos?

El tratamiento del pie de atleta no es complicado, y las lesiones suelen curar muy bien, pero si que hay que ser algo metódico y no dejar los tratamientos a medias. Generalmente la infección por hongos está asociada a un aumento de la sudoración en la zona, y esta debilita el manto ácido de la piel (barrera de protección natural).

Así, el primer tratamiento que pondremos será un lavado diario con un jabón ácido (que restablecerá el mando ácido dañado). Cuando el pie esté bien seco, aplicaremos unos polvos antitranspirantes, con objeto de controlar el exceso de sudoración. Estas dos cosas recomendamos hacerlas por la mañana (momento que tomemos la ducha diaria).

Como segundo tratamiento, que haremos por la noche, aplicaremos una crema antifúngica, que será la encargada de aniquilar a los hongos que tengamos “aposentados” en nuestra piel. Se recomiendan cremas a base de Ketoconazol, Bifonazol o Terbinafina.

Con este tratamiento combinado, aplicado concienzudamente durante tres semanas habremos vencido a los hongos. ¡Ahora sólo falta no volver a pillarlos!

Caso de un pie de atleta a las tres semanas de tratamiento
Caso de un pie de atleta a las tres semanas de tratamiento
 Caso de un pie de atleta extenso a las tres semanas de tratamiento
Caso de un pie de atleta extenso a las tres semanas de tratamiento

¿Cómo evitar coger el pie de atleta?

Estamos con contacto continuo con los hongos, pero es sólo en algunas situaciones cuando son capaces de infectarnos. Los hongos proliferan muy bien en condiciones de humedad y oscuridad, por lo que los pies, húmedos y metidos en un zapato son un buen sitio para que puedan infectarnos. El exceso de sudoración es un caldo de caldo de cultivo perfecto para los hongos, por lo que si nos suda mucho el pie, deberíamos aplicar polvos antitranspirantes unas 2-3 veces a la semana.

Otra cuestión es que podemos infectarnos de hongos en las piscinas, duchas, gimnasios públicos, etc. No se trata de que estos sitios no estén bien cuidados higiénicamente, sino que al tener mucha humedad, cualquier persona con hongos que pase por allí puede dejar una escama de piel y que ésta al sobrevivir perfectamente pueda infectar a otra persona. Por ello recomendamos lo siguiente a las personas que acudan mucho a estos lugares:

  • Llevar chanclas. Si aislamos el pie de las superficies con posibles patógenos, evitaremos el primer contacto.
  • Secar muy bien los pies cada vez que vayamos a piscinas o duchas públicas. Si hemos entrado en contacto con el hongo, pero nuestro pie está seco será casi imposible que pueda infectar.
  • Ponerse calcetines limpios y secos tras la sesión de piscina o ejercicio.

Bien amigos, esperamos haberos ayudado en resolver las dudas que pudierais tener sobre el pie de atleta y ya sabéis, si notáis los primeros síntomas de picor, dolor y enrojecimiento de la zona, acudid a un podólogo que pueda diagnosticaros y daros un tratamiento precoz y eficaz. ¡A correr sin pie de atleta!

Alfonso Martínez Nova @Podoalf. Clínica Podológica UNEX @cpuex


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Compartir

Te puede interesar...

3 Comentarios

    • Ja ja ! Y eso que no he puesto las fotos más “gore” !

      Lo que queremos es que cojáis conciencia de algunas cosillas que se pueden coger en los pies y de como prevenirlas y tratarlas

      Salu2

  1. Hola, también tuve pie de atleta, tome una pastilla de fluconazol por semana y después de bañarme secaba entre los dedos con una secadora para cabello, talco antimicótico y recién las medias, la mayoría de gente cuando sale de bañarse se seca de la cabeza para abajo, yo empiezo con los pies. Espero ayudar en algo. Saludos

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad