Salomon Ultra Glide

Analizamos las características de Salomon Ultra Glide, la nueva zapatilla de trail running de esta marca francesa especializada en deportes de montaña. No se trata de una revisión de un modelo existente, sino uno creado completamente nuevo. Por tanto, Salomon Ultra Glide ha llegado para ocupar su propio espacio en el duro segmento de las zapatillas de montaña: las enfocadas al mundo del trail.

Con todo el bagaje que acumula esta marca a lo largo de décadas y, sobre todo, en los últimos años de gran desarrollo tecnológico… ¿Qué ha visto Salomon para abrir la lata con Ultra Glide?

Pues la oportunidad de ofrecer una zapatilla que sea lo suficientemente cómoda y suave (la nueva mediasuela Energy Surge se va a encargar de ello), versátil (en cuanto a la suela), y que permita recorrer con igual eficiencia y comodidad tanto caminos cortos como los más largos. Ayudará para ello un sorprendente bajo peso de apenas 260gr en el acabado de hombre y de 220gr en el de mujer… En zapatillas de trail bien equipadas sorprende tal ligereza.

El gran énfasis que hay que ponerle a este modelo es su capacidad para salir a correr con garantías de protección y comodidad sin tener que precisar si el rodaje será corto o largo, o si el terreno será de un tipo o de otro. La verdad es que, por lo que vemos, la mediasuela y la suela, combinadas, son el gran valor de la nueva Salomon Ultra Glide.

Y aunque de momento sólo hayamos hablado de dos partes de esta zapatilla, la otra, la tercera, (o lo que es lo mismo: el corte superior), no se queda corto. Soluciones tecnológicas de primer nivel como Quicklace™, para la lazada; SensiFit™, que mejora el ajuste; o la malla 3D con máxima transpirabilidad; demuestran que si va así de fuerte la que, a priori, es la parte más “floja”… ¿Cómo han de ser las otras dos? Pues de eso va este análisis, de verlo todo.

Análisis Salomon Ultra Glide

MEDIASUELA


La mediasuela de Salomon Ultra Glide es uno de los puntales de este modelo. La inclusión de la espuma Energy Surge que se caracteriza por ser cómoda y reactiva va a venir muy bien para todo tipo de salidas. Esto es así por la utilización de material EVA combinado con un polímero, en concreto fibra Olefina (OBC). Juntos proporcionan esa alta y suave amortiguación, sin dejar de lado un retorno de energía en base a un alto rebote al impactar con cada zancada.

Otro elemento que destaca es la geometría. La forma curvada de la mediasuela (y suela) está inspirada en la experiencia de Salomon en el esquí, donde esa forma intenta ayudar a pasar con mayor facilidad la pisada. El nombre que Salomon le da a esa tecnología es Reverse Camber.

Pues bien, la suma de Reverse Camber y el propio compuesto de la mediasuela, Energy Surge, para colaborar juntos también tiene nombre: se trata de Ultra Ride y es el reflejo del trabajo en equipo de todos los elementos incluidos en Salomon Ultra Glide.

Aún falta otro elemento de esta parte de la zapa para combinarlo con aquellos y es la propia altura de la mediasuela, que no es nada desdeñable: 38.2mm en el talón y 32.2mm en el antepie. Con todo, el drop de la nueva Ultra Glide es de 6mm. Otra cosa es que esta gran mediasuela tiene un perfil sutilmente disimulado. El color de la parte superior de la mediasuela es el mismo que el del upper con lo que desde la distancia no aparenta el grosor que realmente tiene. Es una cuestión meramente estética, pero hay que reconocerle a Salomon la finura del acabado con el que entrega la zapatilla.

Por cierto, que el tipo de pisada a la que va dirigida es la neutra o plantillera.

SUELA


La suela de Salomon Ultra Glide es otra parte destacada de este modelo. La marca francesa ha querido dotarla de capacidad para moverse bien por cualquier tipo de terreno, especialmente los mixtos, habida cuenta de que tiene vocación de ser utilizada durante muchas horas, lo que lleva implícito recorrer diferentes territorios en una misma salida.

Por tanto, es importante que por aquí vaya bien servida la nueva Ultra Glide. Va a utilizar un taco de 4mm fabricado con el compuesto Contagrip® MA propio de Salomon. Hay varios acabados de Contagrip®, el que se denomina MA se caracteriza por ser muy adaptativo a diferentes superficies.

Contagrip® MA es un compuesto de goma sólida de gran adherencia que se combina con el diseño de tacos profundos e incisivos para tener un buen agarre. La adherencia de Contagrip la hemos corroborado en modelos anteriores que funciona tanto en superficies secas, como mojadas.

La durabilidad es la otra característica a destacar del caucho Contagrip® MA, algo no tan necesario si las salidas son cortas, e incluso esporádicas, pero sí si se las utiliza para salidas largas o muy largas.

Los terrenos mixtos van a ser su mejor territorio. En ese sentido Salomon no ha dejado de lado el añadirle la protección Profeel Film que va bien para minimizar los efectos de pisar elementos picudos como aristas, piedras, raíces o cualquier otra trampa de este tipo que se encuentre en el camino. Al reducir el efecto de esas puntas, se aumenta el confort y la estabilidad.

Algo a destacar de la suela, aunque ya hemos hecho algún comentario en el apartado de la mediasuela, es una nueva forma del rocker (esa geometría que curva parte del talón y de la puntera). Lo que Salomon busca con este nuevo rocker es ayudar a obtener una pisada más fluida y reactiva.

UPPER


El upper de Salomon Ultra Glide parece que tenga que perder ritmo respecto a suela y mediasuela, pero nada de eso. Antes de explicar las soluciones tecnológicas y el aporte que dan a la zapatilla, hay que decir que, nuevamente, Salomon logra un zapatillón sin comprometer la elegancia en la forma y en la línea de este nuevo modelo.  Sin estridencias que pretendar llamar la atención. El acabado es tan fino que según se mire, es difícil distinguir donde acaba el upper y comienza la mediasuela.

Pero el corte superior va cargado de recursos… y no es una forma de hablar. El más visible, porque ocupa la mayor superficie, es la malla. Es un diseño 3D muy abierto buscando una buena ventilación del pie.

Esta malla tiene varios puntos de refuerzo y a diferentes niveles. El primero que podemos explicar es el de la puntera. Va de lado a lado abarcando los dedos y es el refuerzo más robusto. Está pensado para proteger a los dedos de pequeños impactos contra piedras, alguna rama o cualquier otra pequeña trampa que nos depare el camino.

El otro refuerzo resigue todo el lateral de la zapatilla, prácticamente a 360°, y justo por encima de la mediasuela. No sólo refuerza la inserción de la malla en la parte baja, también sirve para elevar el nivel de inundabilidad de la zapatilla (útil si se pasa por charcos o riachuelos muy pequeños, para dificultar, o directamente evitar, que el agua penetre).

El tercer refuerzo a destacar es un termosellado distribuido de manera estratégica por encima de la malla, a media altura. Éste en concreto ayuda directamente en el ajuste del pie, una vez hemos cerrado la lazada. Y para todas las fases de la pisada, especialmente en momentos donde el pie se retuerce, peleando con las irregularidades del terreno.

Llegamos al más contundente de todos: una cincha a ambos lados de la zapatilla que, cuando anudamos los cordones, éstos tiran de ella cerrándose y sujetando al pie de manera suave, pero como decía: también contundentemente.

Toda esta cadena de refuerzos entorno del pie tiene un nombre y es SensiFit. Una vez explicados por separado, para unirlos todo se puede decir que SensiFit es la manera como Salomon logra envolver al pie proporcionándole un ajuste seguro, pero además también cómodo.

Más en el upper: Quicklace. Los cordones están pasados por una especie de cinchas, cuatro en total, que son tan anchas que los cordones entran por una punta y salen por la otra. Esto hace que por cada cincha haya dos viajes de cordones, lo que hace un total de ocho pasos de cordón que, unidos al único ojal (junto al tobillo) hace que los cordones estén pasados nueve veces. Bien, pues Quicklace es un sistema de cierre en el que no hay nudo, sino un pasador del que, una vez que se tira de los cordones, ese pasador se baja y quedan atados y bien atados. Luego, con sólo pulsarlo y estirar quedan libres y es fácil sacarse la zapatilla.

A modo de comodidad, la lengüeta (muy acolchada, por cierto), incorpora un bolsillo muy disimulado que permite guardar en su interior el 100% del sobrante de la lazada, lo que permite correr sin cordones zarandeándose de un lado al otro, evitando de rebote que se enganchen con cualquier ramilla o arbusto que nos encontremos.

Resumen Salomon Ultra Glide

Salomon Ultra Glide es un nuevo modelo para recorrer cualquier tipo de distancia (larga o corta) y hacerlo de manera cómoda y segura. Se podría decir que la parcela que Salomon ha querido cubrir es la de una zapatilla de rendimiento pero que tenga un elevado nivel de comodidad y fiabilidad.

Para ello utiliza una mediasuela muy, muy gruesa (38.2mm de altura en el talón y 32.2mm en el antepie), de tan sólo 6mm de drop. La espuma es Energy Surge y es tan ligera que, a pesar de ese volumen, no afecta al peso total de la zapatilla, que queda en tan sólo 260gr en el acabado masculino y 220gr en el femenino.

Esa mediasuela que también es reactiva, unida a la suela y al caucho contagrip, va a permitir un buen y cómodo rendimiento en distancias de todo tipo, también las más largas. La comodidad continua en el corte superior donde una malla en 3D, muy transpirable, pero también plagada de refuerzos va a permitir sujetar al pie, pero a hacerlo también de manera cómoda.

Por todo ello, van a poder utilizarla corredores y corredoras de todo tipo y perfiles, que salgan a correr tanto distancias cortas como largas y por diferentes territorios ya que se moverá muy bien por terrenos mixtos. El grosor de la mediasuela invita también a marchas tranquilas, que para quien quiera una zapatilla de perfil nervioso, dentro del amplio catálogo de esta misma marca francesa va a encontrar muchas más opciones.

El precio oficial de Salomon Ultra Glide es de 139,99€

Comparte
Publicado por
Josep Gil